POLÍTICOS Y EMPRESARIOS EN MÉXICO ELEVAN LA VENTA COCHES BLINDADOS
ACORAZAR UN VEHÍCULO CUESTA ENTRE 25.000 Y 55.000 DÓLARES
11542A.jpg

Las índices de violencia han bajado en los últimos años. Pero varias zonas mexicanas siguen ocupando los primeros puestos en las clasificaciones sobre ciudades más violentas del mundo. La segunda semana de enero, un grupo de hombres armados secuestró en una carretera de Guerrero a 27 personas que venían de una boda. La semana siguiente, cinco jóvenes desparecieron en otra carretera cerca de Veracruz. Los invitados a la boda y los muchachos conducían coches normales. Acorazar un vehículo cuesta entre 25.000 y 55.000 dólares. En un país donde más de la mitad de la población es pobre, no todos alcanzan a blindar sus vidas por encima de la debida protección del Estado.

Distrito Federal y Monterrey, los centros de poder político y económico del país, son donde más se vende. En Polanco, uno de los barrios más pudientes de la capital, apoyado en un jeep Grand Cherokee negro, un chofer de un ejecutivo de un banco, que prefiere guardar el anonimato, explica que aparentemente no hay muchas diferencias: “El carro anda igual, sólo que vale más lana”.

La tela de malla, las láminas de acero y los vidrios reforzados añaden al vehículo al menos 200 kilos de más. “Modifica su dinámica, se frena a más distancia, cuesta más tomar las curvas”, apunta Gerardo Corona, director de la consultora Prorescue, que asesora a los nuevos pilotos blindados. Para recibir los cursos es necesario presentar los datos fiscales de la empresa. Corona reconoce que esa es la prueba de oro para detectar si los alumnos tienen algo que ver con el crimen organizado, el otro usuario habitual de los coches blindados. “Gran parte del negocio va ahí. Aunque hay un registro público, el narco tiene capacidad para compararlos por medio de pantallas y testaferros”.

El crimen organizado es el otro usuario habitual de los coches blindados

En Tamaulipas, en pleno territorio Zeta, los militares decomisaron hace algunos años un camión blindado de más 30 toneladas de peso, cubierto con gruesas capas de acero y defensas reforzadas con rieles de ferrocarril. Más que un camión, parecía un tanque de la segunda guerra mundial.

Ballistic presume de no contar con ninguna muerte entre su clientela. “Te matan a un cliente y se te hunde el negocio”, dice Echeverri. El año pasado un empresario sufrió un intento de secuestro en una gasolinera en Durango, al oeste del México. Dos furgonetas intentaron cerrarle el paso, pero consiguió zafarse. Después de 15 minutos de persecución y 34 balas incrustadas en la carrocería, el empresario salió ileso. La regla de oro en caso de asalto o secuestro es moverse. Fernando Echeverri, colombiano y presidente de Ballistic Group recuerda otro caso de un conductor al que le pusieron un revolver pegado a la ventanilla. El tipo entró en pánico y se paralizó. El asaltante percutió el vidrio a balazos, siempre en el mismo punto, hasta que el cristal venció. “El blindaje tiene su límite”, reconoce el director de Ballistic.?

 

Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /