EL DESENCANTO CASTIGA A LOS GRANDES PARTIDOS EN MÉXICO
EL PRI Y EL PAN PIERDEN FUERZA Y LA IZQUIERDA QUEDA FRACTURADA
10711A.jpg

México emitió su veredicto en las urnas el domingo 7 . El PRI retuvo la mayoría simple, y posiblemente llegará a controlar la Cámara de Diputados con sus aliados y nuevos pactos. Este resultado, de confirmarse, puede interpretarse como un respiro mínimo para el presidente Enrique Peña Nieto, pero no implica ningún cheque en blanco. 

Su formación, al igual que el PRD y el PAN, ha sido castigada y en el horizonte ha emergido un factor disruptivo: Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”. Un antiguo priista que con una candidatura independiente ha logrado quebrar el imperio de los partidos tradicionales y convertirse en gobernador de Nuevo León, el segundo estado más rico de México. Su triunfo alerta de que el desencanto ha empezado a ejercer el voto.

A primera vista, el tablero político conserva el equilibrio de fuerzas tradicional: el PRI, ocupando el primer lugar con mayoría relativa, por detrás el PAN (derecha) y en el tercer puesto el PRD (izquierda). Pero esta estabilidad es solo aparente. Ninguno de los tres partidos ha salido bien librado. El desgaste, según la primera proyección oficial, alcanza a todos y pone sobre la mesa el hartazgo ciudadano, el mensaje quizá más profundo de estas elecciones.

El rendimiento del PRI en unos comicios en los que se competía en casi todos los terrenos (diputados, gobernadores, congresos estatales y ayuntamientos) constituía una de las grandes incógnitas. La noche de Iguala y la cólera desatada por los escándalos inmobiliarios vinculados a la esfera presidencial, hacían presagiar un castigo que sólo podía paliar su legendaria maquinaria electoral. No cae, pero se tambalea.

El PRI, con cerca del 30% del voto y entre 196 y 203 diputados, ha retrocedido aproximadamente una decena de escaños, y ha sido su aliado, el Partido Verde Ecologista el que, con una campaña basura, ha logrado un crecimiento lo suficientemente vigoroso como para salvar la estabilidad parlamentaria de la que disfruta Peña Nieto. 

El PAN, de Gustavo Madero, es la segunda fuerza en escaños (105-116), con un 22%), de votos, inferior al de las presidenciales de 2012.

El PRD solo cosecha el 11% del voto. Tendrá entre 51 y 60 escaños tras perder 40 de una tacada. Una parte de sus votos ha ido a parar a Morena, la escisión encabezada por Andrés Manuel López Obrador.

Las elecciones intermedias castigando a los partidos tradicionales, marcan también un cambio de ciclo. Peña Nieto entra en la fase final de su sexenio. Una etapa que en el sistema mexicano, sin reelección posible, lleva a los mandatarios por el camino del adiós. A partir de ahora, cada día que pase su autoridad irá perdiendo brillo, y a su alrededor, dentro y fuera del partido, se desatará un feroz combate por la sucesión. 

Será esta lucha la ? absorba la mayoría de las energías de los partidos.

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /