EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA
1331A.jpg
La frase descubrimiento de América se usa generalizadamente para referirse a la primera llegada de europeos a América con consecuencias históricas: la de Cristóbal Colón en 1492 a una isla del mar Caribe aunque se cree que antiguas civilizaciones vikingas pudieron haber llegado antes.
Sin embargo, cada vez más personas en América cuestionan el uso del término “descubrimiento” sosteniendo que implica un desprecio histórico de la previa llegada y asentamiento de millones de seres humanos, mucho antes de la llegada de los europeos, así como una desvalorización de las altas civilizaciones que se habían desarrollado en el continente antes de la llegada de Colón. Debido a ello sostienen que resulta más adecuado utilizar el término “conquista de América”, o eventualmente “invasión de América”, para referirse a la llegada de los europeos y el posterior sometimiento y exterminio de las culturas y etnias originarias.
El desarrollo de las naves marítimas, permitió a los europeos aventurarse más allá de las costas de su continente y descubrir nuevas tierras y océanos.
Ya desde los tiempos de Alfonso X (1221-1284) la Armada castellana era la más poderosa de Europa, desarrollada técnicamente para estar en disposición de defender las costas de nuevas invasiones árabes.
El impulso expansionista existía en los reinos de la península Ibérica desde que comenzó la Reconquista en contra de los moros, ocho siglos antes. En Castilla existía la institución del Mayorazgo que concentraba la herencia familiar en el primogénito, como medio para conservar el poderío de las familias.
Los hijos sin herencia, los segundones, podían elegir entre la Iglesia y la Milicia, en la que podían ganar, con las armas, honores y tierras a los moros. Al terminar la Reconquista, se acaban las tierras para conquistar y los segundones castellanos se vieron obligados a buscar fuera de la península ocupación y riqueza, pasando a ser descubridores y conquistadores.
La conquista y colonización española de las Américas comenzó con la llegada a este continente de Cristóbal Colón en 1492. Había estado buscando una nueva ruta hacia las Indias Occidentales y estaba convencido de que las había encontrado. Colón fue hecho gobernador de los nuevos territorios e hizo varios viajes a través del Atlántico.
El descubrimiento de Colón causó problemas entre España y Portugal, a cada una de las cuales se les había dado el permiso papal de colonizar la región. El Tratado de Tordesillas, firmado en 1494, fue intento para resolver este conflicto. Dividió el desconocido Nuevo Mundo en dos esferas de influencia; no obstante, una vez que fue completamente trazado, casi todo el Nuevo Mundo cayó dentro de la esfera española.
Los primeros establecimientos de los españoles estuvieron en las islas del Caribe. En su cuarto y último viaje en 1502, Colón se encontró con una gran canoa en la costa de lo que es ahora Honduras, repleta de productos de intercambio. Abordó la canoa y robó la carga, el cual incluía semillas de cacao, hachas de cobre y pedernal, campanas de cobre, cerámica y coloridas prendas de vestir de algodón. Tomó a un prisionero y lo que quería de la carga y dejó continuar a la canoa su rumbo. Este fue el primer contacto de los españoles con las civilizaciones de Centroamérica.
Las enfermedades europeas (viruela, influenza, sarampión y tifus) a las cuales las poblaciones nativas no tenían resistencia, y los crueles sistemas de trabajo forzado (tales como las infames haciendas y la mitad de la industria minera), diezmaron a la población americana. Estas enfermedades precedieron normalmente a los españoles, y la pérdida de población resultante (entre 30 y 90 por ciento en algunos casos) debilitó severamente la habilidad de las civilizaciones nativas de responder.
Tras conquistar una zona, los colonos normalmente esclavizaban a la población nativa, usándolos para trabajos forzados. Sin embargo, las enfermedades continuaron exterminándolos en grandes cifras, y así los esclavos africanos, que habían desarrollado inmunidades a estos males, fueron traídos rápidamente para reemplazar a los nativos.
Los hispanos estaban comprometidos a convertir a sus esclavos americanos al cristianismo, a menudo por la fuerza, y fueron rápidos al purgar cualquier práctica cultural nativa que dificultase este fin. Sin embargo, la mayoría de los primeros intentos en esto fueron sólo parcialmente exitosas, mientras que los grupos americanos simplemente mezclaron el catolicismo con sus tradiciones locales. Por otro lado, los españoles no imponían su idioma al grado que lo hacían con su religión, y la evangelización de la Iglesia Católica en quechua, náhuatl y guaraní en realidad contribuyó a la expansión de estas lenguas americanas, dotándolas con sistemas de escritura. Muchos trabajos artísticos nativos eran considerados ídolos paganos y destruidos por los exploradores españoles. Esto incluía las muchas esculturas de oro y plata encontradas en las Américas, las cuales fueron fundidas antes de transportarlas a Europa.
Los viajes de Colón
Primer viaje: partió del puerto de Palos de la Frontera, en la ría del Tinto, en Huelva el día 3 de agosto de 1492 con las carabelas “Pinta” y “Niña” y con la nao “La Gallega” rebautizada como “Santa María”, con una tripulación formada en su gran mayoría por marineros onubenses. Hasta el 6 de septiembre estuvo en las Islas Canarias, arreglando el timón de la Pinta.
El 12 de octubre, cuando la tripulación ya estaba inquieta por la larga travesía sin llegar a ninguna parte, el grumete Rodrigo de Triana dio el grito de ¡tierra a la vista!. Llegaron a una isla llamada por los nativos Guanahaní, a la que bautizó San Salvador, en el archipiélago de las Bahamas. También desembarcó en la isla de Cuba y en la costa norte de La Española (formada actualmente por Haití y la República Dominicana). Regresó al puerto de Palos el 15 de marzo de 1493.
Segundo viaje (25 de septiembre de 1493 - 11 de junio de 1496): se realizó para explorar y colonizar los territorios descubiertos. En este viaje desembarca en la isla de Puerto Rico el 19 de noviembre. Al parecer, hizo un viaje secreto a la isla de Margarita para comprobar la existencia de los placeres de las perlas que allí abundaban, lo cual probablemente determinó el itinerario del tercer viaje.
Tercer viaje (30 de mayo de 1498 - 25 de noviembre de 1500): llegó al continente americano, explorando una parte del litoral oriental de Venezuela. Descubrió la desembocadura del Orinoco sin remontar ninguno de los brazos del Delta. Escuchó el estruendo del oleaje formado por las mareas, que se denomina macareo y bautizó la zona como Mar Dulce por las aguas fluviales superpuestas a las marinas, lo que le hizo suponer que el caudal del río sería el más grande de los ríos conocidos. Se detuvo brevemente, para repostar, en Macuro, población indígena ubicada en la costa meridional de la Península de Paria, zona que Colón bautizó como la Tierra de Gracia, y siguió casi inmediatamente (se llegó a decir que Colón ni siquiera desembarcó) hacia Margarita.
Cuarto viaje (11 de mayo de 1502 - 7 de noviembre de 1504): exploró las actuales Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.
Edición de esta semana
ESPECIALISTA HONDUREÑO EN ARKANSAS LIDERA INVESTIGACIÓN AGRÍCOLA
Por Michel Leidermann
EL LATINO continúa con su función de destacar a profesionales latinos en Arkansas para motivar a los jóvenes a estudiar y titularse como profesionales en distintas carreras universitarias, y avanzar más allá de la idea de muchos inmigrantes latinos que graduarse de la secundaria es el final de su educación.   / ver más /
El Día de los Caídos en Guerra o Memorial Day, es una fecha conmemorativa federal que tiene lugar el último lunes de mayo de cada año, con el objeto de recordar a los soldados estadounidenses que murieron en combate.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Quiero reconocer y aplaudir especialmente a los educadores en ocasión de celebrarse la Semana de Agradecimiento a los Maestros (del 7 al 11 de mayo). Hay innumerables situaciones en las que los gobiernos estatales trampean a los maestros con recursos insuficientes y como cabeza de turcos por las fallas educativas que los EE.UU. están sufriendo hace muchos años, demasiados, degradando y desgastando a los maestros que dedican sus vidas a educar a la próxima generación.   / ver más /