LOS ERRORES DE OBAMA QUE CONDENARON A DAPA Y DACA PLUS
12044A.jpg
Por Pilar Marrero

El fallo de las acciones ejecutivas en inmigración, tomadas por el presidente en diciembre de 2014, no es solo culpa de los republicanos, apuntan algunos expertos: el propio gobierno de Obama no hizo muchas cosas bien desde un principio

Al dejar sin resolver la legalidad de a los programas “DAPA” y “DACA Plus”, la Corte Suprema  en su empate de votos 4 a 4, no sólo dejó en suspenso a millones de indocumentados que podrían beneficiarse de esa protección, sino que dejó al Presidente Obama sin su principal logro en inmigración.

Pero mientras el presidente, otros líderes demócratas y activistas apuntan el dedo hacia los republicanos –con razón debido a muchas de sus acciones e inacciones- otros señalan que el Presidente Barack Obama y su gobierno cometieron demasiados errores políticos y legales, que no ayudaron a este caso desde un principio.

Esperó hasta casi comenzar la campaña electoral 2016 para anunciar la acción ejecutiva. Aún cuando hacía años que los grupos proinmigrantes lo presionaban para tomar medidas que protegieran a los indocumentados y evitaran la separación de familias, Obama esperó hasta diciembre de 2014, después de las últimas elecciones al Congreso, para anunciarlos.

Ahora el caso probablemente pase al período del nuevo presidente pero entretanto, puede usarse políticamente para alentar el voto latino contra los republicanos. Si el Presidente hubiera actuado antes en proteger a los indocumentados, “no estaríamos lidiando con una Corte Suprema de ocho personas ni ante la realidad de que la solución estará en manos del próximo presidente”, dijo el National Immigration Law Center.

La forma en que se llevaron a cabo las órdenes fue vulnerable a ataques legales. DAPA y DACA no se instituyeron como un “reglamento”, sino como una “práctica” o política dentro de la cual el ejecutivo podía decidir aplicar selectivamente y a su discreción, una ley existente. Este ha sido uno de los más fuertes argumentos que se han usado en su contra.

Al mismo tiempo, sin embargo, el presidente y sus abogados usaron un lenguaje contradictorio, indicando que estaban “creando leyes” (esto lo dijo el Presidente) u otorgando “estatus legal” (esto lo dijo el abogado del gobierno en sus documentos ante el tribunal), palabras que fueron muy cuestionadas por jueces de la Corte Suprema durante la discusión del caso.

Antes de anunciar las acciones ejecutivas en diciembre de 2014, al presidente se le preguntó en muchos foros si ante la inacción del Congreso, haría algo para proteger a millones de indocumentados. Fueron numerosas las ocasiones en las que el presidente dijo que no tenía tal autoridad, incluso diciendo frases memorables como “no soy un rey” o “no soy un emperador”, tal y como lo reseña aquí un análisis periodístico de Factcheck.org

Según el conteo más actualizado, Obama dijo 22 veces que no podía tomar estas acciones. El Presidente dijo posteriormente que no había cambiado de opinión, simplemente que lo que no podía hacer era “cambiar la ley”, pero en cada ocasión, las preguntas fueron muy específicas al respecto de usar su autoridad para proteger a indocumentados, como luego intentó hacerlo.

Las propias palabras de Obama en “violar la ley” han sido usadas por los republicanos en muchas ocasiones para evitar lidiar con el problema y por los líderes republicanos de los 27 estados que lo demandaron para impedir su acción ejecutiva y congelar el DAPA-DACA plus.

Su gobierno tampoco dio prioridad al tema durante los dos primeros años de gobierno, cuando ambas cámaras estaban en manos de mayorías demócratas, concentrándose en el tema económico (la recesión) y la reforma al sistema de salud. Obama, quien llegó a la Presidencia prometiendo un trato más humano hacia los indocumentados y presentar de inmediato –“tres meses”  o “un año”- una reforma migratoria integral, en realidad no hizo lo uno, ni lo otro.

Su gobierno dedicó buena parte de su primer período a reforzar las deportaciones, instaurar controversiales programas como Comunidades Seguras –ahora difunto- y en general, a tratar de demostrar al Congreso que seguía escrupulosamente las leyes y deportaba a la mayor cantidad de personas.?

 

(Pilar Marrero tiene amplia experiencia en la cobertura de temas sociales y políticos de la comunidad latina en los Estados Unidos y ha cubierto todas las elecciones presidenciales de los Estados Unidos desde 1992. Es autora de un libro sobre inmigración, “El Despertar del Sueño Americano” y ávida usuaria de los medios sociales como Facebook, Twitter e Instagram. Nació en Venezuela y vive en los Estados Unidos desde 1986).

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /