¿QUÉ SON LAS CIUDADES SANTUARIO Y POR QUÉ TRUMP LAS AMENAZÓ?
EL PRESIDENTE ORDENÓ SUSPENDER FONDOS FEDERALES PARA ESTAS CIUDADES 
12887A.jpg

La victoria de Donald Trump en noviembre tiene muy poco que agradecer a las ciudades más grandes de Estados Unidos, que votaron abrumadoramente en contra de él, y no hay señales de que harán las paces con el presidente. 

Líderes electos en Chicago, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, Filadelfia, Seattle y otras ciudades importantes, han prometido hacerle frente a Trump, al seguir suprimiendo su cooperación de los esfuerzos de las autoridades de inmigración. 

Trump firmó un decreto presidencial que amenaza con bloquear la financiación federal a esas “ciudades santuario”, provocando una batalla legal estatal-federal que no tardó en llegar a los tribunales.

Algunas ciudades de Estados Unidos tienen reputación de ser más amigables con los inmigrantes ilegales y por ello son conocidas como ciudades santuario. Se trata de ciudades en las que los gobiernos locales, si bien no expresan abiertamente su bienvenida a los inmigrantes ilegales, su trato hacia ellos suele ser menos discriminatorio que en otras ciudades. Algunos ejemplos pueden incluir activistas inmigrantes y grupos de la iglesia que defienden a esta población.

Se trata de ciudades que se niegan a cumplir sobre todo con los pedidos de detención de los indocumentados, solicitados por las autoridades migratorias. Y se niegan a mantener en prisión más tiempo del requerido a un inmigrante sin papeles condenado para facilitar su deportación.

En la actualidad hay más de 200 ciudades santuario que han declarado su voluntad de ayudar a los inmigrantes indocumentados. Algunas de las ciudades santuario son: San Diego, Los Ángeles, San Francisco, Miami, Chicago, Seattle, Houston, Phoenix, Austin, Dallas, Washington D.C., Detroit, Salt Lake City, Minneapolis, Baltimore, Portland (ambas Maine y Oregón), Denver, New York City, Chicago y todo el estado de New Jersey.

Las ciudades pueden tener políticas formales e informales de santuario. La formalidad es lograda cuando la municipalidad aprueba algo por escrito. Usualmente comienza como una ordenanza, luego pasa a ser orden, resolución y por último política. Algunas adoptaron textos que piden especialmente a su policía municipal, y a veces también a las escuelas o servicios de salud, que no denuncien a los inmigrantes sin papeles a las autoridades migratorias, o hacerlo solo en casos excepcionales.

El nombre tiene sus raíces en los años 1980, cuando muchas iglesias acogieron refugiados de las guerras civiles de Centroamérica que no consiguieron asilo.

Aunque ninguna jurisdicción está por encima de las autoridades federales de inmigración, las políticas en las ciudades santuarios, sin embargo, pueden hacer menos probable que un extranjero indocumentado aparezca en el radar de los funcionarios federales o acabe en sus manos. Muchas ciudades santuario se niegan a honrar los pedidos de ICE de mantener a alguien detenido por un período adicional de 48 horas.

En un fallo de 1997, la Corte Suprema sostuvo que el gobierno federal no puede exigir a los funcionarios de los estados hacer cumplir la ley federal. 

 

Edición de esta semana
¡Feliz Año 2019!
La última noche del año tiene siempre algo de mágico y se presta a toda clase de conjuros y rituales que, aunque tienen diferentes manifestaciones, persiguen el objetivo común de atraer prosperidad y buena suerte en los 365 días siguientes.   / ver más /
Apenas dos semanas antes de asumir el cargo, el alcalde electo de Little Rock, Frank Scott Jr., ha nombrado a las 11 personas que liderarán su equipo de transición.   / ver más /