LOS CHINOS SON EL MAYOR GRUPO DE INMIGRANTES RECIENTES A EEUU POR DELANTE DE LATINOS
LA COMUNIDAD LATINA SIGUE CRECIENDO PERO DEBIDO A LAS NUEVAS LAS SEGUNDAS TERCERAS GENERACIONES
10657A.jpg

Pese a que los latinos representan la primera minoría en importancia en los EEUU, las llegadas de nuevos inmigrantes latinos se han reducido gradualmente, mientras la afluencia de asiáticos se ha disparado, principalmente la de chinos e indios. 

Primero fueron los europeos, perseguidos, pobres y ricos en busca del Nuevo Mundo; después, los latinoamericanos, artífices del gran cambio demográfico estadunidense; y ahora, los asiáticos, que están tomando el relevo a estos últimos para protagonizar un nuevo modelo migratorio.

Por primera vez en 2013, los asiáticos, con los chinos a la cabeza, se situaron como el primer colectivo de origen de la inmigración reciente a Estados Unidos, por delante de latinoamericanos.

Los latinoamericanos han pasado de representar el 47% de esas llegadas en 2000, al 30% en 2013, según nuevos datos del Censo presentados este mes en la conferencia anual de la Population Association of America.

Mientras, los vecinos del sur reducen sus llegadas, uno de cada dos “inmigrantes recientes” -definidos como aquellos que hace un año residían en el extranjero, independientemente de su estatus legal- fueron en 2013 de asiáticos, principalmente de chinos e indios.

Ese año, los inmigrantes procedentes de China e India superaron por primera vez a los mexicanos como grupo dominante en la inmigración de nueva hornada.

Pero la inmigración asiática llega por otras vías. No cruza fronteras por tierra o se expone en la misma manera a la deportación, sino que en muchos casos llega a las universidades más caras del país o como contratados en las multinacionales de Silicon Valley.

Pese a que los latinos representan la primera minoría en importancia en Estados Unidos, con un 17%, las llegadas de nuevos inmigrantes latinoamericanos se ha venido reduciendo gradualmente, mientras la afluencia de asiáticos se disparaba.

La comunidad latina sigue creciendo en peso demográfico en Estados Unidos, pero ya no es debido a las nuevas llegadas de inmigrantes, sino a las segundas y terceras generaciones, que nacen y crecen en Estados Unidos y relegan el español a la categoría de segundo idioma.

Solo un tercio de los latinos residentes en Estados Unidos nacieron en el extranjero, frente a dos de cada tres en el caso de los asiáticos.

Al contrario que la tradicional migración mexicana, en el caso de chino la mayoría de las oleadas migratorias se están centrando en la franja de edad de entre 20 y 24 años, en edades de ingreso a la universidad, algo que coincide con la del ‘boom’ de graduados chinos en todo Estados Unidos.

Según este instituto, el hecho que los recién llegados asiáticos, programadores o estudiantes ambiciosos capaces de pagar matrículas de más de $45 mil anuales, no tengan raíces familiares, hace esperar que estos “migrantes semilla” asiáticos inicien una nueva ola migratoria histórica cuando comiencen a traer a sus familias.

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /