Falsificadores de documentos no temen a nuevas medidas
LOS ANGELES - En momentos en que el Congreso realiza esfuerzos para reformar las leyes que afectan a los casi 11 millones de inmigrantes ilegales del país, uno de las principales interrogantes es cómo detectar documentos falsificados y sancionar a los empleadores que los toleren.
El presidente George W. Bush ha sugerido que los trabajadores extranjeros porten un documento de identidad que incluya sus huellas dactilares. Entretanto, la Cámara de Representantes y el Senado han aprobado proyectos de reformas migratorias que obligarían a los empleadores a verificar los números de tarjetas de Seguridad Social de los solicitantes de empleo, sólo con hacer una llamada telefónica para corroborar su estado migratorio en un base de datos.
Muchos empleadores, que desean mano de obra barata, averiguan lo menos posible sobre el estado migratorio de su personal y no verifican sus documentos.
En un indicio de la magnitud del problema, las autoridades federales arrestaron en abril a casi 1.200 inmigrantes ilegales y a unos cuantos gerentes de plantas de la empresa IFCO Systems desde el sur de California hasta Nueva York. Más de la mitad de los 5.800 empleados de la empresa que manufactura plataformas y cajas de madera tenían en el 2005 tarjetas inválidas o con números de Seguridad Social que no correspondían, dijeron las autoridades.
Las autoridades de inmigración dijeron que el negocio de documentos falsos se ha convertido en algo cada vez más difícil de detener.
En el pasado, las autoridades podían a menudo desmantelar una organización al inquirir en un “centro de fabricación de documentos”, donde las tarjetas de Seguridad Social, pasaportes y licencias de conducir se secaban en una gran prensa impresora, destacó Kevin Jeffery, encargado adjunto de la Agencia de Inmigración y de Aduanas, en Los Angeles.
Ahora los documentos se fabrican con programas piratas en computadoras portátiles. Esa capacidad de desplazamiento dificulta detectarlos. “Con una computadora y una impresora, uno ya está en el negocio”, destacó Jeffery.
Las autoridades también pueden ser confundidas por los complejos sistemas de entrega de los documentos.
En los alrededores del Parque MacArthur, en Los Angeles, California, los vendedores que abiertamente ofrecen los documentos falsificados no son los que portan los documentos. En lugar de ello, negocian precios de hasta $300 por paquetes que contienen una licencia de conducir, una tarjeta de Seguridad Social y una tarjeta de residencia. A continuación envían al comprador a un área con menos gente a unas cuantas cuadras de distancia, donde le toman una fotografía y el cliente paga por el servicio.
La fotografía y el dinero pasan de mano en mano antes de llegar hasta el lugar o apartamento donde una computadora portátil, una impresora y una máquina laminadora elaboran el documento. Una hora después, un corredor, tal vez un joven vestido como estudiante, o una anciana, lleva los documentos a un sitio cerca del lugar donde se concertó el acuerdo inicial.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /