La ficción del muro fronterizo
1330A.jpg
Todo parece indicar que el Partido Republicano, obligado a escoger entre el voto latino o de la derecha conservadora en las elecciones legislativas del 7 de noviembre, ha preferido estos últimos.
Los republicanos en el Congreso decidieron ignorar la propuesta de Bush por una reforma inmigratoria integral, que incluiría los controles fronterizos y la regularización de los trabajadores indocumentados. El líder republicano del Senado favoreció someter a votación un proyecto de ley previamente aprobado por la Cámara de Representantes, y que propone erigir un muro de 700 millas en la frontera con México.
Los republicanos están apoyando este proyecto de ley en momentos en que las encuestas muestran que su partido podría perder una o ambas cámaras en las elecciones de noviembre. Pareciera que los republicanos están desesperados por demostrar que están haciendo algo para frenar la ola de inmigración ilegal.
El muro podría ser un inmenso desperdicio de dinero que llegaría a costar hasta $7,000 millones.
Bush dijo que si la iniciativa del muro es aprobada, firmará la ley como “un paso provisional’’.
Los funcionarios de la Casa Blanca afirman que el Presidente no está renunciando a su iniciativa inmigratoria completa, sino que está siguiendo una nueva estrategia para que los líderes republicanos en el Congreso puedan decir que han hecho algo para detener la inmigración ilegal, lo que entonces los llevaría a aprobar una legislación para regularizar el estatus de los inmigrantes indocumentados, pasadas las elecciones de noviembre.
Quienes exigen hacer algo de inmediato para detener el flujo migratorio tienen razón en decir que ya hay unos 12 millones de indocumentados en el país, y que la situación ha llegado a un punto crítico.
Sin embargo, el muro fronterizo no haría más que empeorar las cosas. El muro sólo haría que quienes ya viven en Estados Unidos sin documentos, no regresen a sus países de origen por miedo a no ser capaces de volver a los EUA. Lo que es más, los va a apurar para traer a sus familiares lo más rápido posible, antes que el cruce de la frontera se haga más difícil.
Los muros han probado no servir para mucho: desde principios de los 90, cuando el gobierno construyó una valla de 14 millas en la frontera sur de California, la inmigración ilegal se ha disparado. Los migrantes simplemente se fueron más al Este para cruzar la frontera.
El muro que se está planeando ahora sólo cubriría 700 millas de las 2,100 millas de la frontera con México, de manera que sólo hará que los inmigrantes crucen la frontera por otros lados más peligrosos.
Y aun si se construyera un muro de 2,100 millas, los indocumentados entrarían al país por túneles, botes, paracaídas, o a través de las 7,000 millas de la frontera con Canadá. O tal como sucede ahora, lo sigan haciendo entrando con visas de turista o trabajo temporal, y luego quedándose tras su vencimiento.
La mejor manera de detener el flujo ilegal será reduciendo la diferencia de ingresos entre América Latina y los Estados Unidos.
Lo único bueno que traería la construcción del muro, sería la creación de miles de trabajos para edificarlo, y lo más probable es que esos trabajos terminen siendo realizados por latinos. Sólo un mejor nivel de vida en América Latina evitará más migrantes.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /