Detenidos en el Country Club de Little Rock serán deportados
Por Michel Leidermann
1268A.jpg
LITTLE Rock - Diez mexicanos y un hondureño, quienes trabajaban en el Country Club de Little Rock y fueron detenidos hace tres semanas, se declararon culpables el viernes 8 en la Corte Discrital y ante el juez Leon Holmes, de los cargos federales mayores de robo de datos personales de identidad y serán deportados. Una interprete judicial facilitó el dialogo entre los acusados y el juez.
Cinco de los acusados están casados, pero todas las familias (un total de 52 personas) de los 10 mexicanos, incluidos 27 niños que son ciudadanos estadounidenses por nacimiento, regresarían a México. La mayoría ha estado en los EUA entre uno y 5 años y uno de ellos por 17 años.
Cada acusado se declaró culpable de un cargo por uso fraudulento de un número de identificación de Seguridad Social.
Cuando entraron a la sala de la Corte con sus uniformes anaranjados algunos y azul marino otros, lo hicieron con las manos esposadas en la espalda y se veían tristes pero físicamente bien. Los alguaciles les quitaron las esposas y los hicieron sentarse en los banquillos para acusados.
De acuerdo con la fiscalía, los acusados llenaron 4 formularios de empleo, mintieron al decir que podían trabajar en Estados Unidos al solicitar trabajo en el Country Club. Los 11 proporcionaron documentos falsos para pretender que los números de Seguridad Social referidos les pertenecían a ellos. Habían jurado y firmado que la información dada en el formulario federal de empleo conocido como el I-9, era verdadera.
Los fiscales han localizado a seis personas cuyos números de Seguridad Social fueron usados por los acusados. Dos de esas personas vivían en Texas y una en Michigan y se mostraron muy sorprendidos al saber que su número estaba siendo usado por desconocidos. Ahora deberán realizar el tedioso proceso de clarificar su nombre y los cargos fraudulentos que se hicieron con estos números, lo que en estos casos significa lidiar con las tarjetas de crédito y las oficinas de impuestos.
La sentencia máxima por los cargos de fraude federal como en este caso, es de cinco años de prisión y una multa de $250,000, pero la oficina del abogado defensor de oficio señaló que en estos 11 casos particulares, sólo sería de seis meses o menos.
Los 11 permanecían en la cárcel del condado de Pulaski desde el 23 de agosto, y el lunes 11 de septiembre fueron entregados a la Migra (ICE) quien los llevó a un centro de detención en Oakdale, Louisiana, en donde se comenzará el proceso de deportación.
El abogado de Little Rock, Guillermo Hernández, quien está asesorando legalmente al consulado de México en Arkansas, dijo que aún quedaba la posibilidad de negociar con el ICE, la repatriación voluntaria en lugar de una deportación, lo que le daría a estas personas la posibilidad de regresar eventualmente los Estados Unidos de forma legal. Por ejemplo, cuando sus hijos ciudadanos estadounidenses cumplan 18 años, podrían “pedir” a sus padres para que estos vengan a residir a los EUA.
El proceso de una repatriación voluntaria podría demorar sólo una semana mientras que una deportación demoraría bastante más pues tendrían que esperar por una audiencia ante un juez de inmigración.
Con una deportación y de acuerdo a las leyes vigentes, una entrada legal a los EUA en el futuro, es casi imposible.
Los defensores de oficio, Jennifer Horan y Jerome Kearney, negociaron con el asistente del procurador federal, Joe Volpe, una sentencia combinada para los 11 acusados lo que apurararía el trámite federal y “tiempo cumplido de cárcel” en lugar de 6 meses de prisión, antes de ser entregados al ICE para el proceso de deportación.
Igualmente en este acuerdo logrado, el juez Holmes los sentenció a que no pudieran regresar ilegalmente a los EUA durante los próximos 3 años, so pena, si son sorprendidos y nuevamente arrestados, pasar por lo menos 5 años en la cárcel. Igualmente el acuerdo no les hizo pagar ninguna multa y les perdonó los $100 a cada uno por gastos de la Corte y los 11 acusados aceptaron dar muestras para identificar su ADN y colocarlos en un banco de datos federal.
El Procurador federal en Arkansas, Bud Cummins, reconoció que “en general, estas personas, no cometieron otros crímenes” con la excepción de Sergio Hernández Ramírez, quien tiene una orden de aprehensión desde Nueva York, por cargos de asalto, robo de mayor cuantía, y representación criminal. Cummins agregó que fue el caso de Hernández Ramírez el que precipitó el arresto de todo el grupo y que no sabía si Nueva York pediría su extradición a ese estado o simplemente dejaría que fuese deportado.
Los acusados fueron identificados como los mexicanos Ismael Alcázar, de 25 años; Marco Alcázar Álvarez, de 27; Felipe Coyoltécatl, de 30; Romeo Rodríguez, de 20; Jorge Marín, de 20; Mario Mata, de 22; José Sánchez Reyes, de 41; Trinidad Ramírez, de 33; Sergio Hernández Ramírez, de 31, y Edgar López López, de 43. El hondureño es Josué Bendeck, de 18 años.
La abogada Horan dijo al juez que “los acusados estaban únicamente tratando de trabajar y lograr una vida mejor para sus familias”.
A esto el juez Holmes respondió que “el problema de los millones de inmigrantes en los EUA era una cuestión seria de política pública, pero este (su corte) no es el foro para discutir ese tema. Por ello, sólo puedo decir que entiendo la situación de estas personas”.
El nuevo cónsul de México en Arkansas, Andrés Chao, que junto con sus funcionarios consulares ha estado dando apoyo moral y asesoramiento al grupo cuando los visitó en la cárcel de Pulaski, señaló a la prensa que “no son criminales, sólamente encontraron una mejor forma de trabajar y mejorar sus vidas”.
Estos arrestos de indocumentados están aumentando en todo el país como resultado de una mano más dura contra los violadores de las leyes, junto con el refuerzo de los controles fronterizos con soldados de la Guardia Nacional. Expertos en inmigración señalan que el próximo paso será activar las sanciones en contra de los empleadores que no verifican detalladamente la validez de los documentos presentados al momento de pedir empleo.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /