LOS JORNALEROS DE MÉXICO LLENAN UN CAMIÓN DE NARANJAS POR 12 DÓLARES
DOS MILLONES DE PERSONAS TRABAJAN EN EL CAMPO MEXICANO JORNADAS DE HASTA 15 HORAS POR MENOS DE CINCO DÓLARES AL DÍA
10464A.jpg

En Guanajuato les dicen los oaxaquillos, un mote con un velado toque clasista, aunque la mayoría de los que están allí son de Guerrero. El apodo, sin embargo, no es infundado. La mayoría provienen de los tres estados más pobres del país: Oaxaca, Guerrero y Chiapas, según un estudio de la Facultad de Economía de la UNAM; pero el mismo informe añade que la estimación de dos millones se queda corta. “La población jornalera estimada es de 2.040.414 jornaleros, pero incluyendo a la familia esta población asciende a 9.206.429 personas”, afirma la investigación realizada por Antonieta Barrón y José Manuel Hernández. El promedio de vida laboral es de unos 15 años. En los campos mexicanos trabaja casi medio millón de niños

Adultos y niños que trabajan jornadas que, en época de cosecha, pueden alargarse hasta 15 horas, de sábado a domingo, por las que cobran una media de menos de cinco dólares al día y bajo temperaturas que pueden llegar hasta los 42 grados centígrados.

Los campesinos cobran por cubeta y tienen que cumplir con una cantidad determinada. Si no la consiguen, no importa que hayan pasado horas bajo el sol: no hay pago. En Sinaloa, por ejemplo, un campesino debe llenar 35 al día de tomate. Al arrojar las cubetas al camión gritan el número de bote, para que los chóferes lo anoten para su cálculo diario, o bien el nombre del familiar al que están ayudando, que suele ser el cabeza de familia. Mientras en el trabajo formal en México una semana es de entre 40 y 48 horas, en el caso de los jornaleros puede llegar hasta 65, según cifras de la UNAM.

La Red de Jornaleros Internos en México ha denunciado que las condiciones en los campos de cultivo mexicanas son infrahumanas. En las “casas” (que la mayoría de las veces no son más que un techo sostenido por un par de paredes), pueden vivir desde 20 hasta 100 personas. En las zonas más áridas del país, el suministro de agua llega apenas tres o cuatro días. 

El sitio donde viven los que trabajan en los campos de Guanajuato lo demuestra. El suelo es de tierra, hay unos cuantos chiles acomodados en un rincón, unas cervezas afuera de la construcción y varias cintas de celo donde cuelgan centenares de moscas. Entre todos pagan un “alquiler” de unos 500 pesos.

En San Quintín, Baja California, la exigencia es incluso más colectiva: un grupo de menos de 12 jornaleros debe de llenar un camión de dos o tres toneladas. Entre ellos deben repartirse los 200 pesos que se les pagará. Los jornaleros inmigrantes le llaman “El Norte chiquito”, en comparación con “El Norte grande”, que no es otro que Estados Unidos.

Precisamente en San Quintín es donde han estallado una serie de manifestaciones sin precedentes recientes en México. Los jornaleros llevan semanas en protesta y huelga para exigir un sueldo de al menos 200 pesos diarios por persona  y, sobre todo, seguridad social. “Si faltas un día porque te enfermaste, te pueden exigir hasta 400 pesos” afirma un representante de la organización. Los enfrentamientos han llegado a tal tensión que la policía ha detenido a más de 200 jornaleros.

La crisis de San Quintín ha revelado que prevalecen prácticas que se remontan a los años previos a la Revolución Mexicana. Los empleadores mantienen activas las “tiendas de raya”: establecimientos que cobran por adelantado a los campesinos el alimento que consumen a precios muy por encima del mercado. “Son una trampa pues toleran que los niños vayan a la tienda y pidan comida chatarra. Al final de la semana la familia tiene una cuenta larguísima que supera al sueldo que supuestamente habían ganado”, indica el estudio.

Un documento firmado por representantes de 19 de los 31 estados indica: “La violación a los derechos laborales y humanos por parte de muchas empresas agrícolas, tanto en San Quintín como en otros 18 estados, es sistemática”. 

Tras las protestas en San Quinín  el Gobierno mexicano ha aceptado reunirse con representantes de los jornaleros.?

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /