PAYASADAS POLÍTICAS
Por Michel Leidermann

La primera enmienda a la Constitución garantiza la libertad de expresión y la Corte Suprema decidió hace años que no era censurable insultar a las figuras públicas, y se podía hasta mentir al hablar de ellos.

Ahora hemos visto a los precandidatos decir las cosas más ridículas en las actuales campañas políticas. Y lo peor del caso es que los que más pecan son los tienen las mayores posibilidades de ganar. Y es que en la política, los ataques negativos funcionan. 

Todo comenzó con Donald Trump insultando a los indocumentados. Dijo que los deportaría a todos; que construiría un muro enorme en la frontera con México. Y que no iba a permitir la entrada de más musulmanes al país.

Ha dicho que tiene muchísimo dinero y que sabe cómo negociar.  Dice que él es un “ganador” y todos sus rivales son “perdedores”.  Dice que va a recuperar los empleos que se han ido a China y que a hacer que EE.UU. vuelva a ser una potencia fuerte.

Trump ha dicho bien claro lo que le molesta, pero no ha explicado cómo cambiaria las cosas. El presidente en EE.UU. tiene poder limitado. Es el Congreso el que aprueba las leyes

Pero Trump no es el único que ha dicho cosas ridículas. La exsecretaria de Estado de Bill Clinton, Madeleine Albright, dijo que en el infierno tienen un lugar muy especial las mujeres que no votan por candidatas mujeres. Ella respalda a Hillary Clinton.

¿Quiere esto decir que las mujeres blancas tienen que votar por mujeres blancas; que las morenas sólo pueden votar por candidatas morenas; y las latinas sólo podrían hacerlo por otras latinas?

Gloria Steinem, pionera del feminismo en Estados Unidos, dijo que las mujeres jóvenes estaban votando por el senador Bernie Sanders, porque el candidato estaba rodeado de hombres jóvenes.

Al senador Marco Rubio se le rayó el disco en un debate reciente. Ted Cruz es demasiado evangélico e impredecible para mi gusto, y el gobernador de Ohio, John Kasich es un candidato interesante con experiencia, pero no creo que pueda ganar las elecciones.

A pesar de todo tenemos que seguir el proceso electoral de cerca. La persona que gane nos va a gobernar por lo menos por los próximos cuatro años. Pero en este año y con estos candidatos prefiero ver una telenovela que las payasadas en los debates

 

COCHES Y ARMAS DE FUEGO

Algunas personas sugieren que tratemos a los fabricantes de armas como a los fabricantes de autos con respecto a su responsabilidad contenciosa. En la actualidad cuando un auto choca, podemos demandar al fabricante ya sea por defecto o negligencia. 

Sugeriría que tomemos esa idea y tratemos a los dueños de armas al igual que hacemos con los propietarios de automóviles.

Los propietarios de automóviles están obligados a adquirir un seguro de responsabilidad civil, y asimismo deberían los propietarios de armas. 

Las compañías de seguros hacen verificaciones de antecedentes de los compradores de vehículos, independientemente de dónde se compra el coche. Las compañías de seguros podrían hacer lo mismo para los compradores de armas.

Cada Estado emite permisos de aprendizaje para los jóvenes conductores y licencias a los conductores calificados que pasan un examen escrito y de conducción. Lo mismo podría hacerse para los propietarios de armas. Cada cinco años, el Estado requiere que renovemos nuestra licencia de conducir después de un examen rápido de la vista. ¿Por qué no exigir lo mismo para los propietarios de armas??

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /