LA LUNA LLENA ALTERA UNA BUENA NOCHE DE SUEÑO
EN LOS DÍAS DE LUNA LLENA LA ACTIVIDAD CEREBRAL DEL SUEÑO PROFUNDO BAJÓ CASI UN TERCIO
10029A.jpg

Científicos creen que la luna llena puede sabotear una buena noche de sueño.

En un estudio hecho con personas voluntarias para dormir en una habitación de laboratorio, los investigadores encontraron evidencia de la “influencia lunar”. 

Cuando la Luna estaba llena, redonda, a los pacientes les costó más conciliar el sueño y la calidad del descanso fue menor, a pesar de estar encerrados en un cuarto completamente oscuro. Los voluntarios no sabían del propósito del estudio y no podían ver la luna desde sus camas en el laboratorio de sueño. Cada uno de ellos pasó dos noches no consecutivas en el recinto, bajo observación.

Durante la investigación, que fue publicada en la revista especializada Current Biology, los voluntarios también mostraron una caída en los niveles de melatonina, vinculada a los ciclos de nuestro reloj biológico. Cuando está oscuro, el cuerpo produce más melatonina. Mientras que genera menos, cuando hay luz.

Estar expuesto a la luz intensa en las noches, o a muy poca durante el día, puede alterar los ciclos normales de melatonina en el cuerpo.

Pero el trabajo de la Universidad de Basilea, Suiza, sugiere que los efectos de la Luna pueden no estar relacionados con la luz.

Los resultados del estudio muestran que, en los días de Luna llena, la actividad cerebral vinculada con el sueño profundo bajó casi un tercio. Y los niveles de melatonina también descendieron.

A los voluntarios también les tomó 5 minutos más dormirse y una vez que lo lograron lo hicieron 20 minutos menos cuando había luna llena.

 

Edición de esta semana
SABORES VENEZOLANOS EN LITTLE ROCK CON EL "TREN AL SUR"
Por Michel Leidermann
Mientras que en Little Rock hay varios restaurantes mexicanos, una nueva lonchera de comidas (food truck) “Tren Al Sur” está sirviendo sabores de más al sur, precisamente de Venezuela.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Pinocho, el muñeco de madera al que le crece la nariz cada vez que miente, imaginado por el escritor italiano Carlo Collodi a finales del siglo XIX, ha renovado su popularidad gracias a Donald Trump.    / ver más /