LA CIUDAD DE MÉXICO ENTREGA 15.000 SILBATOS ANTIACOSO
LA POLÉMICA MEDIDA HA RECIBIDO DURAS CRÍTICAS POR PARTE DE LAS ASOCIACIONES FEMINISTAS DE LA CAPITAL. LA DIFERENCIA PRINCIPAL ENTRE PITAR O GRITAR, ES QUE EL SILBATO ALCANZA LOS 700 METROS
12068A.jpg

La mayoría de las mujeres que han acudido para solicitarlo proviene de barrios inseguros, oscuros de noche, solitarios y humildes. Ellas, que cruzan la ciudad diariamente solas o cargando a sus bebés, reconocen sentirse algo más amparadas por este artilugio, aunque no tengan claro si funcionará o no.

La medida la dio a conocer el Gobierno de la capital pocos días después de la primera gran manifestación contra la violencia de género el pasado 24 de abril. Aunque formaba parte de un programa con políticas destinadas a concienciar a la población sobre la problemática, el jefe de Gobierno la señaló como la primera, la que encabezaba la estrategia, y las críticas le comenzaron a llover. “¿Por qué tengo que colgarme una señal para que no me violen? ¿La que decida no llevarlo está entonces dando vía libre para que abusen de ella?”, se preguntaban algunas mujeres.

Desde el Instituto de las Mujeres, un organismo dependiente del Gobierno capitalino y asesor en el programa, insisten en que es una medida disuasoria, que no pretende solucionar el problema de raíz. La diferencia principal entre pitar o gritar, es que el silbato alcanza los 700 metros. “No estamos haciendo descansar la seguridad de las mujeres en un silbato. Estamos aumentando la vigilancia de las cámaras de seguridad, colocando botones de alarma en los autobuses para los chóferes y hemos ampliado el número de vagones de mujeres en el Metro, entre otras medidas” dijo.

Catalina Ruiz Navarro, una de las fundadoras de la asociación feminista más influyente de la capital, Estereotipas, explica indignada que esta política es “insultante” además de “ineficaz”. “El silbato presenta varios problemas. El primero es práctico: es más fácil gritar que sacar un pito. Y si estamos en una sociedad donde si pides auxilio nadie hace nada, de poco va a servir que hagas sonar un silbato”. Y continúa: “Es completamente impredecible lo que puede ocurrir si pitas. Si lo haces, porque hay mujeres que se paralizan. Y puede incluso que el acosador se ponga nervioso y te ataque. En ese caso: ¿la culpa será de la persona que pitó?”.

Existe un porcentaje muy alto de mujeres que no denuncian, más de un 80% según las autoridades. “Una mujer que se anima a denunciar, además de que tiene que esperar más de seis horas en el Ministerio Público, tiene que decidir si va a destrozarle la vida a un señor por haberle tocado en el metro. Ese hombre puede ir varios años a la cárcel [de uno a tres, hasta seis si es abuso]. Es poco estimulante poner una denuncia” complementa Ruiz Navarro.

Según la encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, un 63% de las mujeres mexicanas señala haber sufrido algún tipo de violencia sexual. En la Ciudad de México esa cifra aumenta a un 72%. Las diferentes fiscalías tienen registradas más de 15.000 denuncias por violación al año. Esto es, 40 mujeres al día. ?

 

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /