Empleadores deberán verificar el estatus migratorio de sus trabajadores
El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no está esperando por el Congreso para pedirle a los empleadores que verifiquen que solamente están contratando a inmigrantes legales.
DHS está preparando nuevas regulaciones que obligarían a las empresas a tomar rápidas medidas cuando se enteren que un trabajador pudiera estar usando documentos falsos.
El Congreso está paralizado en una reforma de la inmigración, particularmente en relación con la regulación que requeriría que los empleadores verifiquen la información de Seguridad Social de sus trabajadores.
El DHS está procediendo con regulaciones --que se esperan para fin de este año-- que requerirían que los empleadores verifiquen rápidamente el estatus migratorio de los empleados si la Administración de la Seguridad Social (ASS) les comunica que no coincide el nombre del empleado con su número de Seguridad Social.
El mes pasado, la Comisión federal de Igual Oportunidad de Empleo (EEOC), que supervisa los casos de discriminación en los lugares de trabajo, le escribió al DHS, advirtiendo que la propuesta regulación “pudiera crear circunstancias en la que los empleadores tengan incentivos para tomar medidas que violen... provisiones no discriminatorias’’.
Actualmente, cuando la ASS recibe una declaración W-2 de ingresos de un trabajador de parte de un empleador, en el que el nombre y el número de SS de un empleado no coinciden, se manda una carta de notificación al empleador.
En el año fiscal 2005, se mandaron unas 128,000 de esas cartas, aproximadamente la misma cifra que el año anterior. La carta explica lo que empleadores y empleados tienen que hacer, para rectificar la discrepancia pero no hace responsables a los empleadores por los trabajadores que sean inmigrantes ilegales.
La nueva regla del DHS requeriría que el empleador verifique dentro de los 14 días siguientes, para ver si la falta de coincidencia es un simple error y le da 60 días al empleado para comprobar su estatus.
Actualmente, no hay límite de tiempo para resolver una discrepancia de ese tipo. La EEOC quiere que cualquier nueva regulación dé a los trabajadores 90 días en vez de 60 para resolver los problemas de papeleo.
Los empleadores que no puedan resolver las discrepancias internamente o verificando con agencia federales, tendrían que despedir a los trabajadores o afrontar una demanda judicila federal o multas por contratar a inmigrantes ilegales.
Las asociaciones de negocios se quejan de que esto los deja vulnerables si no cumplen y sujetos a costosas demandan si lo hacen. ‘’Legalmente hablando, un empleador tiene que ser muy cauteloso’’, dijo Scott Vinson, vicepresidente del Consejo Nacional de Cadenas de Restaurantes. “Si uno despide a un empleado sin otras pruebas, usted pudiera ser objeto de demandas por violaciones de derechos civiles’’.
Dean Boyd, del Bureau of Immigration and Customs Enforcement, parte del DHS, no está de acuerdo. ‘’No creo que ninguna compañía quiera tener un grupo de trabajadores con números de seguridad social fraudulentos” dijo Boyd
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /