CORTE SUPREMA EMITIRÁ FALLO EN JUNIO SOBRE DECRETOS MIGRATORIOS DE OBAMA
LAS ÓRDENES EJECUTIVAS BUSCAN PROTEGER DE LA DEPORTACIÓN A CASI LA MITAD DE LOS INMIGRANTES INDOCUMENTADOS QUE RESIDEN EN EL PAÍS
11452A.jpg

La Corte Suprema revisará la órdenes ejecutivas de inmigración (Acción Diferida ampliada para los Llegados en la Infancia DACA plus y Acción Diferida para Padres de Ciudadanos y Residentes Permanentes DAPA) del presidente Obama para regularizar a casi 5 millones de indocumentados. La Corte se pronunciará sobre el caso antes de finales de junio, coincidiendo con una campaña electoral en la que la inmigración ha enfrentado a demócratas y republicanos. El dictamen resolverá una de las propuestas legislativas de Obama más ambiciosas y que, gracias al bloqueo de los conservadores, nunca llegó a entrar en vigor.

El mandatario impulsó hace más de un año, a través de un decreto presidencial, una reforma de las leyes migratorias del país que permitía a millones de indocumentados solicitar un permiso de residencia especial que evitaría su deportación. En total, casi 5 millones de personas podrían beneficiarse de la medida.

La legislación, sin embargo, chocó con el mismo grado de oposición entre los republicanos como cualquier otro intento de reforma anterior y cuya constitucionalidad fue cuestionada por 26 Estados incluyendo Arkansas (24 gobernados por republicanos) y bloqueadas por un juez de distrito en Texas y por una de las cortes de apelaciones más conservadoras del país, el Quinto Circuito de Nueva Orleáns.

Los demandantes acusaron a Obama de excederse en sus competencias presidenciales y de abuso de poder, al intentar legislar en una materia que corresponde al Congreso. 

La Casa Blanca sostiene que el presidente actuó dentro de la legalidad. 

Obama ha apoyado que la reforma del sistema migratorio debía surgir del acuerdo entre los dos partidos. Una coalición de 8 senadores demócratas y republicanos impulsaron en 2013 la primera reforma del sistema migratorio en más de tres décadas. Lograron superar el voto en el Senado, pero el proyecto de ley murió en la Cámara Baja.

La Casa Blanca explicó a finales de 2014 que Obama recurría al decreto presidencial porque el resto de vías para la reforma habían quedado agotadas por el bloqueo republicano en la Cámara de Representantes. 

El presidente jugó con el aumento de la seguridad en la frontera, una de las exigencias de los republicanos, y apoyando una tasa de deportaciones sin precedentes, en el afán de su Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de enviar un mensaje a los centroamericanos de que desistan de hacer la travesía a Estados Unidos huyendo de la violencia de sus países, está deportando a madres y niños a una potencial muerte segura. 

La Corte ya dio la razón en años anteriores a la Casa Blanca en materia de inmigración, cuando bloqueó la ley antiinmigrantes de Arizona, y en otros dos grandes casos similares relacionados con Obamacare. 

Si la Corte dictamina que Obama no se excedió en sus competencias y ha respetado la legislación, la regulación puede convertirse en el sello final de su presidencia. De no ser así, el mandatario puede marcharse de Washington sin haber cumplido la promesa de reformar el sistema migratorio.

No hay que dejar de ser realistas, porque nada es seguro. Queda por ver qué determina la Corte, que escucharía los argumentos de ambas partes en abril y emitiría un fallo probablemente a fines de junio. Pero es buena señal que el máximo tribunal haya accedido a escuchar la validez de una de las acciones ejecutivas de mayor alcance giradas por Obama y cuya constitucionalidad fue cuestionada por 26 estados y por procuradores republicanos, bloqueadas por un juez de distrito en Texas con fama de antiinmigrante, Andrew Hanen, y por una de las cortes de apelaciones más conservadoras del país, el Quinto Circuito de Nueva Orleáns.

Una sentencia favorable supondría además que el programa de regularización de indocumentados entraría en vigor en plena campaña electoral. De hecho, los precandidatos presidenciales republicanos han prometido que si quien un republicano gana finalmente la presidencia, revocaría las acciones ejecutivas migratorias de Obama, si es que no pueden entrar en vigor antes de que el presidente culmine  su último término.

Si Obama recibe el apoyo de la corte a fines de junio, su Gobierno sólo tendrá siete meses para implementar el programa.

Finalmente, será la Corte Suprema la que resuelva. Millones de ‘sin papeles’ esperan la resolución favorable.?

 

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /