EDUCACIÓN Y EL SUEÑO AMERICANO

Decir que la mayor parte de los latinos que venimos a vivir a los EE.UU.  lo hacemos en busca del Sueño Americano es un objetivo común. Los latinos somos el mayor grupo étnico que cree en ese sueño. El 77 % de nosotros cree haber conseguido el sueño o estar en vías de alcanzarlo.

Pero, ¿en qué consiste dicho Sueño Americano? Fundamentalmente en la posibilidad de vivir una vida tranquila, conseguir una estabilidad que suele estar ligada a un buen trabajo, ser dueño de su propio hogar, y asegurarse que los hijos vayan a tener una vida mejor que la propia –una esperanza que expresa el 80% de la comunidad-.

Para poder llegar a ese nivel de prosperidad, una vía que ofrece esas oportunidades es a través de la educación. Por eso resulta irónico pensar que - para una comunidad con ganas de progresar enfrentamos tantos  problemas completando una educación de escuela secundaria (high school).

Hoy día el 31% de los latinos mayores de 18 años viviendo en los EE.UU. no posee un título de secundaria. No completar la secundaria implica una condena para nuestro futuro. Entre otras cosas, porque con sólo un título de secundaria nos estaríamos asegurando ingresos de hasta un 28% más altos que si no lo tuviésemos, y además porque sin ese título de secundaria nos cerramos las puertas a seguir estudiando, una de las vías para ascender económicamente y socialmente.

Cuando se les consulta acerca de un solo factor que pudiera impactar en el futuro de los jóvenes, el 65% de los padres latinos responde que es la educación (un porcentaje enorme). Evidentemente, sabemos que estudiar es el camino a seguir, pero existe trabas que no nos permite materializar este deseo y nos convierte en los más vulnerables a dejar la escuela.  

Para cortar el ciclo de la falta de educación que lleva a más pobreza, el camino más simple es completar la escuela secundaria. Para aquellos adultos que abandonaron sus estudios secundarios existe la posibilidad de tomar un examen de reválida, conocido como GED, mediante el cual podrían obtener su título de secundaria. La solución parece simple, pero para muchos no es sencillo volver a sentarse a estudiar sin tener apoyo académico o económico.

Si los latinos queremos prosperidad para nuestra comunidad –que solo traerá más prosperidad para la sociedad en general-, tenemos que empezar por atacar los problemas que nos afectan. Es por esto que combatir la falta de educación tiene que ser uno de nuestros primeros objetivos.

 

¿Es bueno pasársela durmiendo el fin de semana?

Algunos estudios sugieren que la gente que duerme más de 9 horas tiene más posibilidades de sufrir enfermedades o accidentes.

Sin embargo, no está claro si la causa de estos males es dormir demasiado o si las personas con propensión a caer enfermas están también predispuestas a pasar más tiempo en la cama. 

Recuperar horas de sueño durante el fin de semana no hace ningún daño. Eso sí, podría no ser suficiente para reparar el daño de haber dormido poco o mal durante la semana.

Un estudio realizado en 2013 por la escuela de medicina de la Universidad de Pensilvania, descubrió que recuperar horas de sueño reduce los niveles de las hormonas en la sangre que se liberan con el estrés.

Pero el mismo estudio demostró que recuperar horas de sueño el fin de semana no mejoró los niveles de concentración de quienes se sometieron a este ensayo.?

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /