INGLÉS PARA LOS INMIGRANTES
Por Michel Leidermann

La población extranjera de EE.UU. ha crecido de forma espectacular desde los 10 millones en 1970 a más de 42 millones en la actualidad y casi la mitad de los recién llegados tienen orígenes latinos. 

Ellos mejor que nadie entienden que el inglés es el idioma de éxito. Prácticamente todos los recién llegados sin inglés, mejoran su dominio del idioma con el tiempo. 

De los que hablan un idioma distinto del inglés en el hogar, el 79% dice que hablan inglés “bien” o “muy bien”. En la segunda generación, los nacidos en EE.UU., la cifra es superior al 90%.

Aún así existe la brecha entre el inglés de supervivencia y el inglés necesario para sobresalir en los estudios y el trabajo y que permite a los padres recién llegados ayudar a sus niños en las tareas de la escuela y demás, aún es grande.

Pocas cosas son más difíciles para un adulto que lograr la fluidez en otro idioma, y ??los recién llegados se distraen en el camino por tener que trabajar o no encontrar mejores recursos para aprenderlo.

Muchos inmigrantes hacen un gran esfuerzo para aprender por lo menos inglés básico en clases los sábados por la mañana o después del trabajo. Se necesita motivación y determinación, y que sin embargo, son a menudo de corta duración.

La mayoría de las clases se dan por sólo un par de horas a la semana. La calidad es desigual. Muchos estudiantes pronto perciben que se tarda una media de 100 horas para subir del nivel de principiante al intermedio. Y si los estudiantes no progresan rápidamente, muchos con el tiempo dejan de ir a clase. 

El inglés es esencial para progresar. Es la llave que abre todas las puertas a educación, empleo, ingresos, participación comunitaria, ciudadanía y más. A los hijos de inmigrantes que hablan inglés, les va mucho mejor que a aquellos cuyos padres hablan poco inglés.

Hay maneras de estimular el cambio. El primer paso sería mejorar la calidad de los programas de inglés para adultos, en todos los niveles de enseñanza. La demanda para aprender es muy superior a la oferta. Los programas están insuficientemente financiados. Muchos profesores tienen poca formación, y muchos programas no la proporcionan ni la requieren.

Aproximadamente dos tercios de los programas existentes son financiados por el gobierno federal con ayuda estatal y parte del dinero podría ser gastado de manera más valiosa, insistiendo en estándares más altos de formación docente, planes de estudio de calidad, más fondos de contrapartida del sector privado y tecnología innovadora de enseñanza, entre otras mejoras.

Otro enfoque consiste en clases que combinan la enseñanza de idiomas con la formación ocupacional donde los estudiantes mejoran su inglés mientras aprenden una ocupación técnica. El inglés de supervivencia no es suficiente.

Sin embargo, se podría hacer más. Como nación necesitamos establecer una nueva norma, ayudando a más inmigrantes a comprender los beneficios del inglés académico y/o técnico. Tampoco puede significar leyes draconianas “Sólo Inglés” que hacen que sea más difícil para los inmigrantes obtener acceso a los servicios. 

Los inmigrantes de hoy son los trabajadores, los padres y los ciudadanos del mañana y necesitamos ayudarlos a lograr un mejor dominio del inglés que conduce a empleos cualificados, promociones, remuneración, diplomas universitarios y, en general mayor bienestar para la familia y el país.?

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /