Nuevo proyecto de ley para trabajadores huéspedes
Dos senadores republicanos presentaron el martes 19 un plan migratorio que crea un programa de trabajadores huéspedes y propone que los millones de indocumentados que ya residen en Estados Unidos retornen voluntariamente a sus países de origen en un lapso máximo de cinco años para poder reingresar posteriormente legalmente, si es que califican para visados de trabajo temporal, entre otras opciones.
Los senadores republicanos John Cornyn y Jon Kyl, de Texas y Arizona, respectivamente, aseguraron que su propuesta es “realista” y que aborda el tema de los indocumentados que ya viven en este país de forma “justa y humana”, y sin proveer nuevos mecanismos para la obtención de residencia permanente y ciudadanía y sin “amnistías”.
Los autores indicaron que la medida crea “incentivos” para que los indocumentados retornen a sus países de origen, lo que tendrán que hacer en un lapso de cinco años a partir de la fecha en que se promulgue la ley. Esto aplica a los indo-cumentados que ya lleven 12 meses viviendo en Estados Unidos para la fecha en que se promulgue la medida.
Como parte del llamado programa de “Salida Voluntaria” que crea el proyecto, si el indocumentado opta por irse en un lapso de un año desde la promulgación, no estaría sujeto a multas cuando reingrese al país por vías legales, si es que califica.
Tras el primer año, el indocumentado estará sujeto a una multa de 2 mil dólares anuales por cada año adicional que permanezca en Estados Unidos. Y si no se va de Estados Unidos, no será elegible por un lapso de seis años para la visa W de trabajador temporal que crea la medida.
Por su parte, los trabajadores temporales que vienen del extranjero, tendrán un visado de dos años. Al cabo de los dos años deberán regresar a su país y permanecer un año. El periodo de admisión para los trabajadores que obtienen la visa W no puede exceder seis años.
“Más allá de la noción de devolver el debido proceso de ley a la frontera, el aspecto más importante de este proyecto de ley es que no recompensa a aquellos que han violado nuestras leyes migratorias y no constituye una amnistía”, dijo Kyl.
Pero para algunos expertos, la propuesta es tan poco realista que lo único que generará es un flujo clandestino de trabajadores y mantendrá a otros millones en las sombras y no gozará del apoyo de la comunidad inmigrante ni del sector empresarial.
El proyecto fue sometido pese a la incertidumbre de que alguna modificación migratoria pueda concretarse en lo que resta de este año pero cuando menos es probable que se produzca un debate hacia fines del año en curso.
El Comité de Asuntos Judiciales del Senado programó una audiencia para el 26 de julio donde se anticipa la apertura oficial del debate migratorio, pero, claro está, este panel estará enfrascado en el proceso de audiencias y confirmación del próximo juez ante la Corte Suprema.
La medida Cornyn-Kyl enfatiza además el aspecto policial del tema migratorio agregando 10 mil patrulleros fronterizos a los 11 mil ya existentes; 1,250 nuevos agentes de aduanas y de protección fronteriza; y 5 mil millones de dólares por cinco años para adquirir la más alta tecnología e infraestructura para impedir el cruce de indocumentados.
Añade además 10 mil agentes para investigar a los patrones que contraten indocumentados.
Pero es el plan de trabajadores temporales el que más cuestionamientos genera por la propuesta de que los indocumentados retornen voluntariamente a sus países de origen para reingresar por vías legales, si es que califican.
Cornyn, quien preside el subcomité de Inmigración del Senado, dijo que la medida es realista porque se basa en el concepto de circularidad de la migración. “Este es un programa de trabajo y retorno, no de trabajo y estadía”, indicó Cornyn.
Pero la realidad es que se calcula que entre 10 y 15 millones de indocumentados ya viven en EUA, están enraizados, muchos tienen hijos que son ciudadanos estado-unidenses, tienen empleos, residencias. Por eso se les cuestionó a los senadores si es realista pensar que se van a inscribir voluntariamente en el programa de Salida Obligatoria que contempla el proyecto.
Cornyn dijo que sí es realista porque habrá “incentivos” para que esos indocumentados retornen.
La medida se aproxima a las ideas circuladas por el presidente George W. Bush pero es totalmente opuesto al proyecto bipartista con el que competiría de los senadores John McCain y Edward Kennedy, republicano de Arizona y demócrata de Massachusetts, respectivamente.
El proyecto McCain-Kennedy propone que los indocumentados que cumplen con determinados requisitos salgan de las sombras, paguen una multa de 2 mil dólares, obtengan un visado de seis años, aprendan inglés y civismo “y se pongan en fila para ajustar su situación migratoria”, pero todo esto sin salir del país.
Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /