NO SE DEBE DELEGAR LA MUERTE
Por Michel Leidermann

Por ley Arkansas está invitando a personas cualificadas (por lo menos 6 y máximo 12 en cada una), para presenciar la próxima serie de ocho ejecuciones de condenados a muerte del Estado, con poco interés de parte de los pobladores. Me parece que necesitamos un nuevo sistema.

Creo que los testigos deben ser obtenidos del grupo de congresistas que apoya la pena de muerte. También creo que el gobernador, Asa Hutchinson, que firmó la orden de muerte, debe ser el responsable de apretar el interruptor o empujar la jeringa que causaran la muerte. Si se va a atar a un hombre a una camilla para ejecutarlo, por lo menos deben tener a los cojones para que su inhuma decisión se cumple. 

Delegar la responsabilidad de la muerte a otras personas, me parece una cobardía absoluta.

 

DÓLARES Y ARMAS

Es difícil hacer un análisis integral sobre el costo-beneficio de la cultura de las armas en Estados Unidos. Las armas son una industria multimillonaria que emplea alrededor de 142.000 personas, y mata a más de 30.000 y hiere a otros 70.000 anualmente.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford, analiza igualmente uno de los menos mencionados costos de la cultura de las armas: los gastos de hospitalización como resultado de lesiones por arma de fuego.

El estudio registró un total de 267.265 pacientes que fueron ingresados en un hospital por lesiones relacionadas con armas de fuego de 2006 a 2014. Los costos de hospitalización inicial fueron de aproximadamente $730 millones anuales, o un total de $ 6.600 millones en dólares constantes de 2014. 

Gran parte de ese gasto llegó al público a través de Medicaid, Medicare o gastos no reembolsados que el sistema de atención médica carga a los consumidores.

 

SALUD PARA TODOS

En las últimas elecciones, los republicanos prometieron derogar Obamacare y reemplazarlo con algo mejor: Trumpcare. En su lugar, creo era solo un “propósito” político, y un plan peor del que tenemos.

La propuesta que los propios republicanos más conservadores liquidaba Medicaid, que proporciona una cobertura de salud a los más pobres y los discapacitados y también mantiene a muchos hospitales rurales a flote.  ¿Por qué no una reforma que comience con las necesidades de los muchos mejorando el acceso a la atención de calidad y ahorrando costos, más que con las pretensiones de unos pocos? 

Los legisladores están fuera de contacto con la realidad. Creo que deben tener el mismo seguro de salud que el resto de la gente, sin ningún privilegio especial como en la actualidad, por “trabajar” en el congreso. Solo cuando lo sufran en carne propia, podrán legislar una buena atención de salud para todos.

 

IGUALES ANTE LA LEY 

Los cobardes legisladores de Arkansas, reciben la protección de guardias de seguridad y detectores de metales. La ley de armas encubiertas en Arkansas que, con algunas restricciones, permite llevar armas a las universidades, iglesias, lugares públicos, bares y restaurantes, hará que enseñar y estudiar en nuestras universidades sea un cometido muy peligroso. Por lo tanto, sugiero que el proyecto de ley debe ser enmendado para dar a las universidades la misma protección que los legisladores ahora disfrutan en el Capitolio Estatal, y proveer detectores de metal y guardias para cada aula en cada institución de educación superior en Arkansas. De lo contrario, los detectores de metales y los guardias deben ser retirados del edificio del Capitolio: “iguales ante la ley”. 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /