Latinos repueblan la ciudad de Nueva Orleáns
Indocumentados son explotados en la limpieza de Katrina
Por María Touchstone
1028A.jpg
Los huracanes Katrina y Rita desplazaron a unas 450,000 personas de sus comunidades en la costa estadounidense del Golfo de México el año pasado, pero datos de Censo indican que casi 100.000 latinos se mudaron a la región después de Katrina, engañados por promesas de altos salarios y de trabajo abundante.
Nuevos cálculos del gobierno de Louisiana, dan cuenta de una población diezmada en la región, cuatro meses después de las tempestades. El condado (llamado parroquia) de Orleáns perdió a 279,000 habitantes. El municipio de Saint Bernard tiene hoy 61,000 habitantes menos, una pérdida del 95% de sus residentes anteriores.
Sin embargo, decenas de miles de latinos arribaron a Nueva Orleáns, de acuerdo con estimados que dio a conocer la Oficina del Censo.
Cientos de inmigrantes forman fila cada mañana para emplearse como jornaleros. Las personas que hacen el trabajo duro en la ciudad son en su mayoría latinas.
Guillermo Meneses, portavoz de la Cámara Hispana de Comercio de Estados Unidos, aseguró: “Donde hay empleo y oportunidad de trabajar, hay latinos’’.
La Oficina de Censos divulgó, además los estimados de población que mostraron que 40 condados y municipios perdieron un total de 450,000 residentes.
Funcionarios del Censo advirtieron que no fue posible contar a muchas personas en ciertas áreas, cuatro meses después de la tormenta, por lo que el margen de error fue más grande que en otros estudios de Censo. Solamente se contó a las personas que residen en viviendas, lo que significa que los desplazados por el huracán, quienes viven en hoteles y albergues, fueron excluidos. Ello alteró ciertos conteos de población.
Los latinos son la base del esfuerzo en la limpieza y la reconstrucción de Nueva Orleáns después de Katrina, pero trabajan en pobres condiciones y con una paga baja.
Son la espina dorsal de la reconstrucción posterior al huracán. Trabajan desde el amanecer y por 14 horas diarias, limpiando los despojos de las casas. Pero porque muchos están en el país ilegalmente, los trabajadores inmigrantes que reconstruyen Nueva Orleáns, son especialmente vulnerables a la explotación, según un estudio de la universidad de Tulane y de la universidad de California en Berkeley.
Los inmigrantes ilegales trabajan en condiciones peligrosas sin equipo protector y ganan a menudo mucho menos que los trabajadores legales. Casi la mitad de los inmigrantes ilegales entrevistados por los investigadores, divulgaron que manipulan sustancias dañinas y en condiciones peligrosas, mientras que 19% dijo que no le fue dado ningún tipo equipo protección.
También a los inmigrantes ilegales se les paga substancialmente menos ganando en el promedio $10 por hora, comparado con $16.50 que se paga a los trabajadores documentados.
“Esto es fundamentalmente injusto pues estos trabajadores han respondido a una prioridad nacional que es la reconstrucción de Nueva Orleáns, mientras se violan sus derechos,” según el estudio.
Según la Ley de Trabajo federal, los inmigrantes ilegales deben recibir las mismas protecciones de salud y de seguridad que los trabajadores documentados. Los trabajadores indocumentados pueden demandar a los patrones según las normas legales para el trabajo justo, por violar de la ley de salario mínimo y el pago de horas extras.
Edición de esta semana
UNA PROFESIÓN DE SERVICIO AL PRÓJIMO Y SATISFACCIÓN PERSONAL QUE PUEDE SALVAR VIDAS
EL LATINO entrevistó a tres técnicos latinos bilingües de emergencias médicas (EMT) para aprender sobre sus experiencias y perspectiva personal sobre su trabajo en el Metropolitan Emergency Medical Services (MEMS).    / ver más /
CELEBRARON LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO EN CONWAY... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
No entiendo por qué las personas temen y/o odian a otras que son diferentes a ellos. ¿No somos todos diferentes, incluso cuando compartimos el mismo color de piel, religión, cultura o herencia?   / ver más /