LA REFORMA MIGRATORIA SIGUE LEJANA COMO NUNCA
Por Michel Leidermann

Cuando Barack Obama aún en plena campaña presidencial en mayo del 2008, hizo una promesa “Lo que puedo garantizar es que vamos a tener en el primer año una ley de inmigración que voy a apoyar firmemente y que estaré promoviendo”.

Ahora que la presidencia de Obama llega a su fin, la reforma migratoria está tan lejana como antes. La reforma migratoria bien podría resultar un objetivo aún más difícil de lograr ya que la inmigración se ha convertido en uno de los principales temas polémicos de la campaña presidencial de 2016.

Los precandidatos conservadores dicen que estarían perjudicando la seguridad nacional. Los precandidatos liberales dicen que estarían dejando de lado los valores estadounidenses tradicionales si no lo hacen. 

E incluso si Hillary Clinton ganara la presidencia, ella bien podría ser incapaz de lograr una reforma migratoria pues los legisladores republicanos con mayoría en el Congreso, han prometido rechazar cualquier intento de legalizar a los indocumentados a menos que la frontera mexicana sea asegurada primero.

¿Cómo fue que la reforma de la inmigración que tanto republicanos y demócratas habían apoyado durante años, llegó a ser tan controversial?

La respuesta es que muchos electores republicanos y conservadores, no quieren legalizar a los indocumentados o no quieren ceder terreno a los demócratas en una medida tan debatida.

Para entender mejor la situación hay que regresar al 2004, cuando el entonces presidente republicano George W. Bush, propuso la legalización de millones de indocumentados. En ese momento, numerosos activistas que defienden los derechos de los inmigrantes, condenaron la propuesta porque la veían como poco suficiente para ayudar a los indocumentados. El proyecto de ley tuvo una muerte temprana.

Lo mismo ocurrió cuando otro proyecto de reforma migratoria adoptado por Bush falló en el 2007, al igual que en 2004, cuando un embate conservador y liberal de oposición barrió con el proyecto de ley.

Pasaron otros seis años más hasta que republicanos y demócratas patrocinaran un nuevo proyecto de ley bipartidista de reforma migratoria. Casi lo lograron con el plan de la llamada “Pandilla de los Ocho” que redactó una versión del proyecto de ley aprobado eventualmente por el Senado en junio del 2013. 

Obama apoyó el proyecto de ley, pero este nunca llegó a ser votado en la Cámara de Representantes, porque los líderes republicanos se opusieron bajo la presión de las fuerzas conservadoras.

Desde entonces, cada vez que la reforma migratoria regresa al Congreso, se encuentra con un fuerte muro de resistencia. Y los conservadores que se oponen a la legalización de los indocumentados han cobrado más y más fuerza cada vez e identifican una reforma como una amnistía para los infractores de la ley.

Las elecciones legislativas del 2014, fueron ganadas abrumadoramente por los republicanos en todo el país y representaron una especie de indicación del descontento de los votantes con los políticos tradicionales y quizás una indicación de los posibles resultados presidenciales en las elecciones de noviembre 2016.

El 20 de noviembre del 2014 Obama firmó órdenes ejecutivas para los programas DAPA y DACA que están ahora en suspenso, mientras que el Tribunal Supremo estudia la demanda de 26 estados, incluyendo la Arkansas, que busca terminar con tales medidas.

No está claro si la Corte Suprema votará a favor o en contra.

Lo que sí está claro es que por ahora –y tal vez en el futuro previsible– la reforma migratoria seguirá siendo una ilusión.?

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /