CONTINÚAN SUCEDIENDO TIROTEOS Y ASESINATOS MASIVOS 
LOS ESTADOUNIDENSES NO QUIEREN CONTROLES SOBRE LA POSESIÓN DE ARMAS
10841A.jpg

Los EEUU parecen haberse dado por vencidos en su difícil debate por controlar peligrosos rifles o pistolas capaces de sembrar horror y muerte y que frecuentemente caen en manos de enfermos mentales o ex convictos.

“Este es el momento de rezar, de sanar las heridas. Ya habrá tiempo para esos debates”, zanjó al ser preguntado sobre el control de armas el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, famoso por una frase pronunciada hace tres años: “En Luisiana y en todo EEUU, amamos las armas y la religión”.

Horas antes de que se produjera el tiroteo a un cine de Lafayette (Luisiana), que perpetró un hombre de 59 años, sin hogar, con problemas mentales y quien, al verse acorralado por la policía, se suicidó, dejando dos jóvenes muertos, el presidente de EEUU, Barack Obama, confesó en una entrevista que la mayor frustración de su presidencia, es no haber conseguido aprobar leyes para mejorar el control de armas y reducir la frecuencia de estas masacres.

Y es que la matanza en el cine de Lafayette es solo la última del constante goteo de sangre en EEUU.

Un tiroteo contra dos instalaciones militares en Chattanooga (Tennessee) se cobró la vida de 5 soldados el pasado 16 de julio, semanas después de que un joven blanco disparara mortalmente contra 9 feligreses negros en una histórica iglesia de Charleston (Carolina del Sur) aparentemente por odio racial.

El debate sobre el control de armas alcanzó su punto álgido en 2012 a raíz del asesinato de 12 personas en un cine de Aurora (Colorado) y la matanza ocurrida en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde fueron asesinados a tiros 20 niños y 6 mujeres.

La muerte de 15 personas en 1999 en la escuela de Columbine, en Littleton (Colorado) a manos de dos estudiantes del centro, también hizo retorcerse al país. El entonces presidente, Bill Clinton, instó al Congreso a restringir las armas y estudiantes de todo el país fundaron la organización “SAFE”, Alternativas Sanas a la Epidemia de Armas.

El poderoso “lobby”, creado en el siglo XIX por la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), como un club deportivo para mejorar la puntería de sus miembros, pone todos sus esfuerzos en defender la interpretación más literal de la Segunda Enmienda de la Constitución, que consagra el derecho de los individuos a poseer y portar armas de fuego (enmienda aprobada en ocasión de la guerra de independencia).

“Es el Congreso de EEUU el que tiene el deber de aprobar legislación que evite que las armas caigan en manos de personas con antecedentes penales o con trastornos psicológicos. Deberíamos tener un extenso debate sobre cómo cambiar la cultura de las armas en nuestro país”, aseguró a Efe el líder demócrata del Senado, Harry Reid.

Tras la estremecedora matanza de la escuela de Newtown, Reid consiguió sacar adelante en el Senado un proyecto de ley para instaurar un sistema de verificación de antecedentes e impedir que las armas llegaran a los criminales o los enfermos mentales.

El proyecto fue bloqueado por los republicanos de la Cámara de Representantes, pero desde entonces estados como Washington, Connecticut, Nueva York, Oregón, Colorado y Maryland han aprobado leyes para fortalecer el control de armas y, en algunos casos, supervisar los antecedentes policiales de los compradores y restringir el número de balas de los cargadores.

Sin embargo, en el país de la máxima libertad individual ejemplificada con el derecho a portar armas, el horror de las masacres no parece hacer mella entre aquellos que guardan revólveres o escopetas en su velador y se muestran dispuestos a apretar el gatillo para defender su vida o la de su familia.

De hecho, según datos de la consultora Gallup, el número de estadounidenses que apoya mayores controles sobre las armas, ha caído dramáticamente en los últimos 24 años, pasando del 79% de en 1990 al 47% en 2014.

Mientras, el número de armas en posesión de los estadounidenses (319 millones de personas) no ha dejado  de aumentar y, en 2012, los civiles tenían a su disposición 114 millones de pistolas, 110 millones de rifles y 86 millones de escopetas, según un informe del Servicio de Investigación del Congreso.

Con cambios menores moviéndose a nivel estatal, hace dos décadas que el Congreso no aprueba ninguna ley para restringir las armas y el único cambio fue impulsado por el presidente Obama con 23 decretos, que firmó después de la matanza de la escuela de Newtown y que podrían ser derogados por el próximo presidente.?

 

Edición de esta semana
CLÍNICAS MÓVILES LLEVAN ATENCIÓN DE SALUD A TODOS LOS RINCONES DE ARKANSAS
Por Michel Leidermann
Una clínica de salud móvil de la Comisión de Salud de las Minorías de Arkansas (AMHC) comenzará a brindar servicios en algunos condados del Estado a partir de esta primavera y espera poder hacerlo en el futuro en todos los 75 condados, en un esfuerzo por ampliar el acceso a la atención médica en las comunidades marginadas y vulnerables, como ser los inmigrantes o las personas en situación de pobreza o falta de vivienda.   / ver más /
El nuevo jefe del departamento de policía de Little Rock (LRPD), Keith Humphrey, habló con el Arkansas Times y EL LATINO para comentar sobre sus primeras semanas en el cargo y sus planes para el futuro del departamento. Humphrey se hizo cargo como jefe el 15 de abril.   / ver más /
El pasado jueves 2  de mayo en el  Southwest Community Center de Little Rock, la profesora de UA-Little Rock, Edna Delgado  Solorzano organización Mamás Unidas de Little Rock, celebró su junta mensual informativa sobre cómo facilitar los estudios universitarios para sus hijos... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Las críticas a la estrategia inmigratoria del gobierno de Trump son bien merecidas; su posición sobre la frontera ha sido no solo una catástrofe humanitaria y moral, sino que también ha empeorado la situación.   / ver más /