EL TRATADO DE 1970 SOBRE EL RÍO GRANDE ENTRE MÉXICO Y EE.UU. PUEDE IMPEDIR QUE TRUMP PUEDA CONSTRUIR EL MURO 
MÉXICO TIENE EL DERECHO DE LLEVAR EL CASO A UNA CORTE INTERNACIONAL Y EL PROCESO PODRÍA TOMAR AÑOS
13076A.jpg

Un tratado firmado entre ambos países en 1970 establece que tanto EE.UU. como México, deben estar de acuerdo si uno de los dos quiere construir cualquier estructura que pudiera afectar el cauce de los ríos o su llanura de inundación.

Se trata de un acuerdo firmado por ambos países “para mantener al Río Bravo (Río Grande) y al río Colorado como fronteras internacionales”.

Un país no puede hacer nada sin la aprobación del otro según los alcances del acuerdo.

En los 3.142 kilómetros de frontera que separan a ambos países ya existen 1.050 kilómetros de muros y vallas. El resto, hasta ahora, han sido límites naturales como el Río Grande.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos ha insistido, -y fue una promesa clave durante su campaña- en la construcción de una pared en todo el borde y que México pagaría por esta (aunque el gobierno mexicano niega que financiará la barrera).

En enero, Trump firmó una orden ejecutiva para la “mejora de la seguridad fronteriza” que contempla la construcción y financiación del muro. 

El Río Grande nace en el estado de Colorado, baja al sureste y marca el límite sur de los estados de Nuevo México y Texas, en EE.UU., y el límite norte de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, en México, hasta desembocar en el Golfo.

La comisión o autoridad binacional encargada de que se respete el tratado de 1970 que designa al Río Grande como frontera internacional se llama Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) en México; y en EE.UU., International Boundary and Water Comission (IBWC).

El artículo 4 del acuerdo, dice que “cada país debe prohibir la construcción de estructuras en su territorio, que, en juicio de la Comisión, puedan causar desvío u obstrucción del flujo normal del río o de su flujo de inundación”.

El documento agrega que si la Comisión determina “que alguna de las estructuras construidas por uno de los dos países causa esos efectos adversos en el territorio del otro país, el que construyó la estructura la debe remover o modificar y, por acuerdo de la Comisión, compensar por los daños” al otro país.

El objetivo del tratado es no construir nada que haga que el cauce o la frontera cambien. Ambos países tienen la responsabilidad conjunta de mantener la frontera donde está. Un muro o unas vallas actúan como represas en caso de inundación y restringirían el libre movimiento del agua, lo que tendría el potencial de causar que se mueva la frontera. De acuerdo al tratado de 1970, se supone que esto no debe pasar.

Las barreras existentes ya han causado graves inundaciones en el pasado.

El Río Grande cambia constantemente, lo que dificulta la construcción de cualquier estructura a lo largo de su cauce. Se mueve, erosiona y reconfigura el cauce, incluso bajo flujo normal. Eso es lo que hace que sea tan complicado poner cualquier estructura en esta área y también dependería del material de la barrera, especialmente si es de concreto. Una barrera sólida siempre va a causar más obstrucción que una cerca o que las barreras vehiculares.

Aunque estos tipos de barreras también retienen escombros y pueden actuar como represas de agua bajo ciertas circunstancias, no son tan obstructivas como una pared sólida.

Si EE.UU. construyera un muro cerca al Río Grande sin la aprobación de su vecino, México tiene el derecho de llevar el caso a una corte internacional y el proceso podría tomar años. 

 

Edición de esta semana
CLÍNICAS MÓVILES LLEVAN ATENCIÓN DE SALUD A TODOS LOS RINCONES DE ARKANSAS
Por Michel Leidermann
Una clínica de salud móvil de la Comisión de Salud de las Minorías de Arkansas (AMHC) comenzará a brindar servicios en algunos condados del Estado a partir de esta primavera y espera poder hacerlo en el futuro en todos los 75 condados, en un esfuerzo por ampliar el acceso a la atención médica en las comunidades marginadas y vulnerables, como ser los inmigrantes o las personas en situación de pobreza o falta de vivienda.   / ver más /
El nuevo jefe del departamento de policía de Little Rock (LRPD), Keith Humphrey, habló con el Arkansas Times y EL LATINO para comentar sobre sus primeras semanas en el cargo y sus planes para el futuro del departamento. Humphrey se hizo cargo como jefe el 15 de abril.   / ver más /
El pasado jueves 2  de mayo en el  Southwest Community Center de Little Rock, la profesora de UA-Little Rock, Edna Delgado  Solorzano organización Mamás Unidas de Little Rock, celebró su junta mensual informativa sobre cómo facilitar los estudios universitarios para sus hijos... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Las críticas a la estrategia inmigratoria del gobierno de Trump son bien merecidas; su posición sobre la frontera ha sido no solo una catástrofe humanitaria y moral, sino que también ha empeorado la situación.   / ver más /