Presidente Bush hace campaña en Arkansas para Asa Hutchinson
1254A.jpg
Mayormente pagado por fondos provenientes de los contribuyentes, el presidente George W. Bush está viajando por todo el país ayudando a los republicanos a retener el control del Congreso y capturar escaños en las legislaturas estatales para las importantes elecciones de medio término del próximo noviembre.
En 15 meses, incluyendo los eventos en Little Rock, Arkansas, el miércoles 30 y en Nashville, Tennessee, Bush ha recaudado $166 millones para las campañas de 27 candidatos republicanos, el Partido Republicano y sus contrapartidas estatales de todo el país, según el Comité Nacional Republicano.
El Presidente también ha conseguido fondos en 36 ciudades. Sus viajes lo han llevado desde McLean, Virginia, en los suburbios de Washington D.C., hasta Medina, Washington,

Durante un almuerzo privado en Little Rock en la casa de Joe Kleine, ex jugador de baloncesto de los Arkansas Razorback, más de 800 personas contribuyeron cerca de $400,000 a la campaña de Hutchinson y cerca de $250,000 al partido republicano del estado, según un portavoz de Hutchinson.
Bush dijo a Hutchinson, un ex miembro del Congreso por noroeste de Arkansas y nombrada anteriormente por Bush como Jefe de la Administración de Control de Drogas y tambien como subsecretario el Departamento de Seguridad Nacional, “estoy orgulloso de llamarte un amigo”.
El almuerzo del miércoles 30 fue cerrado a los reporteros, pero Bush habló más adelante con ellos en la acera del restaurante Cotham, cerca del Capitolio del estado. “Es un placer estar aquí. He conocido a Asa durante mucho tiempo. Él es la clase de compañero que puede establecer una agenda política y después lograr los resultados necesarios para hacer el trabajo”
Bush agregó “es bueno estar otra vez aquí en Little Rock. Es una buena ciudad. He venido aquí mucho, como candidato y como presidente. Aprecio a mis amigos aquí. Aprecio los valores de la gente que vive en este estado. Espero regresar pronto.”
Se espera que todos estos viajes se incrementen a medida que se acerquen las elecciones de noviembre. Son los contribuyentes, no los partidos políticos, los que pagan la mayor parte de esos viajes.
Cuando Bush, el vicepresidente Dick Cheney, la primera dama Laura Bush o cualquier funcionario federal ayuda a un candidato, las regulaciones de la Comisión Federal Electoral establecen que la campaña sólo tiene que rembolsar al gobierno el equivalente de un pasaje en primera para cada viajero. Lo típico es que eso signifique pagar unos cuantos cientos de dólares o, cuando más, unos cuantos miles para cubrir los gastos del Presidente y un par de ayudantes de la Oficina de Asuntos Políticos de la Casa Blanca.
Washington considera ‘’funcionarios’’ a los asistentes de cualquier otra oficina, eliminando la necesidad de que las campañas cubran sus gastos de viajes.
La Casa Blanca sólo demanda reembolso si el Presidente específicamente defiende la elección de un candidato, por ejemplo, encabezando un evento de recaudación o un acto en su nombre. Eso significa que aparecer junto al Presidente --lo mismo en el avión presidencial que un evento oficial-- no le cuesta nada a un candidato aunque puedan disfrutar de la consiguiente publicidad.
Bush no está haciendo nada nuevo. Las regulaciones federales sobre reembolsos al gobierno han estado vigentes desde el gobierno de Reagan.
Pero Massie Ritsch, vocero del Center for Responsive Politics, que rastrea el impacto del dinero en la política, indicó que eso sería poco realista. ‘’Haría quebrar las campañas’’, comentó. Ritsch comentó que era probable que el sistema se mantuviera así porque tanto demócratas como republicanos se han beneficiado del mismo, y no hay nadie interesado en cambiarlo.
Además de los costos del avión presidencial, hay otros gastos cuyo reembolso no está cubierto.
El Servicio Secreto garantiza una masiva protección al Presidente. Equipos de avanzada tienen que chequear su futuro recorrido. Hay que pagar los costos de hotel para la extensa comitiva presidencial y mandar por anticipado aviones de carga con vehículos duplicados de la comitiva, más de una docena, que incluyen limusinas blindadas y en ocasiones varios helicópteros.
Como han hecho otros presidentes, la Casa Blanca suele transferir buena parte de la cuenta a los contribuyentes al aparear los eventos oficiales con los simplemente políticos. El porcentaje del tiempo gastado en funciones oficiales y políticas está calculado para determinar qué porción de los boletos de primera tiene que pagar la campaña.
Los demócratas pronto realizarán una contribución de fondos propia: El ex Presidente BillClinton, que gobernó Arkansas cerca de 12 años, debe asistir a un evento para Beebe en el estadio cubierto ALLTEL en North Little Rock, el próximo 7 de septiembre
Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /