POR LA IMPUNIDAD 11 PERSONAS DESAPARECEN POR DÍA EN MÉXICO
LAS ENTIDADES CON EL MAYOR NÚMERO DE DESAPARECIDOS ACUMULADOS EN EL PAÍS SON: TAMAULIPAS CON 5.379; EL ESTADO DE MÉXICO CON 2.215; NUEVO LEÓN CON 2.167; JALISCO CON 2.159, Y CHIHUAHUA CON 1.569.
10971A.jpg

La semana pasada se cumplieron 11 meses de la desaparición de 43 alumnos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, en manos de elementos de la Policía Municipal de Iguala, pero hasta ahora nadie ha sabido explicar a ciencia cierta dónde están o qué pasó con ellos.

Pero su caso no es el único, cifras oficiales señalan que en México desaparecen 11 personas por día, es decir, una persona casi cada dos horas, un fenómeno que se ha analizado en distintas perspectivas que van desde la trata de personas hasta enfrentamientos entre comunidades.

De continuar esta tendencia, al finalizar el año, habrán desaparecido en el país 4,015 personas más.

Las cifras más actualizadas del Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas señalan que las entidades con el mayor número de desaparecidos acumulados en el país son: Tamaulipas con 5.379; el Estado de México con 2.215; Nuevo León con 2.167; Jalisco con 2.159, y Chihuahua con 1.569.

Con ello, el número acumulado de las personas cuyo paradero es desconocido llega casi a 26 mil, de acuerdo con el registro oficial elaborado por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Tamaulipas es por mucho la entidad que concentra la mayoría de los casos de personas no localizadas, más de 5 mil, seguido por el estado de México. Tres de cada 10 desaparecidos son mujeres, y prácticamente la mitad de las víctimas son adolescentes y jóvenes de entre 15 y 29 años de edad. Mientras que entres tres y cuatro son niños.

De las 25.398 personas inscritas en el registro como desaparecidas, apenas 557 casos –el 2%– tienen una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR). Según los datos, existen 166 víctimas en el rubro de “extranjero”, no obstante, la cifra podría incrementarse, toda vez que existen 2.669 casos catalogados como “no especificados”.

En cuanto al número de personas localizadas en el país, resulta que nadie sabe, por lo menos oficialmente, cuántas son. La misma Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reconoció que es imposible “dimensionar el fenómeno debido a la carencia de bases de datos confiables y actualizados”.

La CNDH visualizó el problema desde hace 14 años, cuando emitió la recomendación 26/2001, referente a los casos de desaparición de personas ocurridos durante la “guerra sucia”, entre finales de los sesentas y principios de los ochentas.

La falta de esta base de datos confiable impide no sólo deslindar responsabilidades y establecer la reparación de daño sino también distinguir en cuáles son imputables a particulares, cuáles al crimen organizado o alguna autoridad y cuáles pueden agruparse en otras causas, como el tráfico de órganos.

En México pueden identificarse dos factores “muy raros”: el primero es que exista “tanta incertidumbre” en cuanto a las cifras de desaparecidos porque todo se basa en estimados.

La segunda es que países más violentos, como Guatemala –aunque tenga una menor población- donde también operan cárteles de la droga, existe la extorsión y el secuestro, “no se habla de desaparecidos”.

El drama de las personas no localizadas es la forma más dramática de la impunidad, ni siquiera hay un cuerpo, no sólo demuestra una incapacidad de juzgar sino también de investigar.

El gobierno de Enrique Peña Nieto creo una Unidad de Búsqueda de Desaparecidos y de protocolos de búsqueda y Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas, sin embargo sus esfuerzos han sido insuficientes, principalmente ante el miedo a la denuncia por la complicidad que existe entre cuerpos policiacos y grupos criminales.

México enfrenta tres grandes problemas en el tema de los desaparecidos. El primero es la falta de una Ley General de Desapariciones.

Un segundo elemento es la falta de coordinación a nivel nacional para la búsqueda de personas, a pesar de la existencia de un protocolo de desaparecidos que consta de 108 láminas y que establece parámetros sobre cómo conducirse en caso de una desaparición y lo vitales que son las primeras 48 horas a partir de que se perdió rastro o contacto.

El tercer elemento es la falta de registros confiables sobre las detenciones relacionadas con este fenómeno, así como la falta de equipos técnicos y humanos para la integración de una base de datos en genética.

“Ante la insuficiente actuación del Estado, las familias son quienes se han convertido en las protagonistas de las búsquedas”, destacó la CNDH.?

 

Edición de esta semana
¡LA COMUNIDAD LATINA TAMBIÉN CRECE EN NORTH LITTLE ROCK!  
Por Michel Leidermann
Cuando se piensa en la comunidad latina en el área metropolitana de Little Rock, mucha gente cree que principalmente está en las áreas del Southwest de la capital, circundada por las calles 65, Geyer Springs y Baseline. Pero la realidad es que la creciente comunidad latina se vive a ambos lados, norte y sur, del río Arkansas.   / ver más /
El objetivo de este evento deportivo es mejorar la colaboración y la confianza entre los pobladores latinos y los oficiales de policía, mucho de los cuales son de origen latino, afín de ayudar a que los policías puedan realizar aun una mejor función de proteger y servir a la población. El juego será el sábado 27 de julio a las 6:00 p.m. en el Otter Creek Park (#11500 Stagecoach Road, Little Rock).   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Con Donald Trump, Estados Unidos ha recuperado una prosperidad propia de los felices años 60.   / ver más /