“NOLE” DJOKOVIC EXHIBE SU FUERZA CONTRA FEDERER Y GANA EL US OPEN 2015
EL #1 SE IMPONE AL #2 EN LA FINAL (6-4, 5-7, 6-4 Y 6-4), DESPUÉS DE TRES HORAS Y 20 MINUTOS
10977A.jpg

El triunfo de Novak Djokovic frente a Roger Federer (6-4, 5-7, 6-4 y 6-4, después de tres horas y 20 minutos) en la final de Nueva York, en el último grande de la temporada, el US Open invita a la reflexión. El serbio, #1 indiscutible del circuito, hizo una nueva demostración de fuerza. Elevó su segundo trofeo en Flushing Meadows (el primero en 2011), y sumó su tercer major de la temporada (previamente ya había ganado Australia y Wimbledon).

A sus 28 años, el jugador de Belgrado se erige como un rey prácticamente indestronable, dispuesto a colocarse entre las grandes leyendas de su deporte y a dominar los próximos años con puño de hierro. Porque, hoy día, no se cuestiona un adversario, ni siquiera el mejor Federer, que pueda plantarle cara ni arrebatarle títulos de forma continuada. Es, sencillamente, el mejor, el más fuerte. 

Djokovic, salvo una irrupción inesperada (poco probable) o un decaimiento repentino (igualmente improbable), está llamado a escribir los próximos episodios de gloria del tenis.

Con sus 10 títulos del Grand Slam, el serbio postula ya al Olimpo tenístico, en el que ya figuran fenómenos como el propio Federer (17), Rafael Nadal (14), Pete Sampras (14) o Roy Emerson (12). 

Es el premio a un profesional que ha evolucionado al compás del circuito, renovado en el juego y las formas. Felizmente casado desde hace un año y padre de un niño, Djokovic se encuentra en el punto idóneo para seguir engrosando una carrera extraordinaria.

Fuera de la cancha, Nole ha ganado poso y experiencia, y dentro, se ha multiplicado en todas las facetas del juego. No tiene, probablemente, la elegancia de Federer, ni la derecha milimétrica de Sampras, ni el carisma de John McEnroe. Sin embargo, tiene una pequeña dosis de todos ellos. Djokovic es ahora un prodigio físico con una mente a prueba de bombas, una máquina de derribar a quienes se le cruzan en el camino.

Contra Federer, en esta final neoyorquina, firmó un triunfo jerárquico. A Federer con sus 34 años le queda cuerda para rato, no cabe duda. Pese a haber cedido cuatro de las cinco finales del Grand Slam que ha disputado en el último lustro, ha recuperado este año la frescura, la derecha, el revés y su delicioso movimiento de piernas. Otra cosa es que todo ello no se suficiente para ganarle a Djokovic.?

 

Edición de esta semana
PLANES PARA ESTABLECER EL MUSEO DE LA HERENCIA LATINA EN LA CIUDAD DE HOPE
En la ciudad de Hope, la ciudad natal del ex presidente Bill Clinton, se están completando los planes para establecer un Museo de la Herencia Latina, una corporación sin fines de lucro.    / ver más /
La Diócesis Católica de Little Rock confirmó el jueves 27 que pagó $790.000 a cinco hombres que acusaron a un sacerdote de Arkansas que abusó sexualmente de ellos cuando eran ninos a principios de los años 70.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Trump ha convertido las amenazas y ultimátum en algo cotidiano, a menudo vía Twitter.   / ver más /