MILLONARIO O ESTAFADOR
Por Michel Leidermann

Donald Trump ha dicho, “Soy muy rico!” diciendo que tenía activos por valor de $10 mil millones. Dio a entender que su patrimonio neto era aún mayor.

La gente en general, no sabe la diferencia entre activos y el patrimonio neto. Para calcular el patrimonio neto, se debe restar todo lo que se debe de los activos declarados. Por ello necesitamos ver las declaraciones de impuestos de Trump para verificar qué tan rico realmente es. Si debe más de lo que sus activos valen, nos está engañando. Hasta podría estar al borde de la quiebra.

Las declaraciones de impuestos pertenecen al tributante. El IRS no tiene restricciones sobre la publicación de las declaraciones mientras está completando una auditoria. Los abogados de Trump dicen que no debe liberarlos, quizás por algo que desea ocultar. A menos que Trump revele sus declaraciones de impuestos, no sabremos si es tan rico,como afirma, o es un estafador que finge ser rico.

Hay que tener mucho cuidado de alguien que dice: “Confía en mí” o “Créeme”, especialmente si es un político.

 

TENGO UNA ESPERANZA… 

Tengo la esperanza de que algún día las campañas presidenciales duren sólo seis meses en lugar de dos años. Que los candidatos hablen de los temas importantes que afrontan los estadounidenses, ahora y en el futuro. Que presenten políticas específicas. Que no se permita propaganda de campaña por televisión. Que las difamaciones sean cosa del pasado. Que ningún candidato ofenda a una minoría de cualquier tipo, o las mujeres, o los más pobres, ya sea directamente o por referencias burdas. Que los candidatos estén bien informados y sean considerados con los que opinan diferentemente. Que la elección garantice que ganen los candidatos votados por la mayoría. Que cada ciudadano sea inscrito automáticamente para votar a los 18 años y que todos vayan a las urnas. 

Tengo la esperanza de que las elecciones representen los principios democráticos estipuados de los padres de la patria. 

 

¿POR QUÉ GRITAMOS TANTO?

Vivimos en la sociedad del grito. Hablamos en voz alta. Gritan los pastores religiosos en los templos; gritan y se insultan los políticos en el Congreso; gritan los jueces y fiscales: gritan las personas en las redes sociales, y gritamos los periodistas. Sólo las víctimas permanecen calladas.

Es como si estuviésemos convencidos que quién más levanta la voz, y con palabras más gruesas, es quién más razón lleva. El grito gratuito lanzado contra el otro, es una ofensa que revela más la debilidad que la fuerza de nuestras razones.

El silencio nos da miedo porque nos obliga a desnudarnos de nuestros prejuicios para escuchar al otro.

Un grito legítimo es el que lanzamos a solas cuando el dolor nos aprieta o cuando la injusticia nos ahoga. Es un grito de desesperación que no hiere ya que suele ser una pregunta sin respuesta.

Quizás deberíamos recordar aquel proverbio chino: “No hables, a menos que puedas mejorar el silencio”.

Y la primera piedra de los templos de la filosofía, como decía ya Pitágoras, es el silencio.

Y la democracia se construye con el duro ejercicio del diálogo, que supone la convicción sincera de que nadie es dueño de toda la verdad.

¿No tendremos, en definitiva, miedo a que la reflexión y escuchar los razonamientos de otro nos desnuden, mientras que el ruido, nos sirve de escudo contra nuestra propia inseguridad? 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /