DOS NARCOCANÍBALES DE 16 Y 17 AÑOS FUERON OBLIGADOS A COMER LA CARNE DE UNA DE SUS VÍCTIMAS
LA FISCALÍA DE TABASCO ASEGURA QUE DOS ADOLESCENTES FUERON OBLIGADOS A COMER CARNE HUMANA EN UN RITO DE INICIACIÓN DEL CÁRTEL JALISCO NUEVA GENERACIÓN
13302A.jpg

El terror del narcotráfico sigue extendiéndose por México sembrando sus sombrías costumbres y ceremonias macabras. La Fiscalía de Tabasco, ha alertado de la aparición de la antropofagia, o canibalismo, entre las prácticas de los criminales locales. 

Dos adolescentes de 16 y 17 años, que comenzaban su carrera criminal, reconocieron que fueron obligados a comer la carne de una de sus víctimas como parte de un rito de iniciación del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que lucha por convertirse en la organización criminal dominante en México.

La tarde del 22 de mayo un grupo de delincuentes llegó a Autos Aladino, un mercado de automóviles en Villahermosa, la capital de Tabasco. Los criminales irrumpieron en el comercio disparando desde varias motocicletas. Las cámaras de seguridad del negocio revelaron después cómo los delincuentes decapitaron viva a una de las cinco víctimas del ataque. A dos más los mataron primero y después les cortaron la cabeza y otros dos fueron degollados. Para coronar la sádica escena, los criminales dejaron en el sitio una manta con un mensaje firmado por el CJNG.

Este caso estremeció a Tabasco. En enero de 2016, se registraron 11 homicidios en la entidad. Un año después, la cifra fue de 28. En mayo de este año la cifra alcanzó los 37 asesinatos. Algunos especialistas creen que la ola de violencia ha sido desatada por una disputa de varios grupos de la delincuencia organizada por el control de la región.

Una pista llegó el 26 de mayo. Un cuerpo descuartizado fue hallado sobre una carretera estatal en El Cedro, en el municipio de Nacajuca −a 11 kilómetros de la capital del estado− a pocos metros de una escuela militarizada. Junto a los miembros encontrados había otro mensaje. “Esto me pasó por rata y pedir cuota… Todos los Zetas, CDG [Cartel del Golfo], extorsionadores y quienes ayuden así van a terminar. Ya empezó la limpia”. Así anunciaba el CJNG el inicio de una guerra de exterminio de sus rivales.

Las extremidades desperdigadas sobre el asfalto tenían poca sangre. Esto llevó a los peritos a determinar que los miembros habían sido congelados en una de las casas de seguridad de la banda. 

Una fuente de la Fiscalía confirmó que los jóvenes criminales estaban drogados con “piedra (crack) y ácidos” cuando degustaron la carne humana. Las autoridades también dijeron que los menores no mostraron arrepentimiento alguno tras el hecho. 

A pesar de lo escandaloso, el caso no es nuevo en México. Grupos del narcotráfico como La Familia Michoacana y Los Zetas han recurrido al canibalismo como bautismo de fuego. Un ex policía de Tamaulipas cuenta que hace algunos años un sicario originario de Guatemala, parte del sanguinario ejército de Los Zetas, reconoció haberse fumado a algunas de sus víctimas. El asesino reconoció cocinar en diésel el cuerpo de las personas que asesinaba. Las cenizas restantes eran mezcladas con marihuana en un cigarro que era fumado por el sicario. 

Años después, la práctica derivó hasta comer carne humana. La antropofagia ya es costumbre en el largo catálogo de los horrores del narco mexicano. 

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /