Película “Quinceañera” recibe elogios de críticos
1336A.jpg
La transición de las jóvenes adolescentes a la madurez en México es celebrada con la celebración de la quinceanera, o el décimo quinto cumpleaños.
Ése es el tema de la película del mismo título de Richard Glatzer y Wash Westmoreland, que también escribieron el guion de la película.
Pero simplemente filmar la celebración sería demasiado simple y aburrido. En su lugar, Glatzer y Westmoreland nos presentan una película que entreteje los hilos de la religión, de la cultura, de la sexualidad y de un sentido de lugar tan bien elaborado, que todos entienden porqué ganó alabanzas de los espectadores y porque dos premios del Jurado y de la Audiencia en el festival cinematográfico Sundance a principios de este año. “Quinceañera” ocurre en barrio del parque Echo de Los Ángeles y cuenta la historia de Magdalena (Emily Ríos) y de su familia, mientras ella se prepara para su propia Quinceañera. Con sonrisas y celebraciones, Magdalena y sus amigos pasan días en una existencia dichosa, pensando solamente en la etapa siguiente de la adolescencia, fantaseando sobre las nuevas oportunidades que tendrán hasta un día, misteriosamente, Magdalena descubre que está embarazada y su mundo se vuelve al revés.
Sus padres la echan de la casa, incluso después de que ella sigue afirmando ser virgen, y es mandada a vivir con tío-abuelo Tomás (Chalo Gonzalez) y su primo homosexual Carlos (Jesse García).
En casa de Tomás es donde las heridas comienzan a curar.
Predeciblemente, el muchacho responsable del embarazo de Magdalena, se arranca para irse a vivir con parientes, seguir sus estudios y hacerse doctor.
Pero Carlos, que ha comenzado a entender la importancia de hacerse responsable en la vida, después de una “travesura”, interviene.
Él es gay, pero la única importancia verdadera que tiene en esta película, es que él ha desarrollado una relación sexual con los dos hombres que son los arrendadores de su tío Tomás. Compartir a socios no funciona en un trio. Uno se vuelve celoso, el otro defensivo, y dan al hombre del medio (Carlos en este caso) con un aviso del desahucio.
La película desarrolla todas estas ediciones rápidamente, y el espectador no puede dejar de sentirse insatisfecho, no porque el final es malo, sino porque se desea pasar más tiempo con los personajes.
Mientras trata con complejos asuntos sociales, religiosos y morales, esta película evita predicar. Su intento no es dar una lección en moralidad, o de inmoralidad en este caso. “Quinceañera” es una lección de compasión. Y es una película digna que devuelve la confianza en creer en la familia y como lo hace Magdalena, que siempre se puede regresar a casa.
Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /