Cadena perpetua a pandilleros latinos de California
Los declaran culpables de delitos de intolerancia
Cuatro miembros de la pandilla latina Avenida 43 fueron declarados culpables de cometer delitos de intolerancia con el objetivo de sacar a la comunidad afroamericana de Highland Park, Los Ángeles, California, a finales de la década de 1990.
Los 12 miembros del jurado federal no tomaron más de 2 días para determinar que Gilberto “Lucky” Saldaña de 27 años, Alejandro “Bird” Martínez de 28, Fernando “Sneaky Cazares de 26 y Porfirio “Dreamer” Avila de 31 eran culpables de las muertes de Kenneth Kurry Wilson y Christopher Bowser, ambos afroamericanos y quienes no pertenecían a pandilla alguna.
Además, los acusados fueron convictos por realizar un complot de violencia y hostigamiento que violó los derechos civiles de las víctimas con el fin de que los residentes afroamericanos salieran de su vecindario, predominantemente latino, en el noreste de Los Ángeles.
“En Estados Unidos la gente no golpea a personas o las mata sólo porque no quieren individuos de piel más oscura en su vecindario”, dijo Bobbi Bernstein, del Departamento de Justicia, durante sus argumentos finales. “O tampoco se les puede amedrentar porque no pertenecen a la calle o al vecindario”, agregó Bernstein, quien indicó que la decisión del jurado mandará un mensaje de cero tolerancia en los delitos de intolerancia racial en todo el país.
Wilson, de 38 años, fue asesinado mientras buscaba un estacionamiento el 18 de abril de 1999. El hombre visitaba a un amigo en unos apartamentos de Highland Park.
Bowser, de 28 años y residente del área, ya había sido golpeado varias veces por los pandilleros antes de su muerte.
La policía, testigos y el fiscal indicaron que a Bowser lo llamaban ‘Mayate’, un término utilizado por la comunidad de habla hispana para referirse a los afroamericanos en forma negativa; además, por mucho tiempo lo asaltaron y amenazaron para que se mudara de residencia.
Agregaron que uno de los pandilleros había indicado al jurado durante el juicio que Bowser ponía su música en la calle “actuando como si fuera su vecindario”. Pero a pesar de las advertencias el joven no se mudó y el 11 de diciembre del 2000 fue asesinado de tres tiros en la cabeza, mientras esperaba un autobús.
El fiscal enfatizó que este caso no era de una pandilla de diferente raza contra otra, como los abogados defensores lo querían dar a entender; sino una campaña para sacar a los afroamericanos iniciada por la pandilla Avenida 43 desde 1990.
Otros asesinatos que se le achacan a dicho grupo contra la comunidad afroamericana de Highland Park es la muerte de un niño de 15 años que manejaba su bicicleta, el asesinato de un individuo que había salido a correr en el vecindario y el golpear a una mujer luego de haberla tirado de su bicicleta.
Esta agrupación tuvo relevancia a nivel nacional en 1995, cuando un automóvil se equivocó de salida de la autopista y al tratar de regresar entró a un callejón de Cypress Park donde varios miembros del grupo dispararon, asesinando a Stephanie Kuhen, una menor de tres años.
Debra Wong Yang, abogada del Departamento de Justicia de la oficina central indicó que en una comunidad tan diversa como Los Ángeles, nadie debería enfrentar amenazas o actos de violencia por ser parte de otra comunidad o raza.
“El señor Wilson y el señor Bowser fueron asesinados por los acusados simplemente porque eran afroamericanos, quienes escogieron vivir en cierto vecindario. Pero como el caso lo demuestra, seguiremos muy de cerca estas situaciones hasta condenar a los responsables de estos actos indiscriminados”.
Los pandilleros Martínez y Saldaña fueron convictos también por violar el estatuto federal de delitos de intolerancia cuando mataron a Wilson por su raza y porque estaba usando la calle que es propiedad pública; además por uso ilegal de armas de fuego.
Actualmente Saldaña cumple una condena de por vida en una prisión del estado por otro asesinato y Ávila cumple dos cadenas perpetuas por su participación en el asesinato de Bowser y otro hombre afroamericano.
Un quinto pandillero, Merced “Shadow” Cambero, que supuestamente fue el que jaló uno el gatillo para eliminar a Wilson, está prófugo.
Cada uno de los acusados enfrenta cadena perpetua sin libertad condicional y las sentencias serán dictadas para Saldaña, Martínez y Cázares el 23 de octubre; mientras que Ávila tendrá que esperar hasta el 20 de noviembre.
Durante el juicio la mayoría de los familiares de los acusados no quisieron hablar con los medios, inclusive una madre parecía resignada al destino de su hijo y prefería dejar todo en manos Dios.
"La misma sociedad está creando estos jóvenes para condenarlos en su adolescencia. Hay muy pocos programas de prevención e intervención y la comunidad latina es la más afectada", indicó William ‘Blinky’ Rodríguez, director de una organización en beneficio de los jóvenes. “No quiero justificar las acciones de estos individuos porque no la tienen. Lo único que digo es que reflexionemos un poquito y nos demos cuenta que todos como sociedad tenemos la culpa de que nuestros jóvenes estén siendo encarcelados y condenados de por vida a muy corta edad”.
Edición de esta semana
ESPECIALISTA HONDUREÑO EN ARKANSAS LIDERA INVESTIGACIÓN AGRÍCOLA
Por Michel Leidermann
EL LATINO continúa con su función de destacar a profesionales latinos en Arkansas para motivar a los jóvenes a estudiar y titularse como profesionales en distintas carreras universitarias, y avanzar más allá de la idea de muchos inmigrantes latinos que graduarse de la secundaria es el final de su educación.   / ver más /
El Día de los Caídos en Guerra o Memorial Day, es una fecha conmemorativa federal que tiene lugar el último lunes de mayo de cada año, con el objeto de recordar a los soldados estadounidenses que murieron en combate.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Quiero reconocer y aplaudir especialmente a los educadores en ocasión de celebrarse la Semana de Agradecimiento a los Maestros (del 7 al 11 de mayo). Hay innumerables situaciones en las que los gobiernos estatales trampean a los maestros con recursos insuficientes y como cabeza de turcos por las fallas educativas que los EE.UU. están sufriendo hace muchos años, demasiados, degradando y desgastando a los maestros que dedican sus vidas a educar a la próxima generación.   / ver más /