MUJER ARRESTADA POR CONDUCÍR EBRIA PERO EN REALIDAD TENÍA UN TUMOR CEREBRAL
EL HECHO LE CAMBIÓ POR COMPLETO LA VIDA DE MODOS INSOSPECHADOS
11000A.jpg

July Adkins Cunningham es una madre soltera, retirada de la Marina (se enlistó tras los atentados terroristas del 11 de septiembre y sirvió por 6 años en el área de Inteligencia Naval), vive en el área de Frisco, cercana a Dallas. Conducía su automóvil después de dejar a sus hijos en la escuela el pasado 31 de julio,  cuando súbitamente perdió el control del vehículo y chocó contra un hidarante contra incendios.

La policía de Frisco llegó al lugar y la arrestó por conducir en estado de ebriedad. Pero Cunningham, de acuerdo a sus familiares, no recuerda nada de ese incidente, que habría sucedido porque ella perdió el conocimiento mientras estaba conduciendo por una causa que entonces les era desconocida.

En efecto, como indicó el periódico USA Today, las pruebas que aliento que se le hicieron a Cunningham bajo custodia policial indicaron que tenía cero alcohol en su sistema, y sus familiares reiteraron que ella no estaba bajo ninguna medicación, ni tenía historial de beber.

Pasó esa noche en la estación de policía y a la mañana siguiente su hermano la recogió de la cárcel. La encontraron en malas condiciones, con dificultades para hablar y moverse y sin recordar lo que le había pasado. Por ello, y dadas las extrañas circunstancias de su accidente, Cunningham fue llevada al hospital y, para enorme sorpresa, el diagnóstico fue tremendo: ella tenía un gran tumor cerebral, del tamaño de un limón.

Tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern y, afortunadamente, respondió bien a la operación, que era de alto riesgo. El tumor al parecer no es maligno y la paciente tiene buenas perspectivas de recuperación. 

Aún no está claro si la familia tomará algún tipo de acción en contra de la policía, que incorrectamente la habría arrestado por conducir ebria cuando en realidad había sufrido una crisis por su tumor cerebral, y habría debido ser llevada a un hospital en lugar de a la cárcel. No está claro, tampoco, si el haber permanecido esa noche detenida en lugar de haber sido atendida médicamente de inmediato tuvo algún impacto en su condición y en su futura recuperación.?

 

Edición de esta semana
¡Feliz Año 2019!
La última noche del año tiene siempre algo de mágico y se presta a toda clase de conjuros y rituales que, aunque tienen diferentes manifestaciones, persiguen el objetivo común de atraer prosperidad y buena suerte en los 365 días siguientes.   / ver más /
Apenas dos semanas antes de asumir el cargo, el alcalde electo de Little Rock, Frank Scott Jr., ha nombrado a las 11 personas que liderarán su equipo de transición.   / ver más /