presidente ANUNCIA QUE LA CONSTRUCCIÓN DEL MURO COMENZARÁ “EN MESES”
PROMETE QUE MÉXICO PAGARÁ EL MURO “DE UNA MANERA U OTRA”
12627A.jpg

El presidente Donald Trump dio el miércoles 25, el primer paso para cumplir la promesa de campaña para la construcción de un muro entre México y Estados Unidos. La firma del decreto para reforzar la frontera, fundamentado en el argumento engañador de que la inmigración provoca inseguridad y crimen en Estados Unidos, coincide con la visita a la Casa Blanca del ministro mexicano de Exteriores, Luis Videgaray. Trump dijo que el muro empezará a construirse “en meses” y que “de alguna forma” México “reembolsará” el importe a EE UU.

En menos de una semana el poder, el presidente republicano ha enviado señales contundentes, más simbólicas que efectivas por ahora. El lunes 23, anunció el fin de una progresiva apertura de las fronteras comerciales con la retirada del TPP, un tratado con países del Pacífico destinado a contrarrestar la influencia de China en la región.

La última ronda de órdenes ejecutivas centradas en la inmigración, puede marcar el fin de décadas en que EE.UU. se ha abierto a la inmigración, o ha mantenido una política relativamente laxa con los millones de inmigrantes sin papeles.

El documento, que Trump firmó en una ceremonia en la sede del Departamento de Seguridad Interior, en Washington, contempla redirigir fondos ya aprobados hacia el refuerzo de la frontera que podrán iniciar el proyecto, pero el presidente necesitará que el Congreso apruebe más fondos para construirlo. Se ha evaluado el coste total entre $14.000 y $20.000 millones.

“Un país sin fronteras no es una nación”, añadió el mandatario, y al referirse al muro citó algunas cifras de crímenes cometidos por indocumentados.

Trump sigue insistiendo en que, aunque al principio lo pague el contribuyente estadounidense, la factura la acabará asumiendo México. Bajo qué forma —aranceles en la frontera, impuestos sobre las remesas— es un enigma.

El muro —entendido como un obstáculo que puede ser una valla u otros mecanismos— ya existe en parte. Cubre cerca de un tercio de la frontera de más de tres mil kilómetros entre EE.UU.  y México, y ha sido construido y reforzado por los presidentes más recientes, demócratas y republicanos. No está claro cómo Trump puede completarlo, ni si el Congreso estará dispuesto a desembolsar los miles de millones que costará en un momento en que la inmigración desde México está cayendo.

El propio secretario de Seguridad Interior, el general John Kelly, presente en el acto de la firma del decreto, ha expresado reparos al proyecto. En su comparecencia ante el Senado, dijo que un muro sería insuficiente para proteger la frontera, y que posiblemente “no se construirá en un momento cercano”.

Además del decreto para construir el muro, Trump firmó otro que castigará a las grandes ciudades estadounidenses que protejan a los inmigrantes sin papeles. Este decreto prevé la retirada de fondos federales para lo que el presidente llama “ciudades santuario”. Nueva York, Los Ángeles y Chicago, entre otras, han adoptado políticas benévolas hacia los inmigrantes. La orden ejecutiva puede abrir una batalla legal entre el poder federal, controlado por el Partido Republicano, y los estados y municipios controlados por el Partido Demócrata.

Otro de los decretos de Trump, exigirá triplicar las “operaciones y agentes de imposición y remoción” de la Agencia de Inmigración y Aduanas, encargada de arrestar y deportar a los inmigrantes indocumentados. Trump también pidió un aumento de 5.000 personas en el personal de Aduanas y Protección Fronteriza.

Los decretos del miércoles no incluyen medidas contra los centenares de miles de inmigrantes sin papeles que llegaron a EE.UU. siendo menores de edad. 

El Departamento del Interior, que supervisa la mayoría de las tierras federales y las leyes ambientales, mantiene pláticas sobre las leyes que podrían interponerse en la construcción del muro y cuánto tiempo tomaría solucionar los conflictos jurídicos y del medio ambiente.

El 31 de enero Trump tiene previsto reunirse con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. 

 

Edición de esta semana
ORÍGENES DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
A lo largo de su historia, México tuvo varios himnos nacionales que –por una u otra razón- terminaron en el olvido.    / ver más /
Septiembre 15 - Octubre 15  Durante el Mes de la Herencia Hispana (septiembre 15 - octubre 15), América celebra la cultura y las tradiciones de sus raíces en España, México y las naciones de habla hispana de América Central, Sudamérica y el Caribe.  / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La capacidad del periodismo estadounidense para presentar las noticias libres de intimidación política y responsabilizar a los líderes políticos por sus acciones es uno de los elementos más importantes de la democracia en los Estados Unidos. Los estadounidenses damos por sentado que los medios de comunicación exponen a los funcionarios deshonestos que infringen la ley o abusan de los poderes de su cargo.    / ver más /