Pocos mexicanos expatriados votarán en las elecciones
Cuando el gobierno de México estaba considerando permitir el voto de los residentes en el exterior, se temía que los más de 10 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos pudiesen determinar el resultado de las elecciones.
Pero el voto masivo de los emigrantes nunca se concretó. Según los cálculos del Instituto Federal Electoral (IFE), cerca de 4.1 millones de mexicanos que viven en el exterior tienen capacidad de votar, y de ellos, apenas 1%, es decir 41,000 personas, se registraron.
Cuántos votarán realmente sólo se sabrá el 2 de julio, día de los sufragios.
A pesar de la timidez de las cifras, los expertos aseguran que marcan un comienzo significativo, tomando en cuenta la cautela histórica que los gobiernos mexicanos han mantenido con sus ciudadanos radicados en el exterior.
“Hay que tomar en cuenta cuán sensitivo era este tema en México. Virtualmente no hay otra nación en el mundo que tenga tantos ciudadanos viviendo en el exterior, e incluso un pequeño porcentaje podría afectar las elecciones”, aseguró Gabriel Escobar, director asociado del Pew Hispanic Center, organismo de investigación radicado en Washington.
Escobar recuerda que antes de la victoria de Vicente Fox en el 2000, el gobierno mexicano tenía una relación tensa y a veces hasta hostil con sus emigrantes, muchos de ellos críticos al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que se mantuvo en el poder 71 años.
En esta ocasión, la primera que permite el voto en el exterior, el PRI no figura en los dos primeros lugares de las encuestas, y la batalla está cerrada entre el ex ministro Felipe Calderón, candidato oficialista del conservador Partido de Acción Nacional (PAN), y Andrés Manuel López Obrador, ex alcalde de Ciudad de México postulado por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).
El pequeño número de emigrantes mexicanos inscrito para votar se debe a varias razones, entre las que seguramente deben contarse la prohibición estricta que tienen los candidatos de hacer campaña en el exterior, los fondos limitados y la imposibilidad de que los consulados promuevan los comicios.
Ello influyó particularmente en el sur de Estados Unidos. Aunque la población latina se ha duplicado allí en la última década, los grupos mexicanos y los medios latinos de comunicación, todavía se concentran en otras zonas del país, como Los Ángeles, Chicago, Dallas y Phoenix. En la Florida, los medios latinos suelen enfocarse más en Cuba y otras naciones latinoamericanas que en México.
La apatía también fue alta entre los mexicanos que crecieron viendo cómo el PRI se ratificaba en el poder elección tras elección. Y con la propuesta de reforma migratoria en Estados Unidos, muchos han estado más ocupados con su presente actual que con los políticos de su país de origen.
Para la mayoría, que abandonaron México en la primera mitad de los años noventa, la razón es muy precisa: al no poseer la credencial electoral tenían que haber regresado a tramitarla.
Otros inmigrantes esperan que un eventual gobierno de Calderón sea más próximo a Estados Unidos y apoye la situación de los emigrantes mexicanos.
Según una revisión del censo de Estados Unidos realizada por el Pew Center, en 8 estados del sur, excluyendo Texas, el número de mexicanos pasó de 98,000 en 1990 a un estimado de 900,000 en el 2005.
Aún así, los expertos creen que menos mexicanos votarán en el sur de los EUA, en comparación con la costa oeste, donde están mejor establecidos y tienen menos temores de ser ubicados por las autoridades migratorias.
Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /