Congreso aprueba construcción de muro fronterizo
1341A.jpg
WASHINGTON - En una de sus últimas tareas antes de irse para hacer campaña, el Senado aprobó el viernes 29 de septiembre por la noche, una propuesta para levantar un cerco de 1,126 kilómetros de largo en la frontera con México.
Los republicanos llegarán a la próxima elección con el mensaje de que han tomado grandes medidas para combatir la inmigración ilegal, incluyendo la aprobación del muro a lo largo de una tercera parte de la frontera y un pago adelantado de 1,200 millones de dólares para ello.
Nadie sabe cuánto costará finalmente la construcción de la valla fronteriza.
Un cerco de 23 km de largo que se está construyendo en San Diego ya tiene un costo de 126.5 millones.
La iniciativa de ley del cerco fue aprobada por la Cámara de Representantes hace dos semanas. El Senado la aprobó el viernes por 80 votos contra 19 y la envió al presidente George W. Bush.
Aparte de los fondos para comenzar la construcción del muro, una iniciativa de ley de Seguridad Interna, que se discutía el viernes en el Congreso, incluye 380 millones para contratar a otros 1,500 agentes para la Patrulla Fronteriza y dinero para construir centros de detención con el fin de retener a 6,700 ilegales más hasta que puedan ser deportados.
La propuesta del cerco se convirtió en el enfoque principal de los congresistas republicanos luego que dejaron de lado el pedido del presidente de regularizar el estatus migratorio de millones de indocumentados.
Aparte de los fondos señalados en la propuesta de gastos de Seguridad Interna, el líder de la bancada republicana de la cámara baja, el republicano John Boehner, citó la orden de Bush de enviar agentes de la Guardia Nacional a la frontera y el aumento de arrestos de inmigrantes ilegales en centros laborales.
“La percepción que ha sido mostrada equivocadamente es que el gobierno estadounidense, nuestro Congreso, no está respondiendo al pueblo de Estados Unidos con el gran problema de la inmigración ilegal”, dijo el líder de la mayoría republicana en el Senado, Bill Frist. “Nosotros estamos activos”.
Los legisladores republicanos no lograron la aprobación de medidas para deportar a pandilleros inmigrantes y dar más autoridad a policías locales para que hicieran cumplir las leyes de inmigración.
La jefa de la bancada demócrata en la cámara baja Nancy Pelosi, de California, dijo que los progresos en la seguridad fronteriza que presumen los republicanos no están a la altura de las más amplias reformas que su partido apoyó.
Luego de un debate que se prolongó más de tres meses, el Senado aprobó en mayo pasado,  un radical proyecto de inmigración que combinaba medidas más duras en la aplicación de la ley en la frontera con nuevos programas de trabajadores temporales y un plan para dar a millones de indocumentados ya asentados en Estados Unidos la posibilidad de lograr la legalidad.
A pesar del resonante apoyo de Bush a la iniciativa, la Cámara Baja la esquivó y prefirió apegarse al proyecto que había aprobado 5 meses atrás para tratar como delincuentes a los inmigrantes ilegales y a las personas que les ofrecieran ayuda.
Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /