LOS DEPORTISTAS Y SUS CLUBES PROTESTAN ANTE LAS CRÍTICAS E INSULTOS DEL PRESIDENTE
LA LIGA DE FÚTBOL AMERICANO RESPONDE UNIDA CONTRA LA LLAMADA DE TRUMP AL DESPIDO DE JUGADORES EXHIBICIONISTAS
13492A.jpg

La polémica con los deportistas profesionales comenzó el viernes 22 durante un discurso de Trump cuando llamó “hijo de puta” a Colin Kaepernick, un jugador afroamericano de fútbol americano que hace un año comenzó a arrodillarse cuando entonaban el himno nacional en los partidos en señal de protesta por la violencia policial contra negros en EE UU. 

Muchos otros jugadores siguieron su ejemplo y el gesto dividió al país entre quienes consideraban que era una falta de respeto al sentido patriótico representado por el himno y la bandera, y quienes opinaban que era otra muestra más de la sacrosanta libertad de expresión estadounidense. 

El insulto de Trump, que vino seguido de otro ataque al basquetbolista Stephen Curry, la estrella de la NBA (National Basquetball Association), provocó una cascada de reacciones entre dueños y miembros de la NFL (National Football League).

“Si los seguidores de la NFL rechazan asistir a los partidos hasta que los jugadores dejen de faltar al respeto a nuestra bandera y nuestro país, veréis un cambio rápido. Despidan o suspéndanles”, atacó Trump. Media hora después, el presidente retomó el asunto: “...la asistencia a la NFL y sus ratings están muy bajos. Partidos aburridos sí, pero también muchos no van porque aman nuestro país”. El presidente no señaló ningún tipo de evidencia para sostener su afirmación.

Como es habitual, Trump difundió sus pensamientos en tuits y pedir un boicot a la NFL, para que los dueños de los equipos despidan a los jugadores que se arrodillan cuando interpretan el himno, previo al partido. Su desafío se estrelló contra la unidad de los equipos y los jugadores.

Los dueños de algunos equipos y otros jugadores de la NFL también salieron en contra de Trump. En las sedes de los New York Giants y los New England Patriots, dos de los equipos más importantes de la liga, sus responsables tacharon de “inapropiados, ofensivos y decepcionantes” los comentarios del presidente.

Robert Kraft, el director ejecutivo de los Patriots, fue de los más tajantes a pesar de que donó un millón de dólares a la campaña de Trump cuando era candidato. “Me siento orgulloso de estar asociado a tantos jugadores que hacen contribuciones tremendas y positivas para nuestras comunidades. No hay nada más unificador que el deporte y nada tan divisivo como la política. Nuestros líderes podrían aprender mucho de la importancia del trabajo en equipo hacia un objetivo común”, afirmó en un comunicado.

El entrenador de los Baltimore Ravens, John Harbaugh, y sus jugadores se tomaron las manos en señal de protesta antes de su partido el domingo. El dueño de los Jaguars bajó a la cancha para escuchar el himno junto con sus jugadores. Muchos de los atletas se arrodillaron. 

Se anunció que la NFL publicará un anuncio durante los partidos de la jornada de hoy para “demostrar el poder del fútbol americano para unir a la gente”. Roger Goodell, el presidente de la NFL, también criticó al presidente de “divisivo” y dijo que sus comentarios suponían una falta de respeto hacia los jugadores. “Nuestros jugadores y nuestra liga es mejor cuando creamos un sentimiento de unidad en nuestro país y nuestra cultura”, afirmó. 

Pero Trump, le respondió con un tuit y rechazó el comunicado de Goodell como “un intento de justificar la falta de respeto total a nuestro país”. 

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /