¿Y AHORA QUÉ? 
EL FUTURO DE DACA CON DONALD TRUMP
Por Michel Leidermann
12397A.jpg

Por Michel Leidermann 

Todavía no sabemos qué hará el Presidente electo Donald Trump, en materia de inmigración y es prematuro especular. Mientras tanto, recordemos que la administración de Obama sigue en control hasta el 19 de enero de 2017 (no el 31 de diciembre de 2016) y todas las políticas vigentes y órdenes ejecutivas, DACA incluida, siguen vigentes por lo menos hasta entonces.

El plan de Acción Diferida (DACA) que proclamó en 2012 el presidente, Barack Obama, con el fin de frenar la deportación de los jóvenes que llegaron al país de manera irregular cuando eran niños, conocidos como “Dreamers” (soñadores) y ante la imposibilidad de aprobar una reforma migratoria, corre peligro de ser anulado según anunció Trump durante su campaña.

Esas medidas de Obama, de carácter temporal, permitieron que miles de jóvenes indocumentados salieran “de las sombras”, ingresaran a universidades, obtuvieran una licencia de conducir, y consiguieran trabajos para sostener a sus familias, y pagaran impuestos. Están identificados por el Gobierno como indocumentados cuando solicitaron DACA, y temen ser los primeros inmigrantes en ser expulsados del país por Trump.

Pera eso sería algo nefasto para los miles de jóvenes DREAMers que sienten que Estados Unidos es su país: el hogar donde han crecido, donde estudian y tienen sus amigos.

Casi todos esos jóvenes no tienen nacionalidad, de modo que sin la DACA no pueden gozar de derechos civiles del único país que consideran el suyo. La DACA los protegía de la deportación, les concedía permiso temporal de trabajo y les garantizaba derechos y beneficios, como el derecho a recibir financiamiento estatal o privado para su educación universitaria. Con el fin de la DACA, desaparece un mundo entero de jóvenes promesas por una vida mejor y digna.

Muchos jóvenes DACA ahora mismo, están en el proceso de renovar ese beneficio migratorio, que tiene un límite de dos años, y temen por su situación y su permanencia en el país, pero también por la de sus padres indocumentados que se habrían beneficiado de otra medida migratoria (DAPA) que proclamó Obama en noviembre de 2014 y que nunca llegó a entrar en vigor.

La incertidumbre cala en los huesos de los indocumentados y refleja un problema por la falta de leyes migratorias que podrían proteger a quienes salen de sus países en busca del “sueño americano” y huyendo, en muchos casos, de la violencia y la falta de oportunidades.

Debido a la ausencia de una estrategia clara, las políticas migratorias solo se han encauzado durante años por una serie de memorandos presidenciales que pueden cambiar según los vientos políticos y que ahora, pueden hundirse bajo el mandato de Donald Trump.

Trump lanzó su candidatura presidencial en junio de 2015 con promesas de construir un muro en la frontera sur, eliminar los alivios migratorios del presidente Obama (el DACA de 2012 ha protegido a hasta 800,000 DREAMers), y deportar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados.

En las postrimerías de su contienda, sin embargo, Trump matizó que su prioridad será deportar primero a los indocumentados con antecedentes penales, y después decidirá qué hacer con el resto. 

Hasta que no se sepa claramente que hará el nuevo presidente en materia de inmigración, por lo menos 11 millones de seres humanos indocumentados (y no solo latinos sino también del Medio y Lejano Oriente), vivirán con miedo y quizás volverán a refugiarse en las sombras del anonimato, penurias, y un futuro incierto. 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /