MEXICANAS TRABAJAN MÁS QUE LOS HOMBRES PERO GANAN HASTA 40% MENOS
EL MERCADO LABORAL EN MÉXICO MANTIENE SUS PREJUICIOS Y TIENE PREFERENCIAS POR EL TRABAJO DE LOS HOMBRES POR SOBRE EL DE LAS MUJERES
11616A.jpg

El panorama general, de acuerdo con cifras del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las mujeres profesionistas en el país pueden ganar hasta 24% menos que un hombre realizando el mismo trabajo.

En el caso de las obreras (de la industria eléctrica, de la construcción y de los servicios), llegan a ganar hasta 40% menos que un hombre.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan que el mercado laboral en México tiende más a contratar hombres: por cada 10 personas activas 6 son hombres y 4 mujeres. La cifra es contraria en el tiempo laborado: mientras el hombre trabaja en promedio 67 horas, la mujer labora 92.

En lo que respecta al desempleo, la tasa de desocupación por cada 100 habitantes, es más alta entre las mujeres con edades menores a los 40 años, es decir, en mujeres jóvenes, lo que indica que al momento de buscar trabajo tienen menos probabilidades de encontrarlo y ser contratadas, esto a pesar de que, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), las mujeres tienen mayores índices de graduación en educación universitaria y los mismos rendimientos académicos que los hombres.

Una tercera parte de las mexicanas de entre 19 y 20 años no estudia ni trabaja; en el caso de los varones son uno de cada 10.

La participación laboral femenina en México es menor que la de otras economías emergentes. La OCDE detectó como obstáculos la carga de trabajo no remunerado, los tradicionales roles de género y la carencia de políticas de conciliación entre trabajo y vida familiar.

Para Guadalupe Zavala, profesora de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) unidad Morelia, aún persiste la idea de que ser mujer es ser inferior intelectualmente. Aunque no se diga abiertamente existe ese prejuicio y se manifiesta en la vida práctica. Las mujeres siguen ocupando una minoría de puestos de alta responsabilidad. En la teoría feminista se le llama “techo de cristal” y señala que hay mujeres que se ponen un techo imaginario y no cruzan el espacio que las separa de puestos directivos.

Incluso las mujeres suelen masculinizarse y adoptan los peores vicios, esto porque no hay un cambio en las estructuras de pensamiento, “el machismo está ahí y no importa si somos hombres o mujeres, asumimos este techo de cristal y no cruzamos las barreras. Las propias mujeres consideran que es mejor un hombre a cargo de esos puestos de dirección, que una mujer. Incluso las mujeres reproducimos esos estereotipos”, explica Zavala.

El acoso y la discriminación, así como la responsabilidad de las responsabilidades domésticas, son cuestiones que aún reposan sobre los hombros de las mujeres que trabajan.

Han aparecido otros, nuevas formas de hacer menos a las mujeres, especialmente en el ámbito industrial. Ahora las maquiladoras que ya no están sólo en la frontera del país, sino en casi todo el territorio nacional, las operadoras son mujeres y los hombres han ido dejando poco a poco esos empleos fabriles”, comentó.

Las cifras del INEGI muestran la recurrencia con la que mujeres abandonan sus sitios de trabajo al ser víctimas de acoso sexual o discriminación y por su parte la OIT señala que persiste la costumbre de que además de trabajar, la mujer es la encargada de las responsabilidades familiares y su salario el encargado de cubrir las necesidades que de ahí emanen.

“En la actualidad predomina todavía en México el modelo bajo el cual las tareas domésticas se asignan a las mujeres y las extradomésticas a los hombres. Lo anterior, sumado al creciente fenómeno de incorporación de las mujeres al mercado laboral, les ha generado una sobrecarga de trabajo, debido a que ellas siguen siendo las principales responsables de las actividades domésticas y de las actividades de cuidado al interior de los hogares, sin que haya corresponsabilidad por parte de los otros integrantes de la familia, de las empresas y sociedad en general”, señala el Inegi al respecto.

En la actual administración de Peña Nieto, se ha hecho énfasis en la equidad de género, el empoderamiento de la mujeres, la participación de ellas en la vida política, sin embargo, esas acciones y discursos pueden estar bien intencionados, pero en su implementación son débiles, lo que las convierte en sólo apariencias.

La tasa de participación económica femenina más alta corresponde al grupo de mujeres no madres, cuya edad es de entre los 25 y 44 años. En el extremo opuesto, la tasa de participación más baja se localiza en el grupo de mujeres madres, de 16 a 24 años de edad.?

 

Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /