ADELA HERNÁNDEZ UNA CAMPEONA DE CROSS-COUNTRY EN UALR
ADEMÁS, ESTUDIA PARA SU MAESTRÍA EN TRABAJO SOCIAL Y ESTÁ MUY INVOLUCRADA CON ACTIVIDADES COMUNITARIAS DENTRO Y FUERA DEL CAMPUS
Por Michel Leidermann
12332A.jpg

Por Michel Leidermann, con información y fotos de UALR

En el gimnasio del Centro de Estudiantes Donaghey de la Universidad de Arkansas en Little Rock (UALR) hace tres años (2013), Adela Hernández estaba en medio de un entrenamiento corriendo 30 minutos en la cinta continua (treadmill), cuando observó a un hombre y un grupo de mujeres que la miraban mientras ella corría. Adela trotaba media hora como diversión y para mantenerse en forma. Pero este día no era como cualquier otro. En este día, tuvo una audiencia observándola.

“Seguí corriendo y haciendo caso omiso de ellos, pero se mantuvieron mirándome”, dice Adela. “Y yo pensaba que seguramente se irán, ¿verdad?”. Pero no se fueron. 

Cuando terminó con su ejercicio de media hora, el hombre se acercó y se presentó. Su nombre era Aaron Batey, entrenador de cross-country y carreras de larga distancia de UALR. Las mujeres eran miembros del equipo de cross-country de los Troyans, el nombre de los equipos deportivos de UALR. Todos quedaron impresionados con la resistencia de Adela, por entonces en su segundo año universitario. Le preguntaron ¿estaría Hernández interesada en probar en el programa de carreras de distancia?

Adela nunca había corrido de forma competitiva ni en la escuela secundaria. Ella quería jugar baloncesto en la secundaria, pero un par de lesiones se lo impidieron. En ese momento, no sabía nada sobre cross-country “Yo no sabía que la gente corría por el bosque” dijo. “Siempre pensé que se corría en pista. Cuando Batey me dijo cross-country, pensé que sería en una pista”

Insegura de sí misma, Hernández no se presentó a la práctica del equipo al día siguiente. Pero después de discutir la posibilidad con su familia, Adela decidió probar el cross-country. Corrió 6 millas y llegó segunda. “Good Job”, Good Job” la felicitaron por la habilidad que tenía para correr. La llamaron “baby runner”. Adela quedó sorprendida y sin palabras.

Después de ver lo que era capaz, los Trojans la invitaron a unirse al equipo.

Tres años más tarde, Hernández ha obtenido su Licenciatura en Trabajo Social y ahora es una estudiante graduada preparando su Maestría en Trabajo Social. Adela está pensando sacar su Doctorado más adelante. 

Adela comenzó a correr en el gimnasio de los estudiantes, simplemente porque estaba allí, disponible, para mantenerse en forma y sin ninguna intención de correr competitivamente. Pero las cosas cambiaron…

Aunque nacida en el condado de Pulaski, la familia se mudó a Glenwood, ciudad situada en los condados de Pike y Montgomery con solo 2 mil residentes, donde Adela y sus dos hermanos mayores, Ed y Gustavo, se criaron. Su papá Prisco tiene allí un negocio de construcción mientras la mamá Guillermina, cuida de los hijos y nietos y la casa. Los papás son originarios de San Luis Potosi. Después de graduarse en la Center Point High School de Glenwood, Adela ingresó a UALR donde le otorgaron en 2012, una beca completa por 4 años, gracias a la Chancellor’s Leadership Corps, Adela también obtuvo una beca deportiva de su equipo de cross-country y atletismo. Asimismo recibió becas de LULAC en 2014 y 2015.

Aunque chaparrita con solo 5’1’’ (1.55 mts) , Adela ha logrado ganarle a otras corredoras mucho más altas y que por lo tanto pueden dar pasos mucho más largos, Sus entrenadores reconocen en ella, su fuerza, resistencia y tenacidad para poder lograr excelentes tiempos y ganarle a otras competidoras que parecerían superiores para ganar.

Ella terminó en segundo lugar entre los corredores de los Trojans en la temporada de apertura a principios de septiembre, y logró el 16º tiempo más rápido de cross-country en recorrido de 5 Kilómetros (18 minutos 30 segundos) en la historia del programa, tiempo que aún pretende mejorar para finales de 2016. No está nada mal para una chica que no sabía hace tres años lo que era cross-country.

Ahora la están entrenando para correr la milla en pista en 5 minutos 20 segundos y también cross-country de 10K en 30 minutos. Incluso dice que su hermano Ed está corriendo por entretenimiento, junto con ella por las calles y parques de Little Rock.

Adela dice que prefiere los 5K porque las pistas cambian en cada carrera, por cerros o planicies, o en pista. Compite casi cada dos semanas generalmente fuera de Arkansas y seguirá haciéndolo durante su último año de elegibilidad atlética con los Trojans.

Hernández tiene una apretada agenda ahora, y además de sus cometidos para sacar su maestría en trabajo social, está muy involucrada con actividades dentro y fuera del campus.  Durante sus primeros cuatro años en el campus, fue un miembro de la junta de Student Success Services, senadora en el gobierno estudiantil, miembro de LULAC-UALR, miembro extraordinario y senadora de las Profesiones de Salud, fundadora y mentora en la Iniciativa Latina-Hispana de UALR, y una pasante voluntaria de trabajo social en la Harmony Health Clinic de Little Rock. Adela actualmente realiza una práctica profesional en Behavior Health Services of Arkansas y al mismo tiempo hace malabares para correr distancias y su mantener sus obligaciones como estudiante graduado.

El entrenador para novatos de carreras a larga distancia de UALR, Ray Walker, quedó impresionado casi inmediatamente por el liderazgo de Adela. Como la única corredora con experiencia este año, Hernández le demostró a Walker, cómo ella podía ser una de las capitanas de equipo. “Simplemente debido a la forma en que actúa, su personalidad y su actitud hacia el deporte” dijo Walker.

Dice que su momento más alegre como competidora, fue cuando logró romper la barrera de los 19 minutos en 5K.

Hernández también tiene gran orgullo en ser primera generación mexicana-estadounidense. Ella no sólo es la primera mujer de su familia en graduarse de la universidad, pero también la primera mujer de su familia en terminar la secundaria. 

Siempre consciente de su herencia mexicana, y por lo mismo, Adela se involucra con organizaciones latinas para ayudar a potenciar, apoyar y asistir a otros miembros latinos de la comunidad universitaria.

“Ser una estudiante universitaria es un privilegio para mí”, dijo. “Al ser una Trojan, representando a la universidad, representando a los estudiantes, representándome a mí misma y a mi herencia mexicana, me hace una orgullosa Trojan. Me hace competitiva y saca a relucir lo mejor posible de mi misma”

Cuando EL LATINO le preguntó como ella había podido surgir y triunfar y que la inspiró para hacerlo, Adela afirmó que “siempre hay que tener fe y no dejar que la gente te desaliente. No importa de cuan humilde o simple la situación sea, siempre hay que soñar a lo grande, aspirar a más”. Adela siempre soñó con ir a la universidad, y lo ha logrado con creces a pesar de las desventajas y presiones que sufrió.

¡Una campeona a todo dar!!!!!! 

 

 

El cross-country, también conocido en los países de Hispanoamérica como carrera a campo traviesa al aire libre, es una modalidad de atletismo que consistente principalmente en correr distancias en circuitos naturales no-urbanos por terrenos escarpados o con dificultades naturales. Se define como una de las pruebas más duras y completas del atletismo en circuitos de entre 4 y 12 kilómetros, según sea la dificultad y nivel de la prueba en cuestión.

 

Edición de esta semana
EL ZÓCALO JUNTO AL CONSULADO CELEBRAN EL DÍA DE REYES
El pasado domingo 7, el Centro de Recursos para los Inmigrantes El Zócalo con el apoyo del Consulado de México en Little Rock, celebraron el Día de Reyes junto a varias familias y voluntarios. / ver más /
Al pastor Martin Luther King Jr. se lo recuerda en Estados Unidos el tercer lunes de enero de cada año, y quizás se le conozca mejor como el principal portavoz estadounidense del activismo no violento por su papel de liderazgo en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos y su oposición a la discriminación racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Muchos de nosotros empezamos 2017 esperando lo peor. Y, de distintas maneras, nos tocó lo peor.   / ver más /