POR EL DERECHO DE USAR EL BAÑO
Por Michel Leidermann

POR EL DERECHO DE USAR EL BAÑO

El tema candente de los baños públicos parece una histeria pública que no dejaría un niño o un adulto transexual o cualquier otra minoría sexual, aliviarse cuando la naturaleza llama permitiéndoles usar los baños públicos siguiendo sus impulsos biológicos, genéticos o emocionales, donde se sientan más cómodos.

Los abusos reales no han sido de parte de los jóvenes transexuales, sino de sacerdotes, entrenadores, políticos, y depravados de todo tipo.

La administración del presidente Obama recordó que las escuelas y otras instituciones que reciben fondos federales saben que negar a las minorías sexuales el derecho a usar el baño de su género percibido, violan tanto la Ley  de Violencia contra la Mujer y el Título IX de la Ley de Educación de 1972. Las leyes realmente son bastante específicas.

El furor se amplificó después de la aprobación de una ley de Carolina del Norte que obliga a que la gente use el baño designado según el género declarado en sus certificados de nacimiento, la que permite la discriminación contra las minorías sexuales (gays, lesbianas, transgéneros, transexuales, intersexuales) y, de todo el repertorio de discrepancias de las pautas sexuales tradicionales de varón y fémina que se encuentran en las anatomías y mentalidades de los niños.

Es una ley absurda, inviable y cruel, pero políticamente inevitable. Se capturó la imaginación de aquellos que todavía se aferran al antiguo lenguaje figurado de que todo el mundo nace ya sea hombre o mujer, y de que los dos nunca variaran. Los pediatras y endocrinólogos durante mucho tiempo han sabido mejor. El resto de la sociedad ha estado aprendiendo rápidamente desde la década de 1970, que cuando los jóvenes comenzaron a “salir del closet”  para sus familias y amigos sobre sus tendencias sexuales o de género, empezaron a sentirse más saludables.

El resultado práctico de la ley de Carolina del Norte y cualesquiera otras que siguen, es que una persona transgénero no puede usar un baño público si es que comienzan a exigir un certificado de nacimiento para poder entrar. Fornidos, hombres con barba que una vez que nacieron mujer, no podrían utilizar legalmente el baño de hombres, pero causarían histeria si entrarían en el baño de las chicas que según el mandato legal, deberían usar.

Si hay víctimas en esta crisis ridícula, no es la joven que sospecha que la persona usando el mismo baño que ella fue registrada como un varón al nacer, pero los millones de jóvenes que, como siempre, ocultan su vergüenza por su condición anatómica o mental en privado o bien tienen que soportar la humillación que ser honesto con sus sentimientos, todavía les trae.

Al igual que la una vez hija de la legisladora ultra conservadora republicana Rep. Ileana Ros-Lehtinen de Florida, cundo un día ella y su marido encontraron una nota de su hija Amanda de que se había convertido en un hombre y cambiado su nombre por el de Rodrigo y se había ido, sin saber si sus padres le darían la aceptarían. Ros-Lehtinen y su marido lo aceptaron, aunque estaban preocupados de que el acoso que había experimentado cuando era joven no haría sino aumentar.

Un estudio de la Rand Corp. encargado por el secretario de Defensa encontró que 2.450 de los 1,2 millones de miembros en servicio activo de las Fuerzas Armadas son transgénero y que cada año alrededor de 65 hacen la transición hacia el otro género. El Pentágono no cubre los procedimientos médicos como la terapia hormonal y la cirugía por lo que muchos buscan atención médica por su cuenta y sufren mayores tasas de abuso de sustancias y de suicidio.

Otro estudio dice que alrededor de 1.500 de los niños en las escuelas públicas de Arkansas son transgéneros, un promedio de uno por escuela. 

Recientemente una mujer intentó entrar a un baño de mujeres en el Capitolio de Arkansas en Little Rock. Ella fue desafiada por una usuaria debido a su esbeltez, aspecto viril y ropa. Huyó del lugar en lugar de bajarse los pantalones.

Los críticos se aprovechan del temor acerca de un problema que no existe. Hay evidencia, sin embargo, de la crueldad contra las personas transgénero, y la demagogia sólo alentará más. ¡Y la polémica sigue! 

 

Edición de esta semana
ORÍGENES DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
A lo largo de su historia, México tuvo varios himnos nacionales que –por una u otra razón- terminaron en el olvido.    / ver más /
Septiembre 15 - Octubre 15  Durante el Mes de la Herencia Hispana (septiembre 15 - octubre 15), América celebra la cultura y las tradiciones de sus raíces en España, México y las naciones de habla hispana de América Central, Sudamérica y el Caribe.  / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La capacidad del periodismo estadounidense para presentar las noticias libres de intimidación política y responsabilizar a los líderes políticos por sus acciones es uno de los elementos más importantes de la democracia en los Estados Unidos. Los estadounidenses damos por sentado que los medios de comunicación exponen a los funcionarios deshonestos que infringen la ley o abusan de los poderes de su cargo.    / ver más /