DEPARTAMENTO DE POLICÍA SE ACERCA A LA COMUNIDAD LATINA
POLICÍA DE LITTLE ROCK NO ESTÁ PARA CUMPLIR FUNCIONES DE INMIGRACIÓN
Por Michel Leidermann

Por Michel Leidermann 

Fotos cortesía de Scott Dettmer del LRPD

Siguiendo con nuestro reportaje sobre el departamento de policía de Little Rock, cuya primera parte se publicó en la edición del 8 de diciembre, EL LATINO quiso dar a conocer a la comunidad latina, algunos de los oficiales con ancestro latino y/o bilingües, que ya están patrullando e investigando en las calles de la ciudad y con los que la comunidad puede sentirse más cómoda y comunicarse mejor con ellos, confiando en que estos policías van a ayudarles con verdadero interés y honestidad, conociendo mas de cerca la idiosincrasia y los problemas particulares de nuestra comunidad. 

Todos los entrevistados expresaron sin dudarlo, su satisfacción con el oficio, su gusto por relacionarse con la gente, y sobre todo, su deseo de ayudar a una comunidad que se ha visto victimizada por delincuentes y postergada por las autoridades.

 

 

12456B.jpg
Kenton Buckner

EL LATINO igualmente platicó con el jefe de policía, Kenton Buckner, para manifestarle la positiva disposición de los agentes entrevistados en servir a la comunidad y su satisfacción con su trabajo. Sin embargo, algunos comentaron sobre las preocupaciones de sus familias con respecto a la seguridad de los agentes, quienes, a nivel nacional, han sido también víctimas de múltiples ataques de parte de la población. Buckner señaló que en Little Rock no se han dado ese tipo de agresiones y que el único caso de un oficial herido en un hombro, fue durante un tiroteo por un robo en el restaurante Red Lobster a comienzos de año. 

Indicó igualmente que el LRPD seguirá contratando personal para aumentar la diversidad en cuanto a raza, sexo, idiomas y experiencia anterior. Puntualiza que ser oficial de policía es una carrera que sirve a la comunidad, es una profesión noble, gratificante y con un sentido de logro. Además, es un oficio con buenos beneficios de seguros de salud, vida y jubilación.

En abril de 2916 se realizó la primera Academia Policial para Ciudadanos Latinos, de donde surgieron varios candidatos que ahora ya son policías en servicio. Buckner dijo que planeaba una nueva academia para 2017.

Además, comentó sobre el nuevo equipamiento que el departamento renueva cada año para modernizarlo y equiparlo adecuadamente como ser nuevos chalecos antibalas y nuevos vehículos utilitarios (SUV) que reemplazan a las tradicionales auto patrullas por ofrecer un uso más flexible que se ajustan mejor a los desafíos actuales. El LRDP también cuenta con un departamento con perros entrenados (K9) y otro montado.

Resaltó que la seguridad pública no es una cuestión solo de espectadores, sino que para lograrla se requiere que todos participen y se comprometan con ella, enérgicamente y no pasivamente, que mantengan oídos y ojos bien abiertos, que interactúen con la policía para que pueda hacer un mejor trabajo. El LRPD trata a todos los vecinos de la ciudad con respeto y dignidad, y en particular con los latinos, está incrementando sus esfuerzos de alcance comunitario.

Por último, volvió a especificar que el LRDP no está para cumplir funciones de inmigración, que según Buckner, es responsabilidad exclusiva de las autoridades federales, pero no locales. Dijo que las únicas excepciones son cuando se trata de un inmigrante indocumentado que está siendo buscado por haber cometido un delito grave y/o violento, y solo entonces es entregado a la Migra (ICE).

 

12456C.jpg
Vincent Sánchez Salazar Lucio Jr.

Vincent Sánchez Salazar Lucio Jr., policía montado y oficial de capacitación en el terreno (FTO), ingresó al LRPD en 1996, como agente y a la policía montada hace 4 años. Nació en El Campo, Texas, al suroeste de Houston ciudad donde se crio. Su madre es mexicana y su padre nativo lipan apache. Habla el español muy bien aunque no lo practica muy seguido. Cuando terminó la secundaria a los 18 años, ingresó a las Fuerzas Armadas donde sirvió 20 años en servicio activo, en varias ramas, y en la reserva. Siendo pequeño, un hecho en la vida de su mamá, lo inspiró para eventualmente ser policía. Cuando viajaban por la carretera 59, en medio de la nada, su auto se averió y un policía estatal llevó a Vincent por 50 millas hasta un teléfono público desde donde llamó a su papá para que los ayudara. Esta acción lo impresionó tremendamente y le estimuló la idea de ser policía estatal, pero su primer paso fue el ejército. El destacamento montado de LRPD cuenta con 6 caballos, pero por ahora solo tiene 3 caballistas. Lucio dice que cuando se abrió la oportunidad, pidió su transferencia a la sección ecuestre, aunque nunca antes había montado a caballo, así es que miró en You Tube sobre equitación y pasó el examen escrito y luego fue al entrenamiento de caballería. Montado en su caballo Punch, interactúa mucho con las personas, (unas 30-50 cada día) que le platican mientras trabaja en el área del River Market y eventos especiales como la Feria Estatal, la maratón, etc..

 

12456D.jpg
Julio Alberto Gil

Julio Alberto Gil, detective desde 2012. Ingresó al LRPD en el 2008 después de haber trabajado en ventas por varios años. Nació en Nueva York y ambos papás son de la ciudad de México, y él cursó la secundaria y el Instituto ISEN en México. Aunque habla perfectamente el español, dice que todas las semanas llama a sus familiares en el DF para seguir puliéndolo. Ya siendo muy joven, tenía la idea de ser policía, y lo consiguió, lo hace para que sus hijos puedan vivir en un lugar más seguro, con menos crimen y violencia, y poder meter a los “malos” en la cárcel. Sobre su trabajo como detective, explica que el agente es el primero en llegar a la escena del crimen y hacer el reporte inicial, pero luego el detective debe seguir investigando, hablando con la gente y los testigos, tratando de entender lo que sucedió y porqué, como se planificó el crimen, si se usó un armo y como se consiguió, y muchas otras interrogantes. Dice que al principio la gente es tímida y con temor de platicar pues tienen miedo de posibles represalias de parte de los criminales, pero muchas veces el sospechoso ni siquiera conoce detalles sobre sus víctimas, pues son crímenes de oportunidad, cuando no hay nadie más alrededor y ni se acuerda de cómo era la persona que atacó. Los casos más frecuentes contra latinos son los robos a mano armada en todos los sectores de la ciudad ya que la comunidad está creciendo y mudándose a otros vecindarios.

 

12456E.jpg
Alejandra Galván

Alejandra Galván, agente desde febrero de 2016. Nacida en California, llegó a Little Rock cuando tenía 4 años de edad y se graduó de la secundaria Hall High. Su papá es de Jalisco y su mamá de Michoacán, así es que hablar español no es un problema para ella. Saliendo de la secundaria estuvo en varios trabajos buscando cual le gustaba más, hasta que en un evento donde LRPD buscaba nuevos reclutas, obtuvo información y decidió que eso era lo que quería hacer y donde podía triunfar como mujer. Dice que en la Academia Policial, la superior fuerza física de los hombres fue la mayor diferencia, pero que en todo lo demás, las cadetes, pueden hacer lo mismo que los hombres, y que recibió gran apoyo de sus instructores y compañeros. Quizás la mayor diferencia es que las mujeres son más sensibles y mejores en situaciones delicadas, como por ejemplo cuando hay niños involucrados, pero que el entrenamiento les enseña a apartar sus sensiblerías y concentrarse en la tarea por delante. A veces cuando un infractor latino se da cuenta que ella también es latina, le pide que le dé “otra opción”, pero ella debe explicarle que la ley es igual para todos, y que, en especial, en el caso de manejar embriagado, pone en peligro la vida de los demás, y no puede dársela. A pesar de que su trabajo es difícil a veces y le hace apreciar más a su propia familia, afirma que le gusta mucho lo que hace, ayudando y trabajando con gente.

 

12456F.jpg
Jacob Tobler

Jacob Tobler, agente desde enero de 2009. No, él no es latino pero habla el español muy bien y sirve de intérprete en muchas ocasiones. Tobler aprendió a hablarlo en la escuela secundaria y mientras cumplía una misión de dos años en Madrid, España, para su iglesia mormona. También lo practica leyendo las sagradas escrituras en español. Nació en Minnesota pero su padre que estudiaba medicina se trasladó a diversas ciudades mientras completaba sus estudios y especialización como medido cardiaco. Finalmente aterrizaron en Little Rock adonde Jacob también regresó en 2005 y comenzó a trabajar en construcción y manufactura hasta que resolvió ser policía, su sueño desde niño, ingresando al LRPD en 2009. Confirma que los mayores problemas para servir a la comunidad latina son la barrera del idioma, la falta de confianza en la policía que muchos latinos arrastran desde sus países de origen, el miedo que muchos indocumentados tienen de las autoridades en general, el desconocimiento de las leyes, y la falta de entendimiento que los policías tienen de la cultura latina y como tratar con ellos. En este último particular, señala que, en casos de violencia doméstica, las mujeres no creen que la policía puede socorrerlas si lo piden, pero es todo lo contrario pues en este país esos casos son ilegales y castigables. A pesar de tratar de presentar una imagen amigable y servidora en iglesias, escuelas  y eventos, en la actualidad hay lamentablemente un sentimiento anti-policía de una minoría muy vocal, que perjudica el desempeño de los agentes en su misión de proteger a la comunidad.

 

12456G.jpg
Oscar Gómez

Oscar Gómez, agente desde diciembre de 2015. Sus padres originarios de Aguascalientes emigraron a Oklahoma primero y luego a Arkansas a principios de los 80. Oscar se crió en la zona suroeste de Little Rock hablando español en casa. Primero asistió a la Baseline elementary (1993-94) donde era el único latino y lo apodaban cariñosamente “México”, pero cuando pasó a la Chicot elementary, compartió con otros chicos parecidos como él. Se graduó de la secundaria Hall High en donde tenía amigos, pero lamentablemente muchos de ellos se metieron en problemas y eso lo hizo pensar en como ayudarlos. Después de la secundaria comenzó a viajar a Aguascalientes para visitar la familia y allí conoció a la que es hoy su esposa y madre de sus 3 hijos. Trabajaba en lo que fuera para ahorrar dinero, restaurantes y construcción, hasta que un día un moreno lo asaltó a él y a su padre poniéndole una pistola en las costillas y robándole los $26 que traía y con los que quería llamar a su novia en México. Después de ese susto no quiso vengarse, sino más bien hacer algo positivo para cambiar las cosas, como ser policía. Sus papás no querían porque es un trabajo peligroso, pero Oscar insistió que él quería ayudar a los latinos que son atracados por morenos y gabachos, para que tuvieran a un policía latino en quien confiar y hablar en su lengua. Cada mañana cuando sale a patrullar, besa a sus hijos pues no sabe si volverá a verlos o no, pero a pesar de eso quiere seguir trabajando con la comunidad, idealmente como detective para hacer el seguimiento de cada caso y obtener, aunque sea un poco de información, que junto con otra que ya tienen en los archivos, puede llevar a la captura de los delincuentes.

 

12456H.jpg
Joel Alicea Perichi

Joel Alicea Perichi, agente desde enero de 2012. Nacido en Nueva Jersey es hijo de puertorriqueños. Su padre es un pastor protestante por lo que se mudó a varios lugares durante su carrera, incluido Nicaragua. Joel prácticamente aprendió español cuando tenía 15 años y pasó un año en casa de un “tio” en Chile y cursando allí el 10º grado. Completó sus estudios vocacionales como mecánico en motores diésel en Arizona y más tarde estando en California, conoció a su esposa originaria de Bryant y se mudaron a Arkansas. Actualmente está asignado a la zona del suroeste de Little Rock en el turno de la noche, en donde ve numerosos casos de conducir estando bajo la influencia del alcohol y de asaltos, especialmente de viernes a domingos. Comenta que cuando se trata de latinos, inicialmente le comentan que no entienden inglés paro cuando Joel, que es güero, les habla en español, la situación cambia. Las diferencias en las culturas anglo y latina, hace que en muchos casos haya desconocimiento de las leyes y como se aplican y las opciones que tienen. Señala los frecuentes casos de violencia doméstica, donde el hombre, en muchos casos alcoholizado, castiga a la mujer de la misma forma como lo haría con un hijo que se ha portado mal. Pero la ley obliga que el policía arreste al agresor y lo lleve a la cárcel, aún por un simple golpe o rasguño. En muchos casos son los vecinos los que llaman para denunciar una pelea. Joel afirma que el arrestar a una persona es parte del trabajo mandado por las leyes, pero que no significa que haya una animosidad personal en contra del infractor quien tendrá que enfrentar posteriormente a un juez.

 

CANDIDATOS PARA OFICIAL DE POLICÍA DEBEN CUMPLIR AL MENOS LOS SIGUIENTES CRITERIOS:

Tener por lo menos 20 ½ años de edad

Ser graduado de una escuela secundaria o poseer un Diploma de Educación General (G.E.D.).

No tener convicciones de delitos graveo por violencia doméstica.

Ser de buen carácter moral.

Tener agudeza visual aceptable.

Poseer audición normal sin defecto que afecte negativamente su desempeño. 

Ser ciudadano de los Estados Unidos en el momento de ser contratado.

Pasar los exámenes médico, sicológico, de condición física, y la entrevista personal.

 

BENEFICIOS:

Salario inicial de $40.900 por 40 horas semanales. Después de un año de servicio puede trabajar como guardia de seguridad privado en las otras horas.

Si habla un segundo idioma, recibe un incentivo adicional de $1.25 la hora.

La Academia Policial es de 24 semanas (pagadas) y después de graduarse, pasa 12 semanas de capacitación en el terreno junto a otro oficial.

Seguros incluidos: médico, de visión y dental, y de vida para el oficial, y para su familia con costo moderado. 

Pensión de jubilación después de trabajar el mínimo de años o cumplir 65 de edad.  

 

CONTACTO:

Según el Comandante de Entrenamiento, el capitán Heath Helton, los candidatos pueden llenar la solicitud en línea en: https://www.littlerock.gov/for-job-seekers/become-a-police-officer/, o llamar al 501-918-4300.

 

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /