IMMIGRACIÓN: APRENDER Y DESAPRENDER
Por Michel Leidermann

Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.

Los suramericanos tendemos a ufanarnos de lo cálidos que somos, de nuestra cortesía, del trato afectuoso y atento dado al desconocido que, en EE.UU., no es demasiado habitual. Tendemos entonces a desear quizá con excesivo fervor que los ciudadanos nativos sean como nosotros, a lamentar la enriquecedora diferencia, para, inmediatamente después, perder de vista las bondades del país que nos recibe.

Asimilar que nuestras maneras no son del todo importables, intentar muchas veces sortear las diferencias en el léxico, en el acento, en el idioma, incluso en la comida y la religión, en suma, lo que nos hace culturalmente diferentes a los otros, pasa por la aceptación –a veces consciente, otras inconsciente - de aprender y de desaprender abriendo paso a la tolerancia y facilitando la adaptación, evitando asimismo la auto marginación. El sentimiento de orfandad puede que persista, pero quizá, cuando volvamos de visita a nuestro país de origen, también habremos aprendido más de un modo de vivir por las relaciones que entre diferentes culturas hemos descubierto.

AUMENTAR EL SALARIO MÍNIMO

Los Estados Unidos es un país de oportunidades y, sin embargo, las oportunidades son poco accesibles para algunas personas. Hoy en día, millones de estadounidenses viven por debajo del umbral de la pobreza debido a que el salario mínimo es demasiado bajo. La mayoría de las personas que trabajan en empleos de salario mínimo a tiempo completo aún no ganan suficiente dinero para sus necesidades individuales y familiares. Por lo tanto, tenemos que aumentar el salario mínimo federal. Aumentar el salario mínimo aumentaría la riqueza del país dando más dinero a la gente para gastar, lo que estimulará el crecimiento del producto interno bruto, y reduciría los gastos en programas como Medicaid y cupones de alimentos pues más gente ganaría suficiente dinero y no necesitarían de estos programas sociales.

Los que más se beneficiarían del aumento del salario mínimo son las minorías, las mujeres y los estudiantes de la escuela secundaria. Por otra parte, la brecha entre los pobres y los ricos se achicará originando un régimen económico de trabajo más justo para todo el mundo.

A pesar de algunos efectos secundarios que vienen junto con el aumento del salario mínimo, como el aumento del desempleo, el aumento del mínimo es una cuestión de dignidad también. Las personas tienen el derecho a recibir un pago justo con el fin de tener una vida digna.

Últimamente, estados como California han aumentado su salario mínimo hasta llegar a $15 en 2022. Tengo la esperanza de que California sea sólo un comienzo y más Estados harán lo mismo.?

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /