Bomberos latinos entre el fuego y la migración
1091A.jpg
AUMSVILLE, Oregon.— En todo el país se observa una creciente cantidad de latinos que está asumiendo un trabajo difícil, peligroso y complicado como bomberos de parques, debido a la gran demanda en temporada de incendios, además de una paga generalmente mejor que la ofrecida por los trabajos agrícolas. Pero es obvio que los latinos son la mayoría en muchas de las cuadrillas contra incendios. Muchos, nadie sabe cuántos exactamente, son indocumentados.
Debby Miley, directora ejecutiva de la Asociación Nacional para la Supresión de Incendios Forestales, una organización que reúne a contratistas de cuadrillas contra incendios, dice que el 75% de las cuadrillas contratadas en Estados Unidos son de la región Noroeste del Pacífico.
Y Rod Nichols, portavoz del Departamento de Forestación de Oregon, explica que aproximadamente el 85% de las cuadrillas en Washington y Oregon es latino. Su oficina gestiona los contratos para bomberos con compañías privadas en los dos estados.
No ocurre lo mismo en todos lados. La Asociación Internacional de Incendios Forestales con sede en South Dakota informa que el porcentaje de latinos en las cuadrillas de la región Noroeste es considerado generalmente como muy superior al promedio nacional; la región de Servicio Forestal que cubre a California y Hawaii opera bajo un decreto federal por consentimiento, cuya intención es aumentar la participación de latinos en las cuadrillas contra incendios, incrementando el número de alrededor del 10% a aproximadamente el 31.5%.
En Oregon, dice Nichols, el Departamento de Forestación intenta llevar a cabo una operación legal, “pero a la vez nos preocupa la posibilidad de perder a todas esas cuadrillas” si es que una campaña de verificación por parte de las autoridades de inmigración encuentra grandes números de bomberos indocumentados.
Si bien generalmente hay una cantidad suficiente de bomberos, dice Nichols, hubo problemas en años malos como en 2002, cuando se necesitaron tropas de la Guardia Nacional y cuadrillas traídas de Canadá y Australia.
El Centro Latino Pew, (organización de investigación) calcula que aproximadamente la mitad de los 300 mil latinos o más en Oregon, son indocumentados. Si ese porcentaje se aplica a las cuadrillas nuevas, una operación llevada a cabo por las autoridades de inmigración podría terminar con miles de bomberos.
Miley dice que los organismos gubernamentales deben tener a los contratistas bajo su control, pero que esos contratistas y empleados son demasiado numerosos para poder hacer una supervisión rigurosa. También dice que algunos operadores más pequeños contratan a inmigrantes indocumentados a sabiendas y se aprovechan de ellos, y eso también puede debilitar a los contratistas legítimos.
La oficina del inspector general del Servicio Forestal de EUA, ha iniciado un esfuerzo para identificar a inmigrantes indocumentados que trabajen para cuadrillas contratadas. “No tenemos suficiente información para estimar la cantidad de trabajadores indocumentados en las cuadrillas de bomberos contratadas”, según la oficina del inspector general en una auditoría de marzo sobre el sistema de contratación de cuadrillas.
El informe indica que los contratistas de cuadrillas contra incendios no obtienen “un apoyo en forma estable de las autoridades federales de inmigración para detectar documentos de inmigración y/o identificaciones falsos”. Los empleadores sólo deben solicitar documentos básicos como una tarjeta de Seguridad Social o un permiso de trabajo como la “green card”. Si parecen ser legítimos, eso es suficiente, quedando pendiente otra verificación posterior. Pero hay buenas falsificaciones generadas en computadoras portátiles que son económicas y fáciles de conseguir.
La verificación federal de un número de Seguridad Social puede demorar meses, pero eso también está cambiando pues se comenzará este año a usar sitios en la Internet a través de los cuales se puede verificar rápidamente un número de Seguridad Social. Todavía no se sabe cuántos números resultarán falsos a través de esta verificación más expeditiva.
Además de la condición legal de los inmigrantes, las cuadrillas de bomberos también plantean otro tema importante: el idioma. Los bomberos en situaciones peligrosas deben poder comprender al instante las órdenes y advertencias que reciben de los comandantes.
Las normas nacionales exigen que el encargado de la cuadrilla y los 3 líderes del equipo en cada cuadrilla conformada por 20 hombres hablen suficiente inglés y además el idioma de la cuadrilla.
Pero la auditoria señala que nada garantiza que los supervisores de la cuadrilla que no hablan inglés, puedan hablar con los coordinadores de incidentes que supervisan la lucha contra incendios, y no se realiza ninguna evaluación de idioma estándar para los miembros de la cuadrilla.
La región está redoblando sus esfuerzos para que los bomberos sean bilingües. Clackamas Community College en Oregon City está lanzando un programa para bomberos latinos y para certificar que los supervisores de las cuadrillas puedan comunicarse tanto con los coordinadores como con sus cuadrillas. Esta certificación será obligatoria en 2007 en Oregon, Washington y en una pequeña porción de la región oeste de Idaho.
Habrá vocabulario bilingüe y otros materiales disponibles en Internet, para que de esta forma los candidatos puedan llegar mejor preparados, y además se está traduciendo al español la guía de bolsillo estándar para los bomberos.
Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /