COLOMBIANOS RECHAZAN CON EL 50,2% LOS ACUERDOS DE PAZ ENTRE EL GOBIERNO Y LAS GUERRILLAS FARC
LA POSIBILIDAD DE PARTICIPAR EN POLÍTICA DE LOS LÍDERES GUERRILLEROS Y QUE NINGUNO IRÁ A LA CÁRCEL SIEMPRE Y CUANDO RECONOZCA SUS CRÍMENES, NO FUE VISTO CON BUENOS OJOS
12275A.jpg

En un mundo de locuras sin fronteras, Colombia optaba el domingo 2 por ser ejemplo para el mundo. Pero el 50,2% decidió votar en contra del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC, por el 49.7% que votó por el ‘sí’. 

La abstención, de más del 60%, y la pésima imagen de la guerrilla, han sido determinantes en el resultado de la votación, que ninguna encuesta supo predecir. 

Evitar que continúe el conflicto armado, que ha atravesado el país durante más de 50 años y ha dejado 8 millones de víctimas, es el primer desafío. El presidente, Juan Manuel Santos, ha asegurado que el cese bilateral del fuego seguirá vigente. Colombia se adentra, no obstante, en la incertidumbre. Nadie sabe con exactitud qué va a ocurrir a partir de ahora.

La votación pone de manifiesto la enorme división que existe en Colombia. El expresidente Álvaro Uribe, máximo abanderado del no, el mismo que consiguió unir a casi todo el país en torno a la política de Seguridad Democrática que debilitó las FARC, ha conseguido profundizar la división de la sociedad: “La paz es ilusionante, los textos de La Habana (donde se firmó el acuerdo) son decepcionantes”, aseguró. Durante el mes de campaña del plebiscito, Uribe promovió la idea de que, si se rechazaban los acuerdos, estos se podrían renegociar, algo contra lo que han sido tajantes el Gobierno y las FARC. 

La posibilidad de participar en política de los líderes guerrilleros y el hecho de que ninguno irá a la cárcel siempre y cuando reconozca sus crímenes, no fue visto con buenos ojos. Uribe es el triunfador político de esta jornada, si es que se puede hablar de ganadores.

La guerrilla sigue siendo muy impopular entre los colombianos. En el último año han tratado de abrirse al mundo y mostrar una modernización de su discurso, pero la desconfianza después de 52 años de guerra sigue siendo predominante. Ni siquiera la destrucción, verificada por la ONU, de más de 600 kilos de explosivos el día anterior al plebiscito, tampoco logró un vuelco a la hora de votar. 

La votación puso de manifiesto la falta de solidaridad en un país atravesado por la guerra. El gran damnificado es el presidente, Juan Manuel Santos. El hombre que consiguió firmar un proceso de paz con las FARC después de 52 años de guerra: “No me rendiré, seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato”, aseguró.

Los representantes de quienes durante más de cinco décadas se dieron plomo, lograron redactar un documento de casi 300 páginas que pone fin al conflicto. Lo hicieron dialogando, cediendo, tratando de buscar una salida digna para un país que, al final, prefirió el salto al vacío.?

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /