CORRUPCIÓN EN EL PROGRAMA 3×1 DE AYUDA A MIGRANTES EN MEXICO
HAN REALIZADO MILES DE OBRAS DE INFRAESTRUCTURA BÁSICA ACORDES A LAS NECESIDADES DE LOS PUEBLOS Y LAS HABILIDADES DE LOS INTERESADOS
13341A.jpg

Los clubes de oriundos en Estados Unidos y sus familias que desde hace 15 años envían dinero para levantar a sus pueblos de la pobreza que los obligó a emigrar, están inquietos por el futuro de su programa estrella: el 3×1.

El principal problema –coinciden los impulsores- es el mismo de siempre en México: la corrupción.

Y a esta práctica delictiva metida hasta la médula de la función pública mexicana se suma la apatía de presidentes municipales, así como el desconocimiento de los orígenes del 3×1 entre las nuevas generaciones tanto de políticos como de migrantes.

El 3×1 nació de una idea de la diáspora organizada en clubes dispuesta a mejorar sus comunidades de origen, su entorno social y económico, a cambio de que los gobiernos federal y estatal o municipal, pusieran otro.

Así se acordó que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), recibiría el presupuesto federal y lo otorgara a las obras o planes beneficiados que previamente se presentaran en alguno de los consulados mexicanos. Los proyectos deben ser aprobados por el Comité de Validación y Atención a Migrantes conformado por un delegado de Sedesol, del estado, municipio y de la comunidad migrante.

Bajo ese esquema se han realizado miles de obras de infraestructura básica, agua potable, drenaje, pavimentación de calles, escuelas, hospitales y un sin fin de micronegocios acordes a las necesidades de los pueblos y las habilidades de los interesados.

Tan solo en el 2015, la Auditoría Superior de la Federación detectó irregularidades del 3×1 por alrededor de medio millón de dólares en proyectos que no se realizaron o presentaron costos elevados; por falta de comprobación de gastos o uso de dinero sin la autorización requerida y hasta pagos a terceros ajenos a los proyectos.

En un análisis que hizo público en 2016 la consultora Ahumada Lobo y Asociados, documentó que algunos encargados del programa llegan a pedir sobornos de hasta el 30% de la obra para dar el visto bueno a proyectos de clubes por Otros inconvenientes para algunos clubes ha sido el cambio de prioridades que la actual administración federal dio al 3×1: se privilegian proyectos en municipios marginados y a proyectos productivos o pequeños negocios que en su mayoría fracasa por falta de experiencia de los migrantes en el mundo empresarial

En meses pasados el Senado de la República emitió un punto de acuerdo para solicitar al presidente Enrique Peña que no baje los recursos al programa que pasó de alrededor de US$35 millones en 2016 a sólo US$26 millones en 2017, pero ignoró un pequeño detalle: antes de incrementar los recursos se necesita más rigor para transparentarlo.

A pesar de todo, los migrantes aún tienen fe en que el programa puede seguir aportando beneficios. 

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /