Para Zidane, el cabezazo en la final fue un golazo publicitario
1346A.jpg
PARÍS — El cabezazo de Zinedine Zidane al italiano Marco Materazzi durante la final de la Copa del Mundo 2006, cerró la carrera del astro futbolístico con una nota poco gloriosa. Sin embargo, la cobertura mundial que recibió el gesto, no ha hecho más que potenciar el atractivo del francés como anzuelo publicitario.
Considerado como uno de los más grandes jugadores de fútbol, el recién retirado Zidane, que ganó US$11.5 millones el año pasado en contratos de publicidad, siempre ha sido popular entre las empresas anunciantes.
Pero, en los dos meses desde que arremetió con su calva contra el pecho del defensor italiano —y, por consiguiente, fue expulsado—, el atractivo del centrocampista galo se ha disparado.
Pese a que Francia al final perdió el partido, una encuesta reportó que “Zizou”, como se le apoda popularmente, era la personalidad favorita de los franceses. La secuencia del golpe ha sido reciclada en éxito musical y ha sido impresa en camisetas. Patrocinadores como la compañía alemana de ropa deportiva Adidas AG y la empresa láctea francesa Danone SA, se han mantenido a su lado.
La transformación de lo que pudo haber sido una marca siniestra en una oportunidad dorada de marketing se debe, en parte, a la inmensa reserva moral que se ganó Zidane a lo largo de los años como uno de los más elegantes y talentosos jugadores del mundo.
De todas maneras, lo que aceleró el encanto publicitario del francés fue que el incidente —descargado millones de veces de sitios Internet y objeto de conversaciones en todo el mundo— aumentó dramáticamente la mercantilización de una persona que ya era inmensamente popular en Francia y entre los aficionados al fútbol.
Las especulaciones sobre qué impulsó a Zidane a perder los estribos, lo que afectó las posibilidades de su equipo de coronarse por segunda vez como campeón de una Copa Mundial, también han afianzado su exposición.
Algunos días después del cabezazo, Zidane enfrentó a los medios diciendo que las palabras de su rival “lo habían herido profundamente”. Materazzi, por su parte, confesó haber insultado a la hermana de Zidane.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /