ESTADOS UNIDOS NECESITA MÁS INMIGRANTES
LOS INMIGRANTES DE ESCASO NIVEL EDUCATIVO DEJAN EL CAMINO LIBRE A LOS NATIVOS PARA QUE SE ESPECIALICEN EN MEJORES TRABAJOS QUE REQUIEREN UNA CAPACITACIÓN
13368A.jpg

Tomando en cuenta la enorme demanda de trabajadores de escaso nivel educativo, en la actualidad 8 de los 15 empleos con el crecimiento más rápido entre 2014 y 2024 en EE.UU., —asistentes para cuidar a enfermos en el hogar, cocineros, conserjes en edificios comerciales y otros trabajos similares— no requieren de una educación superior.

Sin inmigrantes, van a faltar trabajadores para cubrir estas funciones. Los millones de inmigrantes que llegaron durante los 25 años anteriores a la Gran Recesión —lavaplatos en los restaurantes, mujeres que vacían los botes de la basura en los edificios de oficinas— mejoraron de modo importante las vidas de los estadounidenses.

Los argumentos en contra de la inmigración parten de la premisa de que los inmigrantes quitan trabajos y reducen los salarios de los estadounidenses que compiten con ellos por los mismos empleos. Es una versión mecánica de la ley de la oferta y la demanda: mientras más trabajadores crucen la frontera, inevitablemente se reducirá el costo del trabajo.

El presidente Donald Trump usa este argumento para justificar su propuesta de deportar a 11 millones de inmigrantes  sin papeles. Lo utiliza para justificar su plan de recortar a la mitad la inmigración legal que entra al país y crear un sistema de puntos que garantice que solo puedan entrar los inmigrantes de alto nivel educativo.

Pero ese es un argumento equivocado. No toma en cuenta muchos factores: los inmigrantes poco calificados también son consumidores de bienes y servicios, y su mano de obra barata aumenta la producción económica y reduce los costos. 

Lo más importante a la luz del debate político del momento, es que, contrario a la creencia popular, los inmigrantes de bajo nivel educativo no le quitan trabajo a los estadounidenses con menos educación. En realidad, la inmigración genera nuevos empleos —con mejores salarios— para los nacidos en Estados Unidos. Notablemente, impulsa a muchos estadounidenses a mejorar capacitación y sus ingresos. 

Hasta los estadounidenses que no completaron los estudios secundarios tienen una ventaja importante sobre los inmigrantes con pocas calificaciones que cruzan la frontera: el inglés.

Sin el inglés, los recién llegados pueden sustituir a sus pares estadounidenses en los trabajos manuales. Pero no pueden trabajar en empleos que requieren comunicación con los consumidores y los proveedores. Estos siguen reservados para los que dominan el idioma. 

Y en la medida en que las empresas invirtieron para aprovechar la nueva fuente de mano de obra barata, también generaron nuevas oportunidades de empleo para los nacidos en Estados Unidos. Por ejemplo, muchos meseros y recepcionistas que atienden a los clientes en los restaurantes deben sus trabajos a los inmigrantes con sueldos bajos que lavan los platos y seccionan las cebollas en la cocina.

Hay dinámicas similares en otras industrias. La cosecha de fresas en California debe su existencia a los inmigrantes recolectores y sus bajos sueldos. De alguna manera, estos inmigrantes están manteniendo a los estadounidenses que tienen mejores salarios trabajando en la cadena de la industria de fresas que va del campo al mercado. 

Un estudio reveló que, desde la cosecha de algodón, pasando por la del betabel hasta la de tomates, los productores agrícolas prefirieron introducir maquinaria en vez de pagar salarios más altos.

Los estudios recientes sobre el impacto de la inmigración hacen notar que no solo las empresas reaccionan ante la llegada de mano de obra barata del exterior. También los trabajadores nacidos en Estados Unidos se mueven a puestos que requieren más comunicación, donde están protegidos de la nueva competencia. Muchos de ellos invierten en capacitarse, para quedar delante de los recién llegados.

Los inmigrantes que están relativamente concentrados en trabajos menos interactivos y más manuales dejan el camino libre a los nativos para que se especialicen en mejores trabajos que requieren una capacitación.

No es descabellado que los trabajadores estadounidenses que sienten que sus sueldos no mejoran, y que sus oportunidades de trabajo están estancadas, teman que la inmigración sea otra amenaza para su forma de vida. Sin embargo, a pesar de toda la alarma, este tipo de inmigración ha sido prácticamente benigna.

La entrada de mano de obra ha servido para que Estados Unidos evite los problemas que tienen otros países que se han estancado como resultado de una demografía desfavorable en particular los efectos de una fuerza laboral envejecida y el consumo reducido de los pobladores más viejos.

Si se debe temer a algo, no es a una multitud de trabajadores poco educados listos para saltar la frontera. El principal problema migratorio de Estados Unidos, con vistas al futuro, es que haya escasos inmigrantes poco calificados que quieran cruzarla. 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /