¿CÓMO LLEGA UN JOVEN OCCIDENTAL A CONVERTIRSE EN YIHADISTA?
SE ESTIMA QUE ENTRE UN 30% Y UN 40% DE LOS ACTUALES COMBATIENTES EXTRANJEROS QUE PELEAN HOY POR ESTABLECER UN CALIFATO ISLÁMICO PROCEDEN DE PAÍSES OCCIDENTALES
10200A.jpg

El caso de James Foley, reportero estadounidense secuestrado en Siria y el primero en ser decapitado en un video  por un combatiente supuestamente británico de la organización islamista Estado Islámico (EI, previamente conocido como ISIS), dejó perplejo al mundo.

El tema destacó una realidad en la que hasta ahora no había tenido la exposición pública y trascendencia diplomática que adquirió tras la decapitación de Foley: miles de los combatientes de la yihad (guerra santa) en Medio Oriente son ciudadanos europeos.

Dada la dificultad de rastrear, no hay cifras oficiales. Sin embargo, a diciembre de 2013 se estima habían entre 3.300 y 11.000 yihadistas extranjeros en Siria.

Se estima que entre un 30% y un 40% de los actuales combatientes extranjeros que pelean hoy por establecer un califato islámico en Siria e Irak proceden de países occidentales, como Francia, Bélgica, Reino Unido, Alemania y los países nórdicos.

El Estado Islámico ha sido descrito como una muy seria amenaza por las autoridades estadounidenses.

Según una investigación realizada por la Policía de Nueva York y señalada por varios expertos como una de las más completas para entender el fenómeno de la radicalización de jóvenes occidentales, los aspirantes a convertirse en militantes islamistas, comparten varias características: son hombres musulmanes entre 18 y 35 años. La mayoría se había convertido o comenzado a practicar el Islam recientemente y no habían viajado al conflicto como fanáticos.

Un estudio investigó a quienes estuvieron involucrados en cinco de las principales operaciones yihadistas en Occidente: los ataques a Madrid (2004), Londres (2005), el grupo Hofstad en Holanda y los ataques frustrados de Australia (2005) y Toronto (2006).

Si bien la investigación se centró en al Qaeda, varios de los militantes de este grupo, así como de su vertiente siria, Al Nusra, han abandonado sus filas para apoyar la causa de Estado Islámico.

Una de las características mencionadas en el estudio que más llaman la atención es que generalmente los jóvenes yihadistas de Occidente pertenecen a la segunda o tercera generación residente en el país occidental de origen de familias con contextos musulmanes más moderados o haberse convertido. Es decir, sus padres o abuelos son inmigrantes que trataron de integrarse para no tener problemas en la sociedad donde se insertaron.

Sin embargo, especialmente después de los ataques a las Torres Gemelas (Sep. 11, 2001), las sociedades occidentales no terminaron de aceptar como propias a las comunidades musulmanas.

Los hijos sienten que hay algo que está mal, que sus padres fallaron porque no están completamente integrados y se sienten estigmatizados por ser musulmanes. Viven entre dos culturas: la del país de origen de su familia, dentro de casa, y la del país donde viven, puertas afuera.

La desadaptación y la desilusión con su entorno occidental son sólo el punto de partida. En general, los yihadistas extranjeros tuvieron un acercamiento a la religión a través de amigos musulmanes durante su adolescencia.

En el camino hacia una vertiente más radical del Islam, muchos de los futuros yihadistas viven una experiencia decisiva: conocen a un líder carismático, que los introduce y, en muchos casos, los convence y que parece ser el único que los “aceptan incondicionalmente” en una sociedad bastante poco acogedora..

Los reclutadores generalmente se acercan a comunidades de jóvenes musulmanes distribuyendo copias gratuitas del Corán. En estos acercamientos, aprovechan de mostrarles su interpretación específica del Islam

Una de las herramientas más poderosas de la propaganda radical son las redes sociales, una modernización de la guerra santa, las que han permitido que quienes buscan difundir la información de la yihad se junten con quienes están interesados en averiguar sobre el tema para todos quienes quieran unirse.

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /