LA IMPORTANCIA DE SER LATINO Y VOTAR
Por Gabriela Cuevas, Senadora de México, Presidenta de la comisión de relaciones exteriores

La relación entre México y Estados Unidos va más allá de una frontera compartida que se extiende por 3.140 kilómetros en los que se realiza 70% del intercambio comercial.

Nos unen millones de historias de mexicanos que han emigrado e impulsado la economía de esa nación, no sólo con su fuerza de trabajo, sino con la creación de empresas que ofrecen una alternativa laboral a 10% de los estadounidenses, ya que nuestros connacionales migrantes son dueños de más de 570 mil empresas que generan un ingreso de 17 mil millones de dólares. A pesar de la contribución de los migrantes no sólo mexicanos, sino de otras nacionalidades, sus aportaciones no han sido reconocidas ni tomadas en cuenta.

En 2012, 19% de los latinos consideraba que el Partido Republicano era “hostil” hacia su comunidad; cuatro años después, la cifra se elevó a 43%, según la encuesta de Latino Decisions (septiembre 2016).

Pero ¿Cómo olvidar que, en abril de 2010 en Arizona, la gobernadora republicana Jan Brewer, aprobaba la Ley antiimigrante SB 1070? Hoy esa campaña xenófoba es representada en la candidatura del empresario Donald Trump y en la plataforma del partido republicano que lo postula.

En ella se lee que “la inmigración ilegal pone en peligro a todos, explota a los contribuyentes e insulta a todos los que aspiran a entrar en Estados Unidos legalmente”, por lo que se oponen a cualquier forma de amnistía. A esta postura, se le suma la construcción de un muro a lo largo de la frontera para detener tanto el tráfico de vehículos y peatones.

Sólo hay que recordar que en la frontera México- Estados Unidos se intercambian más de un millón de dólares por minuto y hay seis millones de trabajos estadounidenses que dependen de la integración económica de ambas naciones. Por si fuera poco, México es el segundo socio comercial de Estados Unidos, el primer destino de las exportaciones de California, Arizona y Texas, y el segundo mercado para otros 20 estados.

Pero contra esa campaña de odio que amenaza con deportar a 11 millones de personas puede haber una sanción el próximo 8 de noviembre: El voto es la ruta para hacerlo.

Un ejemplo es lo ocurrido en California en 1994, donde el Partido Republicano impulsó y apoyó la Proposition 187 cuyo objetivo era prohibir a cualquier persona indocumentada el acceso a servicios públicos, desde hospitales hasta la educación básica.

La respuesta fue que los latinos que no eran ciudadanos y podían serlo, empezaron a naturalizarse. Los que no estaban empadronados, se empadronaron. Los que estaban registrados, pero no salían a votar, comenzaron a hacerlo. Hoy, ya es un estado claramente demócrata.

Este caso ejemplifica el empoderamiento de las comunidades migrantes y cómo éstas puedan incidir en políticas públicas a su favor. Sólo así se escuchará el rechazo a pronunciamientos xenófobos y discriminatorios, y se podrán combatir medidas antiinmigrantes que sólo generan división y encono.

Son 55 millones los latinos que radican en Estados Unidos, de los cuales 25 millones pueden votar. De acuerdo con el Pew Research Center, 59% de ellos son de origen mexicano. Son estos ciudadanos los que pueden cambiar y decidir el rumbo para los próximos años únicamente ejerciendo sus derechos. Sólo con su voto se escuchará el rechazo de los latinos en Estados Unidos a las posturas discriminatorias y xenófobas de Trump. 

 

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /