CUANDO HILLARY RODHAM EMPEZÓ A SER HILLARY CLINTON
10471A.jpg

Hillary Rodham es hoy Hillary Clinton y se embarca en otra campaña electoral. Esta vez la candidata es ella. Quiere llegar a la Casa Blanca.

Todo empezó en Wellesley, la universidad donde dio sus primeros pasos en la política, en este campus de construcciones góticas en las afueras de Boston (Massachusetts), unos años antes de conocer a Bill Clinton, su futuro marido y presidente de Estados Unidos. 

10471D.jpg
En la Universidad
En Wellesley, la universidad donde dio sus primeros pasos en la política, Hillary dejó de ser republicana y se convirtió en demócrata y el 31 de mayo 1969, en el acto de graduación de su promoción, pronunció su primer discurso ante una audiencia de centenares de personas.

En Wellesley, el college exclusivo para mujeres,  la demócrata es una figura venerada por profesores, alumnas y administrativos: una líder para los libros de historia

Es una figura casi intocable. La ex alumna con más éxito. La que, con su nombre, atrae a nuevos estudiantes y con la que siempre se asociará a este campus. La que aspira a ser, después de 44 hombres, la primera mujer presidenta de Estados Unidos.

Wellesley, ahora como hace medio siglo, es un lugar especial, una isla donde las mujeres pueden educarse y liderar sin la sombra de la discriminación y la competición masculina. Es una de las ‘seven sisters’, o siete hermanas, la versión exclusivamente femenina de la Ivy League, la élite de la élite en la educación superior estadounidense.

Para las alumnas de Wellesley, Hillary es una personalidad cercana y remota, un personaje para los libros de historia.. El drama por las relaciones de Bill con la becaria Mónica Lewinsky, la guerra de Irak, la derrota ante Barack Obama en la nominación demócrata en 2008, son recuerdos lejanos.

Clinton es pasado. Y es futuro: la esperanza de que sea ella quien rompa el techo de cristal de la presidencia, este límite que a simple vista parece inexistente pero que ninguna mujer ha franqueado en este país. 

En la primavera de 1968, Hillary todavía era republicana, aunque moderada con sus habilidades de liderazgo en pleno desarrollo. Estados Unidos era un país en metamorfosis. Como Hillary. Las leyes sobre los derechos civiles, la incipiente lucha por la igualdad de las mujeres y las dudas sobre la guerra de Vietnam —miles de muchachos contemporáneos suyos morían en la jungla del sureste asiático— contribuyeron a su transformación.

En el otoño de 1968 decidió escribir una tesis de final de carrera sobre la pobreza en un claro signo de que su ideología política había cambiado.

La tesis, de 88 páginas, lleva por título ‘Sólo existe la lucha… Un análisis del modelo Alinsky’. Se trata de un estudio sobre el izquierdista Saul Alinsky, el activista de Chicago que años después inspiraría al joven Obama.

Hillary Rodham se había vuelto demócrata, pero no revolucionaria ni hippy. Cuando hubo que cambiar las normas que regulaban la entrada de estudiantes varones en Wellesley, prefirió el diálogo con las autoridades universitarias a la confrontación.

El paso de Hillary por Wellesley concluyó con su discurso de graduación. Por primera vez hablaba una estudiante, además del invitado de honor, que aquel año fue Ed Brooke, senador republicano (y negro) por Massachusetts. Brooke criticó en su discurso las “protestas coercitivas” de las nuevas generaciones. Hillary reaccionó improvisando y criticando al senador. Causó un pequeño escándalo.

“Habla en nombre de su generación”, decían unos. “¿Pero quién se ha creído?”, se indignaban otros. “Los elogios y los ataques”, escribió Hillary Clinton en sus memorias, “anticiparon lo que vendría más tarde”. Hillary ya era Hillary. Tras graduarse en Wellesley, ingresó en la escuela de leyes de Yale. Allí conoció a Bill e inicia su transformación de Hillary Rodham a Hillary Clinton.

10471B.jpg
Su matrimonio con Bill

10471C.jpg
Con su recién nacida hija Chelsea

 

Edición de esta semana
FENOMENAL INTERÉS POR LA TARJETA MUNICIPAL DE IDENTIDAD DE LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
El sábado 21 de abril de 10 AM hasta el mediodía, en el Centro Comunitario del Suroeste, se realizó un foro público, en el cual se informó sobre la nueva Tarjeta Municipal de Identidad de la ciudad de Little Rock.   / ver más /
Por Michel Leidermann Si bien la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862, no fue una batalla decisiva en los planes de Napoleón III de invadir México, y a continuación todo el resto de Latinoamérica, el triunfo de las fuerzas mexicanas al mando del general Ignacio Zaragoza el 5 de mayo de 1862, fue un estímulo importante que fortaleció la moral de los combatientes y sirvió para consolidar la unidad nacional mexicana.   / ver más /
CONDORITO   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
“El dinero hace que el mundo gire ... un marco, un yen, un dólar o una libra ... ese tintineo... hace que el mundo gire “.   / ver más /