AMLO pide impedir triunfo de Calderón
1212A.jpg
MÉXICO, D.F.— Andrés Manuel López Obrador llamó a sus seguidores a que si el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) finalmente ratifica el “fraude electoral”, se lleven a cabo movilizaciones en todo el país para impedir, entre otros propósitos, que Felipe Calderón Hinojosa sea declarado presidente de México.
Ante miles de sus simpatizantes, congregados en el Zócalo el domingo 13, el candidato de la coalición Por el Bien de Todos convocó a que “nos movilicemos y estemos presentes en el lugar que sea cuando se pretenda entregar la constancia de presidente electo al candidato de la derecha, Felipe Calderón”.
En medio de vítores y aplausos, exhortó también a que “nos movilicemos para estar presentes el día primero de diciembre, pese al informe presidencial de ese traidor a la democracia que es Vicente Fox”.
Además López Obrador anunció que, como tercera medida de protesta, “la noche del 15 de septiembre en el Zócalo capitalino, celebremos el grito de Independencia”.
Finalmente hizo un llamado a que al día siguiente de esa fecha histórica, el 16 de septiembre, “llevemos a cabo aquí en el centro de la ciudad, una convención nacional democrática con representantes de todos los pueblos del país para decidir en definitiva el papel que asumiremos en la vida pública de México”.
En seguida argumentó que tales medidas tienen como objetivo no aceptar la imposición de un fraude electoral, porque “estas elecciones no fueron ni limpias, ni equitativas, ni libres”.
El candidato por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) consideró que no fueron elecciones libres porque “se usó al gobierno federal y sus recursos públicos para comprar votos y condicionar los beneficios de los programas sociales a cambio de sufragios para el partido de la derecha”.
Estas elecciones no fueron libres ni limpias porque, destacó, “el Consejo Coordinador Empresarial, que por cierto han guardado un silencio cómplice después de lo que provocaron, esa cúpula violó la ley de manera flagrante al intervenir en forma descarada en contra nuestra”.
No se puede olvidar tampoco esa contienda electoral porque, dijo, “en los medios de comunicación se desató una guerra sucia en contra nuestra como nunca se había visto en el país”.
Ahondó en que “no hubo equidad ni limpieza electoral porque el Instituto Federal Electoral actuó de manera facciosa, ya que los consejeros ciudadanos fueron nombrados por el candidato de la derecha y por Elba Esther Gordillo, emblema del viejo régimen”, y porque desde luego que “actuaron bajo sus condiciones.
Insistió en que “no hubo equidad en la contienda porque el PAN y el gobierno federal gastaron a manos llenas, rebasando los topes legales de los gastos de campaña”.
Pero sobre todo, recalcó, “no hubo limpieza ni certeza en los resultados de las elecciones porque se manipuló el sistema de computo, y se alteraron las actas de escrutinio y de las casillas, y se introdujeron votos ilegales”.
La campaña de AMLO, dijo que éste desea que se cancelen los votos de casi cinco mil casillas, lo cual le daría el triunfo.
El abanderado de la coalición, que incluye al PRD y los partidos del Trabajo (PT) y Convergencia, declaró que “aquí y ahora comenzará una etapa nueva de la vida pública de México con el apoyo y la decisión de la gente”, que consiste en que “llevaremos a cabo los cambios y las transformaciones que necesita el país, y que básicamente incluyen cinco objetivos”.
Como primer objetivo, mencionó que “combatiremos la pobreza y la monstruosa desigualdad imperante en nuestro país, ya que es insoportable que una minoría rapaz lo tenga todo mientras la mayoría de los mexicanos carece hasta de lo más elemental e indispensable”.
Advirtió que “además, sin justicia no habrá garantías de seguridad ni de tranquilidad para nadie, tampoco habrá paz social, la paz es fruto de la justicia”.
En el segundo punto, López Obrador adelantó que “defenderemos el patrimonio de la nación. No permitiremos que sigan enajenando los bienes nacionales”.
Y en este sentido anticipó que “no permitiremos la privatización bajo ninguna modalidad de la industria eléctrica, del petróleo, de la educación pública, de la seguridad social y de los recursos naturales”.
Acerca del tercer aspecto, el político perredista se comprometió a “hacer valer el derecho público a la información, ya que la apertura de los medios de comunicación ha sido una conquista de los mexicanos y no permitiremos un retroceso”. Hizo ver que “la tarea de los medios de comunicación es interés público y, por tanto, los medios de comunicación deben garantizar espacios a todas las expresiones sociales, culturales y políticas de nuestro país”.
Aclaró que “entre sus obligaciones está la de brindar información veraz y objetiva que sirva de base para que la población participe de manera consciente y libre en la toma de las decisiones de la vida nacional”.
En torno a la cuarta meta, López Obrador manifestó que “enfrentaremos la corrupción y la impunidad. Rechazamos totalmente el Estado patrimonialista. El gobierno no puede seguir siendo un comité al servicio de una minoría. El gobierno no puede representar privilegios ni corrupción”.
Levantó la voz para alertar que “tiene que castigarse a quienes cometen abusos desde el poder y despojan de su patrimonio a los mexicanos”.
En el punto cinco, enfatizó que “llevaremos a cabo una renovación y refundación tajante de las instituciones”, en la que “no permitiremos que los principios constitucionales y las garantías individuales se sigan pisoteando, ni que las instituciones encargadas de proteger estos derechos se encuentran secuestradas y sometidas a los designios de unan camarilla”.
Ante los aplausos de la muchedumbre, el orador expresó que “ya no estamos dispuestos a permitir que la política hacendaria y fiscal se aplique solo al beneficio de banqueros y traficantes de influencias, ni estamos dispuestos a permitir que la Suprema Corte esté al servicio de potentados y se proteja a delincuentes de cuello blanco”.
En esencia, asentó López Obrador, “se trata de hacer a un lado la república simulada y la farsa, se trata de pasar al terreno de las transformaciones profundas que México requiere”. En otras palabras, refirió que “con la decisión del Tribunal Electoral se definirá la profundidad y el rumbo de nuestro movimiento”.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /